Inicio Grandes Circuitos European Tour Bryson DeChambeau, rumbo a otra galaxia

Bryson DeChambeau, rumbo a otra galaxia

Compartir
Bryson Dechambeau posa con el trofeo de ganador del Omega Dubai Desert Classic. © Golffile | Thos Caffrey
Bryson Dechambeau posa con el trofeo de ganador del Omega Dubai Desert Classic. © Golffile | Thos Caffrey

Bryson DeChambeau (-24) ha pasado como un tornado sobre el Emirates Golf Club, adjudicándose la trigésima edición del Dubai Desert Classic con siete golpes de ventaja sobre su inmediato perseguidor, el inglés Matt Wallace (-17). Por si quedaba alguna duda en la última jornada, igualaba el mejor resultado del día, 64 golpes, saliendo en el partido estelar. No ha dado lugar al debate, a la incertidumbre, a la discusión, comenzando además con tres birdies en los tres primeros hoyos. Lo suyo ha sido un largo paseo triunfal, agarrado a un juego de granito y pasando apenas un solo momento delicado (bogey en el hoyo 12).

Que cada cual lo tome como buenamente pueda o quiera, pero los números del excéntrico y simpático golfista californiano, revolucionario y sin moldes que lo configuren, son cosa seria. En los últimos cinco meses, desde el pasado 26 de agosto al día de hoy, suma cuatro victorias en nueve torneos. O si se prefiere: en los últimos ocho meses junta cinco victorias en 17 torneos. Entre medias, debutaba en el equipo estadounidense de la Ryder Cup, aunque sufriendo, eso sí, un duro correctivo: perdió los tres puntos que jugó.

Pablo y Raúl, los niños de San Ildefonso

Su asignatura pendiente, cuando todavía no ha cumplido los tres años como profesional, son los Grandes, sin ninguna duda. Ha jugado diez y ha fallado cuatro cortes, siendo un 15º puesto en el US Open de 2016 su mejor actuación. Precisamente, el último corte que fallaba fue el del PGA Championship del año pasado, pero algo nos dice que en este pequeño espacio de tiempo su juego, su método, se ha redondeado y armado aún más y que el año 2019, respecto a su paso por los ‘majors’, puede ser radicalmente diferente. Al tiempo.

Es un jugador distinto, con un swing distinto y un material distinto, forjado bajo sus milimétricas especificaciones, basadas a su vez en unos detallados cálculos físicos que no deja de pulir y avanzar, en la búsqueda del maridaje perfecto entre el golf y la ciencia. Un genio al que se iba a mirar con lupa y ante quien, según pasa el tiempo, hay que irse quitando el sombrero. Un muchacho que se había puesto como objetivo prioritario para 2019 ganar lejos de su país, convertirse en un jugador global, y que lo ha conseguido al primer intento.

Blog de David Durán | Y cuando nos íbamos, noche cerrada, él aún seguía allí

DeChambeau no ha dado opción alguna en Dubai a un ‘field’ de altos vuelos y no hace sino confirmar que está preparado para todos los grandes retos que este deporte plantea sólo a los elegidos entre los elegidos: majors, número 1 del mundo o la misma gloria. Sale del emirato quemando rueda, rumbo a otra galaxia.

Consulte aquí los resultados del Omega Dubai Desert Classic