Inicio Blogs La Trastienda de la Fábrica Una ‘Master Class’ con Gonzalo en Miami

Una ‘Master Class’ con Gonzalo en Miami

Compartir
Alejandro Aguilera, Gonzalo Fernández Castaño e Ismael del Castillo.
1 de 7

20 de diciembre en Miami, media tarde, Alejandro Aguilera –acompañado de su entrenador, Ismael del Castillo– acaba de fallar el corte en South Beach International, uno de los grandes torneos amateurs.

El madrileño se ha quedado fuera del torneo después de firmar vueltas de 71 y 73 golpes (+3). En este punto en el que nos encontramos podríamos pensar que todo es un desastre. Has cruzado el charco y solo has podido jugar dos vueltas.

Como es lógico, los vuelos de regreso a casa los tienes el mismo día que acaba el torneo (22 de diciembre), así que te quedan dos días por delante sin mucho plan en el horizonte. Y entonces, a través de Ismael del Castillo, organizador del encuentro y entrenador de Raspu, llega el mensaje, la llamada, en definitiva la quedada. Y me diréis, ¿pero con quién?

Gonzalo Fernández-Castaño, siete veces campeón en el Circuito Europeo, se ha puesto en contacto con Ismael. El madrileño ya le tiene preparado el plan: “nos vemos mañana a las 8:30 en el International Golf Links Melreese”.

Entrenamientos

Durante dos días –aproximadamente cuatro horas diarias- Alejandro recibe los consejos de uno de los grandes jugadores españoles.

Ha sido una experiencia increíble. Hemos trabajado las tres parcelas del juego (juego largo, aproach y putt). La zona de entrenamiento es una pasada. Melreese es un campo público en el que también suele entrenar Eric Compton, jugador norteamericano operado de corazón varias veces y que quedó segundo en el US Open de 2014.

“Entrenar con Gonzalo ha sido una experiencia increíble”

Gonzalo me ha ayudado muchísimo, sobre todo en la forma de practicar. Yo suelo entrenar bastante, pero a veces es todo un poco anárquico, es decir, no hay un entrenamiento de mucha calidad, algo en lo que me ha insistido mucho Gonzalo.

También hemos revisado la técnica y me ha hecho hincapié en mantener los ángulos en la subida, algo que ya estaba trabajando con Isma, pero que quizás no le estábamos dando tanta importancia. En el backswing (subida del palo) mi cabeza se hunde un poquito y es algo que tengo que corregir para ser más preciso con el control de distancias. Gonzalo me ha insistido mucho en la importancia de tener un gran control de distancias con los wedges. Suelo jugar mucho a ‘ojímetro’ y esto no me da mucha consistencia a lo largo del año; hay semanas en las que funciono muy bien y otras en las que no estoy nada acertado. Esta última, sin ir más lejos, he estado bastante mal con los wedges. Él, por ejemplo, trabaja las distancias (tamaño del swing) con las agujas del reloj. Cuando llegue a Madrid trabajaré este segmento con el trackman y aplicaré los consejos de Gonzalo.

“Me ha insistido mucho en la importancia de tener un gran control de distancias con los wedges”

También hemos estado practicando el putt. Aquí me ha enseñado algunos ejercicios que me pueden venir muy bien en el futuro. El putt suele estar siempre ordenado así que tampoco hay que dedicarle mucho tiempo a la técnica. Nos hemos centrado más en ejercicios concretos.

Un consejo cuando sienta que está fuera de ritmo

Otro de los consejos que me ha dado (campo de prácticas) es que siempre dé una sesión de bolas (él da 50) con rutina completa, es decir, como si fuesen bolas de competición. Gonzalo lo hace siempre que practica. Y aquí se quedó un poco alucinado porque yo tengo una rutina muy rápida. Le gustó, pero también me dijo que tengo que tener cuidado con no acelerarme. Me dijo que cuando esté fuera de ritmo practique algunas bolas (una de cada cinco) parando el palo arriba, algo que hace normalmente el japonés Hideki Matsuyama.

La verdad que han sido dos días increíbles con Gonzalo, al que estoy muy agradecido.

Y con esta gran historia que contar se volvió Alejandro Aguilera a Madrid. Hoy mismo está poniendo rumbo a Valencia (Club de Golf Escorpión) para la tradicional concentración navideña de juego corto.