Inicio Blogs El Arreglapiques Un gesto que no debe pasar desapercibido
La protagonista de esta historia de deportividad es la joven golfista balear Nuria Jiménez

Un gesto que no debe pasar desapercibido

Compartir

Club de Golf de Sojuela. La Rioja. Nos remontamos al martes de la semana pasada. Hace justo una semana. Se disputan las semifinales del Campeonato de España sub 18 Interautonómico femenino. País Vasco ya se ha clasificado para la final y espera rival. Baleares y Asturias se enfrentan por la otra plaza en un duelo épico.

La emoción está a flor de piel. Asturias es la gran favorita, pero Baleares ha conseguido llegar con vida hasta el final. Todo se decide en el noveno y último punto del día. En el desempate, por si no fuera suficiente. Se enfrentan Paula Neira, por Asturias, y Sandra Vázquez, por Baleares. Entonces, ocurre un gesto que conviene resaltar y aplaudir.

La salida de Paula en el hoyo de desempate no es buena. Su bola se marcha fuera de calle, pero el azar le echa un cable, rebota en un buggie y se le queda jugable. Tiene tiro a green. Sandra y Paula dejan su segundo tiro corto de bandera, a unos ocho y cinco metros, respectivamente. Antes de tirar, la golfista balear le pide a la asturiana que mueva su marca porque está justo en su línea. Sandra tira un gran primer golpe y se deja el par hecho. Llega el turno de Paula…

Se prepara para tirar su putt y justo cuando va a empezar el movimiento una voz la frena en seco. Es Nuria Jiménez, jugadora del equipo balear que está haciendo de caddie de Sandra. Le recuerda a Paula que no ha repuesto la bola en su lugar original. Si hubiera golpeado habría recibido penalidad y Baleares habría ganado. La asturiana repone su bola y la mete. Asturias pasa a la final.

Nuria no puede evitar las lágrimas. Se siente en cierto modo culpable por haber avisado a su rival. Sin embargo, rápidamente le calman. “Has hecho lo que tenías que hacer”. Baleares no habrá ganado el Interautonómico, pero el gesto deportivo de Nuria es el de una auténtica campeona.