Inicio Blogs Belén Mozo Sentía dolor todos los días de mi vida, pero aprendí a vivir...

Sentía dolor todos los días de mi vida, pero aprendí a vivir con él

Compartir
3 de 10

Ha pasado algo de tiempo desde la última vez que nos pusimos al día sobre la evolución de mi recuperación, así que esta semana quería compartir con vosotros esta información.

Antes de entrar en harina, quería agradeceros a todos por los continuos mensajes de ánimo y apoyo en estos días. No quiero que parezca un tópico, pero de verdad que significan muchísimo para mí. Aunque a algunos no os conozco, he tenido algunas conversaciones buenísimas por mensaje en Instagram. Puede ser un poco surrealista, ya que no nos conocemos, pero al mismo tiempo la sensación es increíble.

Por otra parte, entiendo que muchos de vosotros os sentís un poco frustrados, ya que me empezásteis a seguir por mi golf y sólo estábais interesados en el golf y, por desgracia, en los últimos tiempos, debido a la lesión, os he estado contando más cosas de mi vida personal que de deporte. No obstante, espero que todo esto pueda cambiar pronto.

A finales de agosto comencé lo que parecía la fase final de mi recuperación. Fue un poco duro porque daba un paso adelante y, de pronto, venían dos atrás, pero lo asumía porque lo importante era el objetivo final.

Ahora mismo me encuentro con Robert (Farah, su pareja). Lo estoy acompañando en las series finales de la ATP, en el Torneo de Maestros. Es cierto que 2018 ha sido uno de los peores, sino el peor año de mi vida deportiva por las lesiones, sin embargo ha sido el mejor de Rob, así que quería estar con él en esta final en Londres.

Tomé las precauciones necesarias por el tratamiento que llevo y  me embarqué en el viaje con Rob por París y Londres. No dejó al lado mi recuperación. Al revés, viaja conmigo mi preparador físico para no perder ni un solo día.

En este momento, finalmente puede decir que no tengo dolor. Es la primera vez que sucede desde enero. Todo el trabajo que he realizado en el gimnasio ha ido encaminado a liberarme del dolor. La idea ahora cuando se trabaja la parte inferior del cuerpo es evitar los movimientos laterales y las rotaciones, por lo que todos los movimientos son lineales. Por ejemplo, la pierna sentada se levanta en la máquina, la bola de fisio contra la pared, sentadillas a 90 grados, embestidas frontales, etc… Mientras tanto, no hemos dejado la parte superior del cuerpo. Estamos haciendo una gran variedad de ejercicios para la parte superior del cuerpo, siempre en posición sentada o sobre mis rodillas para evitar la fricción en la cadera.

¡La respuesta más deseada es cuándo podrá volver a jugar! Pero aún no soy capaz de responder a eso. Mi recaída a finales de agosto ocurrió porque pensé que podría jugar los últimos torneos del Ladies European Tour este año, y creo que empecé demasiado pronto. Ahora tendré que esperar.

El calendario de la LPGA en 2019 comienza con Australia en febrero, seguido de dos eventos de field limitados en Asia. Eso significa que sólo las jugadoras mejor clasificados el año anterior pueden entrar, lo que obviamente me deja fuera de la ecuación. Así que, solo podría entrar en Australia. Sin embargo, no estoy segura de si estaré lista. Mi idea desde el principio fue ir a Australia temprano, jugar algunos de los torneos propios de allí y después el Abierto de Australia. Pero para ser honesta, eso es ahora mismo más un deseo que una realidad.

Creo firmemente que estaré lista para jugar en marzo, cuando comience la gira en suelo estadounidense en la costa oeste. ¡Así que el objetivo es tener un buen descanso en mi recuperación y empezar a pegar bolas pronto!

Me lesioné el 28 de enero durante el último día de mi primer torneo en Bahamas. Tuve un estiramiento de mi TFL (tensor de la fascia lata) cuando pegaba un golpe de 30 yardas en el hoyo 7. Tuve que parar el juego durante 30 minutos y esperar a que los médicos y los entrenadores entraran a ayudarme.

Tenía muchas ganas de terminar, estaba jugando muy bien y en mi cabeza todo lo que podía pensar era en acabar y redimirme. Quería dar la vuelta a mi situación en el LPGA, después de mis peores dos años de circuito, y venía de mi mejor final en Nueva Zelanda … Todo estaba en punto desde que cambié de entrenador en agosto pasado y mi juego de golf apenas estaba empezando a demostrarlo. El fisioterapeuta me vendó para que el área afectada se mantuviera inmovilizada y me dio medicamentos fuertes para aliviar el dolor. Dijeron que debería estar bien para continuar, nunca pensaron que podría haber ido a peor. En el golf, cuando hay viento, dicen: “haz el swing es fácil». Y eso es lo que hice para poder terminar.

Tras cuatro meses, tres resonancias y dos diagnósticos erróneos, el 27 de mayo pudieron encontrar el verdadero diagnóstico. Había múltiples micro desgarros en mi TFL. Cuando la palabra «micro» apareció en el informe, me sentí aliviada. Pero, al parecer, los micro desgarros en un músculo pequeño y durante largos períodos de tiempo sin ser detectados pueden volverse más difíciles y dolorosos de lo que parece. Y eso es, literalmente, lo que sucedió.

Sentí dolor todos los días de mi vida, pero aprendí a vivir con él. Pasé a tener dolor al caminar, dormir, al ponerme de pie para poder hacer ejercicio… El dolor siempre seguía allí. Y ahí es cuando vino la recaída.

En agosto decidimos que podía comenzar a hacer swings de nuevo. Todavía tenía dolor antes y después de iniciar el movimiento, pero pude controlarlo durante el ejercicio. La razón principal es porque los músculos más grandes trabajaban juntos para proteger al pequeño y deteriorado. Además del área afectada, mis otros músculos eran súper fuertes, por lo que tomaron el control. Pero cuando el dolor se hizo más intenso, tuve que hacer otra resonancia magnética para confirmar que mis micro desgarros no se estaban curando.

Fue entonces cuando decidí parar todo el año y buscar ayuda especializada. Tomamos la decisión de mirar fuera y eso nos llevó a la medicina homeopática. El consenso fue claro, el músculo no estaba sanando. Necesitaba aumentar el flujo de sangre en mi cuerpo y tenía que asegurarme de que la sangre estaba cargada con oxígeno y suplementos regenerativos para aumentar la eficiencia de mi irrigación muscular.

La mayoría de ustedes comprenden y apoyan mi inclinación a compartir los suplementos que tomo, las ideas detrás de mi nutrición y cómo mantener una dieta alcalina saludable y, en general, todos los beneficios de bienestar que obtengo cuando busco la ayuda de especialistas. Y para aquellos de ustedes que no lo entienden, pueden hacerlo en algún momento de su vida. Esta lesión puede ser insignificante para alguien que no practica un deporte o que no vive de uno. Podría soportar el dolor durante un período de tiempo más prolongado, pero no lo incapacitaría para hacer su vida normal. Pero no era mi caso. A mí me dejó sin competir un año entero y veremos qué pasa en 2019.

Mantener un estilo de vida saludable al comer sano, tener una mente sana y una rutina saludable es clave para una buena vida. Escribo estas líneas con un poco de frustración. Mi lesión se prologó por mucho tiempo, y me sentí frustrada, como mínimo, al escuchar que ya debería haberme curado… Me gusta ser una portavoz sobre hábitos alimenticios saludables y bienestar porque creo firmemente que represento a una. Pero mi cuerpo no estaba reflejando eso. No me estaba recuperando, así que me volví aún más consciente sobre una buena hidratación, un buen sueño para recuperarme, una buena mentalidad sana y una alimentación saludable.

Puede que me esté complementando con los productos adecuados, pero seguro que carezco de consistencia. Definitivamente me estoy perdiendo horas de sueño y puedo garantizar que uso el teléfono demasiado antes de irme a la cama. Como sano, pero a menudo consumo gluten y dulces sin lácteos. Y no bebo suficiente agua. Escribo blogs para aliviar la ansiedad, pero no hago yoga o meditación. Y todavía me resulta difícil abrirme a los especialistas y sentirme vulnerable frente a los demás. Nadie me ha prometido que si hago estas cosas bien, mejoraré más rápido, pero mis posibilidades son mayores. Así que me comprometí a recordarme esto todos los días. Y me encanta.

Podría sonar ridículo para ustedes, ya que a mí también me sonó. No estoy tratando de alcanzar la perfección, pero entiendo que si quiero escalar alto, necesito hacer los cambios necesarios.

Mi lesión solo me incapacitó para jugar golf, pero no para vivir, nada que ver con enfermedades o lesiones más graves.

El dolor puede volverse irritante, pero aprendes a vivir con él. Se vuelve molesto porque cada vez que sientes dolor, es un recordatorio diario de tu discapacidad para jugar al golf. Y la ansiedad se enciende.

Sentí ansiedad por no saber, por no tener control. El control puede ser extremadamente poderoso, pero también puede limitar tu crecimiento como jugador. En este caso, estoy hablando del control que tienes para la toma de decisiones. Desde que me lesioné, nunca supe lo que estaba haciendo ni a dónde iba. Y al carecer de ese control, me fui deteriorando por dentro. Un golfista profesional, la primera semana de enero, reserva vuelos y hoteles hasta fin de año. Sabemos dónde vamos a estar en cada semana del año. Este año ni siquiera pude hacer planes para descansar en casa con mi familia o acompañar a Rob a algunos de sus torneos. Fui totalmente e irrevocablemente dependiente de mi cuerpo y mi lesión, un dolor que fue prácticamente constante durante 9 meses.

Además de la ansiedad, llegó la enfermedad. Todos estos estallidos de ansiedad me estaban enfermando. Nunca me enfermo y este año sufrí gastritis, faringitis, infecciones de la vejiga y migrañas, así como dos episodios de gripe y dolores de garganta complicados durante todo el año. Eso dice mucho sobre el poder de la mente. La mente es tan poderosa que a menudo me imagino lo que podríamos ser si fuéramos capaces de transformar toda esa energía en positividad.

Y con eso te dejo vagar…

Gracias por el apoyo. Sigue trabajando duro para ser una mejor persona por dentro y por fuera.

Puedes leer todos los blogs de Belén Mozo en su web personal

1 COMENTARIO

  1. Gracias por tu sinceridad.
    Me encanta que tus herramientas sean trabajo y confianza. También me alegra ver que no has caído en la tentación del yoga y similares , que solo buscan la desunión de los individuos en busca de su yo. Tu novio lo agradecerá . Si necesitas fe , esperanza, acuérdate de tus abuelos que seguro que rezaron mucho por ti. Haz tú lo mismo.
    Mucha suerte y te deseo que pronto estés volviendo a triunfar y disfrutar del golf.

Comments are closed.