Inicio Grandes Circuitos Challenge Tour El Challenge Tour, en una delicada lucha contra el reloj

El Challenge Tour, en una delicada lucha contra el reloj

Compartir
Adriá Arnaus conquistó la gran final del Challenge Tour en Ras al Khaimah en 2018. © Phil Inglis | Golffile
Adriá Arnaus conquistó la gran final del Challenge Tour en Ras al Khaimah en 2018. © Phil Inglis | Golffile

Más de uno andará sorprendido porque estamos ya a ocho de enero y el Challenge Tour aún no ha hecho oficial su calendario para 2019. La realidad es que corren tiempos difíciles para la segunda división del golf europeo y, de momento, se está ganando tiempo.

El European Tour se encuentra metido en una tensa carrera contra el reloj de conversaciones y negociaciones con la intención de añadir algún torneo más a un primer borrador que ofrece más sombras que luces. A día de hoy, se perdería casi un veinte por ciento de los torneos que había el año pasado. Sin duda, sería un paso atrás importante en el auténtico semillero del circuito europeo.

De momento, el Challenge Tour ha facilitado a sus jugadores un documento interno donde figuran un total de 24 torneos confirmados para este año, aunque uno de ellos es el Jordan Mixed Open, una cita que se jugará en abril, que prácticamente se trata de una exhibición y que no cuenta para los ránkings.

Oscar Lengden posa con el trofeo y la txapela de campeón en el Challenge de España 2018.
Oscar Lengden posa con el trofeo y la txapela de campeón en el Challenge de España 2018.

Así las cosas, de facto, son 23 torneos, mientras que el año pasado se jugaron 29 sin contar el Rocco Forte Sicilia Open, el Shot Clock Masters y el Belgian Knockout, pruebas del European Tour donde entraron mucho golfistas del Challenge y que contaron en parte para la Race to Ras al Khaimah.

El borrador del calendario que tienen los jugadores en su poder presenta 23 torneos oficiales, la cifra más baja en la historia del Challenge Tour

De confirmarse estos 23, sería la cifra más baja de la historia del Challenge, por debajo de los 24 que hubo en 2015 y 2009. Precisamente, en 2009, justo en el arranque de la crisis económica, se produjo el mayor descenso entre temporadas, ya que en 2008 la cifra fue de 34. Se perdieron nada menos que diez torneos en un año. La cifra más alta de torneos fue en 1993, cuando se alcanzaron 48.

En 1993 se llegaron a jugar 48 torneos en un año en el Challenge Tour

El borrador de calendario que tienen los jugadores en su poder arrancaría oficialmente con el Challenge de España del 2 al 5 de mayo. También será el comienzo más tardío de temporada. Nunca fue más allá de marzo y hubo varios cursos, entre 2003 y 2008, que comenzaba en diciembre del año anterior con una gira americana por países como Colombia, Costa Rica, México, Argentina o Guatemala, entre otros.

Como decimos, al margen del Jordan Mixed Open de abril, que no cuenta para los ránkings, el inicio del calendario sería con el Challenge de España en mayo. También en ese mes se disputarían el Prague Challenge, el Turkish Airlines y el D+D Real Czech Challenge. En junio están programados el Swiss Challenge, el Hauts de France, el Andalucía Costa del Sol Match Play 9 y el Italian Challenge. En julio están el Slovakian Challenge, una de las dos novedades que habría en 2019, Le Vaudreuil Challenge y Euram Bank Open. En agosto aparecen el Vierumaki Finish Challenge, Made in Denmark y Rolex Trophy, el torneo más antiguo del calendario. Septiembre es el mes más cargado, con la presencia del Challenge Tour Belgique, que sustituye al KPMG Trophy, Cordon Golf Open, Open de Portugal, Kazakhstan Open y Open de Provence. Ya en octubre se disputarán el Lalla Aicha Challenge en Marruecos, la otra cita nueva del año, el Hainan Open, Foshan Open y, por último, en noviembre se volvería a celebrar la gran final del circuito que, de momento, no tiene ubicación, aunque la intención es repetir en Ras al Khaimah.

Tom Lewis ganó el año pasado el Bridgestone Challenge. © Ed Bagnall
Tom Lewis ganó el año pasado el Bridgestone Challenge. © Ed Bagnall

En el calendario actual no habría ningún torneo en las islas británicas e Irlanda, se caerían siete del año pasado y sólo aparecen dos nuevos

Este es el borrador de calendario que tienen los jugadores. Respecto al año pasado, la gran pérdida se produce en las islas británicas. Se caen el Scottish Open, el Northern Ireland Open y el Bridgestone Challenge (Inglaterra). Además, desaparecen el Irish Open, Swedish Open y el Barclays de Kenia que ha ascendido al European Tour. Tampoco figura este año en el calendario del Challenge ni del European Tour el Rocco Forte Sicilia, mientras que sí se mantienen el Belgian Knockout y el Shot Clock Masters, aunque éste último está pendiente de la adjudicación de campo.

Como decimos, el calendario aún no es oficial porque se está trabajando a contrarreloj para mejorar esas cifras. De hecho, de manera informal se les ha comunicado a los jugadores que habrá un torneo en China del 18 al 21 de abril, que sería el equivalente al Yunnan Open de 2018. Con este ya serían 24, lejos aún de los 29 de este último año.

Del mismo modo, se está negociando para salvar alguno en las islas británicas. No dejaría de ser llamativo que no hubiera ningún torneo por aquellos lares en un circuito cuya base está en Wentworth, Londres.