Inicio Blogs María Parra Anécdotas y reflexiones del debut en el LPGA
María Parra nos cuenta cómo han sido las dos primeras semanas en el circuito americano

Anécdotas y reflexiones del debut en el LPGA

Compartir
María Parra.
María Parra.

La sensación es alucinante. Imagínate, estás pegando bolas en una calle de prácticas de Bahamas y se te acerca una de las veteranas, de esas que has visto siempre por la tele y se te caía la baba, una de las grandes, y te dice: “hola, bienvenida al LPGA Tour, cualquier cosa que necesites aquí estamos para ayudarte”. No es un sueño. Es real. Las dos primeras semanas en el circuito americano han sido una experiencia espectacular.

Sabes que vas a la Champions del golf, al mejor circuito del mundo, pero después la realidad supera cualquier cosa que te puedas imaginar. La organización es fantástica y, sobre todo, están muy pendientes de las novatas. Tienes la sincera impresión de que todas somos iguales. Consiguen que rápidamente te sientas una más de ellas y eso se agradece un montón.

El juego en Bahamas y Australia estuvo muy bien. Le estoy pegando a la bola mejor que nunca. El objetivo en estas dos primeras semanas era aprender, asimilar todas las novedades e intentar pasar los cortes. Lo conseguí en Bahamas. Así que estoy satisfecha. Tengo muchas ganas de volver y jugar otra vez. La semana que viene tengo torneo en Arizona y a la siguiente en California.

Estos días en casa he aprovechado para ver a los amigos y la familia y entrenar mucho. Me traje algunos deberes de los dos primeros torneos. Me falta un poco de precisión en los golpes de 50, 60, 70 metros, y eso es lo que más he estado trabajando estos días. Cuando juegas en el LPGA te das cuenta de que el nivel en este tipo de golpes es espectacular. También estoy trabajando el putt. Le estamos dando caña esta semana previa al torneo para irme con buenas sensaciones.

Y hablando de la gran acogida que han tenido en el LPGA, qué decir de las jugadoras españolas. La relación con ellas es muy buena. He tenido la suerte de que todas son encantadoras y están ahí para todo lo que necesite. He hablado con todas y están dispuestas a ayudarme en cualquier duda o problema que tenga y eso es algo que me relaja mucho.

Dicen que en golf es muy importante quedarse con lo positivo, así que os cuento uno de los mejores golpes que he pegado en estas dos primeras semanas de competición. Fue en Bahamas, en el hoyo 8, un par 4 de 250 metros que discurre junto a la playa. No me lo pensé dos veces, saqué el driver y la puse en green a unos cinco metros de la bandera. ¡Qué sensación!