Inicio Grandes Circuitos European Tour Al Pirata se le afila el colmillo cuando llega el cuerpo a...

Al Pirata se le afila el colmillo cuando llega el cuerpo a cuerpo…

Compartir
Adrián Otaegui durante la tercera ronda del ISPS Handa World Super 6 Perth. © Golffile | Naratip Srisupab
Adrián Otaegui durante la tercera ronda del ISPS Handa World Super 6 Perth. © Golffile | Naratip Srisupab

Adrian Otaegui (-6) se ha metido en el cuadro final de match play del World Super 6 Perth, el que distingue a los 24 mejores de las tres primeras rondas disputadas a medal play, aquellos que se van a jugar mañana el título en intensos mini partidos a seis hoyos. Es el único español que optará al título, puesto que Jorge Campillo (-4) firmaba hoy una tarjeta de 72 golpes, par en el día, y se quedaba fuera de los 24 elegidos.

El ganador de la fase regular del torneo ha sido el sueco Per Langfors (-10), que con este triunfo parcial ya se asegura un noveno puesto final, lo que no está nada mal para un joven de 24 años que ganaba sus derechos de juego en la Escuela del circuito europeo y que hasta la fecha nunca había pasado un corte en un torneo del European Tour (en cinco intentos, pues está jugando el sexto torneo del circuito europeo de su carrera).

Otaegui y Campillo aceleran y se meten en la pomada

El Pirata ha tenido que remar de lo lindo. En una jornada ventosa en el Lake Karrinyup Country Club de Perth el vasco ha marchado a todo o nada, con el cuchillo entre los dientes, intercambiando mamporros con el recorrido australiano, para una tarjeta de 72 golpes, par en el día, y un parte de guerra final que quedaba como sigue: un eagle, cuatro birdies y seis bogeys. Un poco a contra estilo, pues ya se sabe que a Otaegui le va mas el control que la anarquía, pero con semejantes condiciones de juego es muy complicado tener las riendas bien templadas en todo momento.

El español aún tenía que disputar un multitudinario desempate entre once jugadores por diez plazas, para cerrar el cupo exacto de 24 jugadores. Sólo uno iba a quedarse fuera, en la misma orilla, y desde luego no iba a ser Otaegui, que saldaba con birdie el compromiso en el primer y único hoyo de desempate (el inglés Tom Murray fue el eliminado). La misión en este tumultuoso trámite final no era imposible, pero es de justicia anotar el detalle de cómo se le afila el colmillo a este muchacho en cuanto comienza el cuerpo a cuerpo, porque de los once jugadores en escena sólo él y el escocés Macintyre sacaban el birdie…

El golf español tendrá que votar por correo el 28 de abril

Seguramente no es necesario recordarlo, pero lo haremos: Otaegui ganó su primer torneo en el circuito europeo en 2017 y fue el Paul Lawrie Match Play, bajo esta modalidad pura y dura; y ganó su segundo torneo en 2018, el Belgian Knockout, que sin ser en formato match play si te enfrenta en la fase decisiva a otro jugador en rondas de eliminación directa, en partidos a nueve hoyos medal play. Ha demostrado que le van los duelos cuerpo a cuerpo, con tu rival y sólo él delante, adaptando la estrategia si es necesario a lo que demande tu partido. Y eso es precisamente lo que toca ahora.

Los ocho primeros en las tres primeras jornadas quedan exentos de la primera ronda de match play, mientras que los otros 16, entre los que se encuentra Otaegui, disputan un primer cruce a seis hoyos match play, del que saldrán los ocho rivales de aquéllos, quedando así establecidos los octavos de final. Entre estos ocho primeros privilegiados ya encontramos a cuatro favoritos a priori según el ranking mundial (Thomas Pieters, Ryan Fox, Yuta Ikeda y Paul Dunne), así que el torneo no puede estar más interesante y exigente, más allá del vertiginoso ritmo que van a tomar a partir de ahora los acontecimientos, con partidos tan cortos a sólo seis hoyos y, por tanto, cargados de presión. Cada disparo, de alguna manera, será poco menos que una moneda lanzada al aire…

Otaegui es ahora mismo el jugador con mejor ranking mundial de los presentes

En tan apretada tesitura de poco cuentan los precedentes, pues un par de pequeños errores (o de brillantes aciertos del rival) pueden costarte muy caro, pero tampoco está nada mal partir con ellos a tu favor, como es el caso del español, que además es ahora mismo el jugador con mejor ranking mundial de los presentes (71), una vez se han quedado fuera Justin Harding y Tom Lewis. Por desgracia, tampoco esta realidad asegura nada, pero el caso es que Otaegui se ha ganado a pulso que se destaque su fiabilidad en este tipo de situaciones.

Siga aquí los resultados en directo