Inicio Blogs Pablo Larrazábal He llegado a pensar varias veces que esto no merecía la pena

He llegado a pensar varias veces que esto no merecía la pena

Compartir
Pablo Larrazabal. © Eoin Clarke | Golffile
Pablo Larrazabal. © Eoin Clarke | Golffile

Siempre viene bien hacer balance y qué mejor época que diciembre. Tenemos tiempo, estamos descansados y es una buena manera de recargar pilas. Me gustaría compartir con vosotros mi análisis del año 2017. Ha habido de todo un poco.

Hicimos una pretemporada muy buena con todo mi equipo en Barcelona y empezamos muy bien el año. Casi ganamos en Abu Dhabi, midiéndonos con el Número 1 del mundo hasta el último hoyo y con el que acabó siendo Número 1 de la Race to Dubai. Y nosotros metidos en medio en la pelea. Como primer torneo del año fue espectacular.

Después volvimos a estar muy cerca de ganar en el Volvo China Open. Aquello me dolió mucho porque hacer catorce bajo los dos primeros días y sólo -2 el fin de semana para perder por un golpe es duro, pero al menos estuvimos en la lucha por ganar. También sumamos otro top ten en el primer torneo de China, así que fueron tres o cuatro meses espectaculares.

Me dolió mucho lo que pasó en el Volvo China Open tras hacer -14 los dos primeros días

El segundo tercio del año empezó bastante correcto, con torneos sólidos aunque lo cierto es que no lograba tener el mismo ‘feeling’ que a principios de año. El punto de inflexión fue el British Open. Fallar el corte por un golpe, haciendo bogey-bogey para terminar cambió mi año por completo. No sé exactamente por qué, pero empecé a jugar peor, empecé a patear mucho peor, empecé a perder algo así como la fuerza o la motivación para seguir entrenando. Los dos o tres meses siguientes al British fueron muy malos mentalmente, me agotaron, y no pude acabar el año como quería. Lo planeamos bien para terminar fuerte, pero ya sabemos cómo es este deporte y no pude acabarlo como quería.

Pablo Larrazábal durante la tercera ronda en el Topwin Golf. © Golffile | Phil Inglis
Pablo Larrazábal durante la tercera ronda en el Topwin Golf. © Golffile | Phil Inglis

El British Open fue un punto de inflexión, cambió mi año por completo

Tengo que admitir, y es la primera vez que lo hago, que en todo ese tiempo, durante la segunda mitad de este año 2017, se me ha pasado por la cabeza varias veces dejarlo. No lo puedo negar. He llegado a pensar en tres o cuatro ocasiones que quizá no valía la pena tanto trabajo, pensar en golf todo el tiempo y que no hubiera resultados. Es así este deporte y esas cosas también pasan por la cabeza.

Pablo Larrazábal firma una bandera de España a unos aficionados en Valderrama. © Tengolf
Pablo Larrazábal firma una bandera de España a unos aficionados en Valderrama. © Tengolf

El cariño de la gente en Valderrama me hizo sentir que esto sí que vale la pena

Sin embargo, os confieso que en Valderrama hubo otro punto de inflexión. Sin duda, el mejor momento del año fue el cariño que recibí allí de toda la gente. Llegar como llegué a Valderrama, muy cansado, desanimado, con el juego no muy bien, pero sentir ese cariño del público te hace ver las cosas de otra manera, te hace ver que esto sí que vale la pena, que lo que haces, hace feliz a la gente y para mí eso es lo más importante.