Inicio Blogs Caddielandia Aprendizaje y sentido del humor para asimilar una semana dura

Aprendizaje y sentido del humor para asimilar una semana dura

Compartir
Jorge Campillo, en el PGA Championship.
Jorge Campillo, en el PGA Championship.

Creo que el resultado habla por sí solo. Tenemos rabia, mucha. Sensación amarga, también. Pero no queda otra que recomponer las piezas y afrontarlo. La mejor manera de digerir una semana en la que todo ha salido al revés es aprender y ponerle algunas gotas de sentido del humor. De nada vale lamentarse ni rasgarse las vestiduras. Así sólo perdemos tiempo y energías. Toca asimilar, mejorar y meterle más ganas si cabe a los entrenamientos para estar mejor preparados para cuando llegue el próximo Grande. Porque va a llegar, y pronto, y ya os digo que no vamos a repetir este resultado.

En el capítulo de aprendizaje hay que decir que apenas es nuestro segundo Grande y, sobre todo, el primero en Estados Unidos. Sí, hemos pagado el pato. Lo hemos acusado. Creo que hemos tenido un problema de gestión de las expectativas y cierto vértigo. El problema, desde luego, no ha sido de juego. Jorge le ha pegado de cine a la bola en las rondas de entrenamiento y en la cancha de prácticas, sin embargo, cuando ha salido al campo nada ha salido bien. Por eso digo, ha sido un problema más de tensión y de ganas de hacerlo bien mal encauzadas, que otra cosa. Ha estado muy agarrotado. Sinceramente, no recuerdo haberle visto jugar tan mal en mi vida. El viernes cogimos cinco calles y cinco greenes y os repito que le estaba pegando bien en prácticas.

VÍDEO: La tormenta frenó el gran comienzo de segunda ronda de Tiger en Bellerive

Hemos aprendido que hay que prepararse mejor mentalmente para afrontar este tipo de torneos, con esas expectativas, tanto público y un nivel de jugadores tan extraordinario. No hay que tener miedo y creérselo. Si estamos aquí es porque nos lo hemos ganado y porque somos tan buenos o mejores que los demás.

Mirad, un buen ejemplo ha sido Ted Potter Jr. Ha jugado con nosotros los dos primeros días. Te fijas en su swing y en su juego y piensas, buah, este señor no baja de 80. Pero después hace cuatro o cinco bajo par. Se lo cree. No lo estoy criticando, al revés, es el ejemplo a seguir. Hay que ser capaz de exprimir al máximo tus condiciones. Eso es lo que hace él y eso es lo que tenemos que hacer todos.

CRÓNICA: Rahm da otro paso de gigante en los ‘majors’

Ya sabéis que Jorge es un jugador tipo diésel. No da un paso atrás, pero le cuesta crecer rápido. Tiene que asentarse. Le pasó en la Universidad con un primer año que no fue brillante, le pasó también en el Circuito Europeo, donde tardó un tiempo en acoplarse y yo estoy seguro de que en los Grandes pasará lo mismo. Va a seguir jugando estos torneos, que nadie lo dude, y va a ir creciendo a su ritmo. Va a crecer, eso seguro. Lo bueno es que mejor que esta semana siempre lo vamos a poder hacer y en este deporte es bueno superarse.

Quedaremos últimos en el PGA, pero nadie nos va a quitar ese momento de gloria que vivimos el viernes. Según me han dicho hemos salido en todas las televisiones de Estados Unidos

Y ahora vamos con el humor, las anécdotas. Que también es bueno reírse un poco de uno mismo y además sirve para desengrasar tras una semana dura. Quedaremos últimos en el PGA, pero nadie nos va a quitar ese momento de gloria que vivimos el viernes. Según me han dicho hemos salido en todas las televisiones de Estados Unidos. Ha sido en el hoyo 11, un par 4 en el que adelantaron el tee en la segunda ronda para tentar a los jugadores a tirar de uno. Grillo y Potter jugaron cortos, pero claro nosotros, sin nada que hacer ya, decidimos ir a por el green. Salió un tiro horrible. Fue un push a la derecha de más cincuenta metros, bloqueada total. Nos cruzamos el agua por la derecha y acabamos en el tee del hoyo 3. ¿Y quién estaba ahí? Pues el Número 1 del mundo, Dustin Johnson. La bola de Jorge ha caído justo a su lado cuando estaba pegando el golpe de salida. Casi matamos a alguien. Aquí os dejo el vídeo donde se ve la bola de Jorge detrás de Dustin Johnson justo cuando le está pegando mientras yo grito: “¡¡¡¡fore!!!!”.

De verdad que no recuerdo haber visto a Jorge tan fallón desde el tee en toda mi vida, así que por la noche, cenando con su padre, su hermano y Mike Mayer, su coach en Indiana, decidimos que era mejor tomárselo a risa. Me decían: “Confiesa, Borja, ¿a que antes de darle el drive o la madera 3 en un tee, te aclarabas la voz al estilo del viejo anuncio de televisión, ya sabéis, aquel mítico de Ricoooooooooooooola, para gritar foooooooooooore?”. En fin, bromas, reírse, desengrasar. Esto también forma parte del aprendizaje. El año está siendo muy bueno y todo esto nos sirve para crecer aún más.

Una charla reparadora para asaltar un corte que está en el aire

Y os cuento la última broma… Ha sido en el tee del hoyo 1 del viernes. Había que coger energías y creérselo, por qué no, la remontada era posible, al menos había que intentarlo… Así que, antes de darle el palo, le digo, mira, yo en los milagros no creo mucho, pero en Jorge Campillo sí, así que a por todas. En ese momento, el starter dice: “From Spain, Jorge Campaaaaaaaaaallo”. Y claro, así es imposible motivar a nadie… Nos dio un ataque de risa antes de pegar a la bola.

Una semana así te da experiencia y estoy seguro de que la próxima vez no nos va a pasar lo mismo. Creo que vamos a tener un final muy bueno de temporada y esto nos relanza

En fin, volviendo a lo serio, una semana así te da experiencia y estoy seguro de que la próxima vez no nos va a pasar lo mismo. Creo que vamos a tener un final muy bueno de temporada y esto nos relanza. Vamos a salir con más ganas, más garra y más furia interna para resarcirnos de esta debacle. Viendo el lado positivo, sólo podemos mejorar y superar esta actuación, así que con muchas ganas de final de temporada. Ahora descansamos tres semanas para recuperar las ganas y volver a estar arriba. La temporada ha sido estupenda. Y estas citas tenemos que afrontarlas con confianza. Jorge es un súper jugador y lo tiene todo para estar pronto en el PGA Tour. Tendrá tiempo para acostumbrarse a estas citas.