Inicio Blogs Álvaro Quirós Muchas gracias, Atleti

Muchas gracias, Atleti

Compartir
Alvaro Quiros estudia el putt decisivo en el hoyo 72. © Golffile | Fran Caffrey
Alvaro Quiros estudia el putt decisivo en el hoyo 72. © Golffile | Fran Caffrey

Ya os podéis suponer lo que ha significado mi victoria en Sicilia. O mejor dicho: ¡a lo mejor no os podéis ni siquiera hacer una idea de lo que supone para mí! Obviamente, mi situación ha cambiado por completo en lo que se refiere a la tarjeta del circuito europeo, aunque yo voy a intentar que el proceso de mejora y todo el trabajo que estaba haciendo siga en la misma línea.

No hace falta ni decir lo agradecido que le estoy a todo mi equipo de trabajo, a mi familia, a mi mujer, a todos los que me han apoyado… Y aunque os pueda parecer un poco raro, ahora que al fin he conseguido ganar un torneo después de tanto tiempo le tengo que dar las gracias también al Atlético, porque para mí ha sido una inspiración y una fuente de motivación en los últimos años. Esa filosofía de volver a levantarse siempre cuando cae, de morir matando aunque sea en la orilla… Esa capacidad de lucha que el Cholo le ha dado al equipo es algo que, como deportista, a mí me motiva. Y como aficionado de este club me enorgullece.

Como ya he comentado en varias entrevistas desde que gané el torneo, al acabar tenía una doble sensación. Por un lado el alivio de la victoria, que era lo más importante, y por otro lado ese mal sabor de boca del final de la vuelta…

Lo voy a decir más claro, tal y como lo decimos en mi tierra: ese final lo que me da es coraje. Mucho coraje porque hasta el hoyo 15, más o menos, y aunque ya había cometido algunos errores porque estaba muy molesto con el viento de la izquierda, había conseguido seguir pensando bien en el  campo, como el resto de la semana. Mentalmente me había mantenido bastante entero, pero en ese hoyo, un par 3, volví a los malos hábitos que tanto daño me han hecho en los últimos años, como es preparar el tiro pensando a dónde no quiero ir, en lugar de pensar a dónde quiero ir.

Enseguida tuve clara la caída del putt en el hoyo 72, aunque me quedaban algunas dudas de cómo iba a afectar el viento

A partir de ahí me volvió a ocurrir varias veces, aunque también conseguí dar buenos golpes. En el hoyo 72, por ejemplo, creo que pegué un tirazo en línea a bandera, pero se me fue larga y no sé si se vio bien en televisión cómo se me había quedado la bola en la arena, porque estaba hundida. Después, tenía un putt de algo más de tres metros, diría yo, para seguir vivo. Enseguida tuve clara la caída, aunque me quedaban algunas dudas de cómo iba a afectar el viento. Cuando me puse sobre la bola lo último que me dije es que no me podía quedar corto. Y afortunadamente entró.

Me dio mucho coraje ese final de la vuelta, pero también tengo que reconocer que la situación era difícil, así que por una vez voy a intentar no volverme loco con la auto exigencia. Era imposible para mí no darme cuenta en aquellos momentos de todo lo que me estaba jugando, de que era un momento importante en mi carrera, así que tenía mucha presión.

Además, hay muchas cosas positivas con las que quedarse, además de la victoria, porque la verdad es que la parte mental estuvo muy bien durante 68 hoyos, a las buenas y a las malas, cuando estaba pegando mejores golpes y cuando los estaba pegando algo peores. Creo que esto le va a ayudar mucho a mi confianza en el campo de aquí en adelante y que en el momento de la verdad, como el de este domingo, pueda mejorar.

3 COMENTARIOS

  1. Sí quiero devolverle el regalo que nos hizo a todos Alvaro cayendo y volviéndose a levantar. Es un principio oriental que él o su psicólogo puede que conozcan: “quien controla su respiración controla su mente”. Y es una experiencia.

Comments are closed.