Inicio Blogs Golf EE.UU. Lo que se siente al jugar en Sawgrass (y nunca te han...

Lo que se siente al jugar en Sawgrass (y nunca te han contado)

Compartir
El green del hoyo 16.
El green del hoyo 16.

Todo es especial en el TPC Sawgrass. Desde que tomas el cruce de Tournament Players Club Blvd con Championship Way, calle que lleva directamente a la casa club, la adrenalina empieza a subir hasta cotas insospechadas. Tengo la suerte de dedicarme a realizar el sueño de muchos españoles de jugar los mejores campos de Estados Unidos, y TPC Sawgrass es uno de esos campos legendarios que dejan una huella imborrable.

La casa club es tan impresionante como parece en la televisión, quizá más todavía. De hecho, se puede hacer una visita guiada para ver todos los tesoros que esconde. Lo primero que te encuentras nada más entrar a la derecha es la tienda (pro shop para los locales). Ahí llega el primer momento de emoción. ¡Te lo comprarías todo! Polos, gorras, jerséis… todo precioso. Incluso tienen cuadros del famoso hoyo 17. 

La imponente casa club de Sawgrass.
La imponente casa club de Sawgrass.

Como en todos los campos de EE. UU., allí es donde sacas el green fee. Desde ahí te diriges al campo de prácticas con el buggie, donde te espera tu forecaddie vestido con un mono blanco y el nombre de TPC Sawgrass en la espalda, que te acompañará durante todo el recorrido. El campo de prácticas es una experiencia PGA TOUR total. La hierba está perfecta y se pegan bolas Titleist a greenes situados a distintas distancias. En la última remodelación, hicieron una réplica del green del 17 para poder entrenar el golpe del mítico par 3. Una vez hecho el calentamiento, te diriges al putting green situado al lado del tee del 1, donde el starter reúne a los componentes del partido y les explica todos los detalles del campo. Aquí, con la tarjeta, te regalan un libro de distancias del campo y una réplica del hoyo 17 para colgar en la bolsa. Esta placa tiene una parte plana por detrás que luego puedes personalizar con tu nombre en los vestuarios.

Con la tarjeta, te regalan un libro de distancias del campo y una réplica del hoyo 17 para colgar en la bolsa. Esta placa tiene una parte plana por detrás que luego puedes personalizar con tu nombre en los vestuarios

El green del hoyo 11.
El green del hoyo 11.

¡Y llegó el gran momento! Te encuentras preparado en el tee del hoyo 1 de TPC Sawgrass, un precioso par 4 con un lago recorriendo la parte derecha del hoyo, donde han estado tantos y tantos grandes jugadores días antes, jugándose el título del considerado quinto grande: el The Players Championship. Es un momento mágico, se nota la tensión. De hecho, ha habido golfistas que viajan conmigo, que estaban realmente nerviosos. Intento tranquilizarlos y quitarle hierro al asunto, pero sí es verdad que este es de esos campos que impresionan. Todos los hoyos son bonitos. Destacaría el 4, un espectacular par 4 corto con un lago antes del green; el 9, un par 5 bastante largo que llega a la casa club; el 11, un impresionante par 5 donde la estrategia es fundamental para un buen resultado; y el 13, un par 3 buenísimo con un lago que te encuentras frontal y lateralmente. Pero si por algo es famoso TPC Sawgrass es por sus tres hoyos finales; probablemente el mejor final de recorrido del mundo y, sin duda, el que más espectáculo da en el circuito. 

El hoyo 17.
El hoyo 17.

El hoyo 16 es un par 5 con dog-leg a la izquierda, fácilmente alcanzable en dos golpes. Ahora bien, la entrada a green es terrorífica. Hay un árbol muy alto protegiendo la zona izquierda y un enorme lago a la derecha. Un hoyo donde se puede hacer eagle, pero también doble bogey.

Viaja y juega en Pebble Beach sólo un mes antes del US Open

Llegó el gran momento del día, quizá de todo el viaje, el golpe de salida en el par 3 más famoso del mundo, el 17 de TPC Sawgrass. Reconozco que, aunque lo he jugado más de veinte veces, todavía me tiemblan las piernas cada vez que me coloco en el tee de salida. Es el golpe que todo buen aficionado al golf ha soñado con dar alguna vez. Son solo entre 100 y 115 metros, pero quizá los más tensos del planeta. Puedo asegurar que cuando ves la bola aterrizando en el green, tienes una sensación de satisfacción difícilmente igualable.

Para terminar este fantástico recorrido, nos espera un majestuoso par 4 con un tremendo lago a la izquierda desde el tee hasta el green y con la casa club al fondo. El par sabe casi a birdie en este hoyo 18.

La semana que viene estaremos jugando de nuevo este campazo con un grupo. Ya os contaré qué tal nos fue vivirlo en condiciones de PGA Tour, ya que solo jugaremos dos días después del The Players.

*Mario Fernández Cobo es el responsable de GOLF EEUU, empresa que organiza viajes únicos para jugar al golf en Estados Unidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here