Inicio Grandes Circuitos European Tour Lo que revolucionó mi concepto sobre el swing

Lo que revolucionó mi concepto sobre el swing

Compartir
Gonzalo Fernández Castaño. © Phil Inglis | Golffile
Gonzalo Fernández Castaño. © Phil Inglis | Golffile

Hola a todos. Como siempre, os escribo desde una avión, esta vez volviendo desde Doha a Miami, ni más ni menos que 16 horas y media de vuelo que como os podréis imaginar dan para mucho. Ya sabía que este año combinando circuitos y jugando más en Europa esto iba a ser el pan nuestro de cada día pero como siempre digo, ¡sarna con gusto no pica!

Nunca he tenido problema con los vuelos largos, tengo mi rutina que consiste en ver películas, series, leer, dormir, etc… Lo que más me cuesta son los aeropuertos, las colas, maletas, esperas, etc… Eso es sin duda la parte que menos me gusta de mi trabajo, junto con estar lejos de casa, de Alicia y los niños. Pero bueno, no os escribo para quejarme ni mucho menos, sino para contaros las buenas noticias y avances que ha habido en mi juego, que son muchos.

La verdad es que estoy muy, muy contento, con el inicio del año. Han sido seis semanas consecutivas de torneos en las que he conseguido hacer buenas posiciones, con dos top 5 y un top 10. Las otras semanas lamentablemente fallé el corte y me queda la espinita clavada que, en dos de ellos, Panamá y Omán, los campos me encantaban y me hubiera gustado estar jugando el fin de semana. Por otro lado, esos fines de semana libres siempre son productivos para recargar pilas y entrenar de cara a la semana siguiente, corrigiendo los errores y fallos que tuvimos. Como dice mi nuevo caddie, Omar Peralta, ¡no hay mejor práctica que la de los sábados! Aunque yo personalmente preferiría estar jugando.

Mi juego ha sido muy sólido este inicio de año, mucho mejor de como venía pegando estos últimos meses. En diciembre estuve trabajando por primera vez con Greg Rose en Del Mar, California, y sus consejos me ayudaron muchísimo: me dijo que al iniciar la bajada me acercaba con las caderas hacia la bola (thrust) y me quedaba sin sitio para que los brazos bajaran por su sitio. Era algo que ya sabía y que llevaba tiempo intentando solucionar, pero fue su explicación de cómo se mueven las caderas (especialmente la derecha) en la bajada la que revolucionó el concepto de cómo creía que tenía que ser el swing de golf. Y es que tras más de 30 años jugando al golf nunca es tarde para aprender algo nuevo y tan importante…

Pincha aquí para leer el post completo…