Inicio Grandes Circuitos European Tour Campillo y Rahm, pendientes de un día tonto de Van Rooyen

Campillo y Rahm, pendientes de un día tonto de Van Rooyen

Compartir
Jorge Campillo en la tercera jornada del Open de Irlanda. © Golffile | Thos Caffrey

Erik Van Rooyen (-14) se ha ganado el derecho a que se considere que el Open de Irlanda está en sus manos. Después de la tercera jornada y con un 66 en el bolsillo el sudafricano manda y ordena y saldrá el domingo con una ventaja de cuatro golpes sobre sus inmediatos perseguidores, Ryan Fox (-10) y Joakim Lagergren (-10).

Habrá que ver de qué pasta está hecho Van Rooyen, representante de la nueva hornada sudafricana que se ha venido haciendo a fuego lento (no es ningún chavalín: tiene 28 años), aunque en su primer año en el Challenge Tour cantara victoria y se ganara la carta del circuito europeo entrando en el top 15 del ranking con gran facilidad. Es un gran pegador y está pateando de lujo esta semana en el Ballyliffin Golf Club.

Erik Van Rooyen en el hoyo 16 durante la tercera ronda en Ballylifinn. © Golffile | Thos Caffrey
Erik Van Rooyen en el hoyo 16 durante la tercera ronda en Ballylifinn. © Golffile | Thos Caffrey

Rahm regresa y todavía defenderá su título en Irlanda

Visto con frialdad, hasta un resultado de par en la última jornada podría valerle para ganar. Pero si se le ocurre entreabrir la puerta, si se atasca, si los putts dejan de entrar fluidos, entonces la ecuación ganadora se ampliará y entrarán en juego otros muchos factores. El ‘factor’ Jorge Campillo (-6) y el ‘factor’ Jon Rahm (-6), por ejemplo. No nos engañemos: los españoles necesitan una gran vuelta final y que el sudafricano la líe bien liada. Pero tampoco olvidemos que Alex Noren, sin ir más lejos, ganó la semana pasada saliendo en la última ronda a siete golpes del líder.

Jon Rahm hoy sábado en la salida del hoyo 6 de Ballylifinn. © Golffile | Thos Caffrey
Jon Rahm hoy sábado en la salida del hoyo 6 de Ballylifinn. © Golffile | Thos Caffrey

Mucho más cerca podría haber estado Campillo, pero emborronaba una fantástica vuelta con un doble bogey en el 18. Lo mismo que le pasó también el sábado en el Golf National francés, donde acababa con un triple asesino. En realidad, esta semana no ha conseguido irse plenamente feliz del campo: el jueves acababa con bogey por el hoyo 9; el viernes con otro bogey en el 18 después de tripatear; y hoy pegaba mal desde el tee y se encontraba la bola injugable, hasta el punto que tenía que dropar en la calle del 17, desde allí pegaba un buen hierro 3 al centro de green y de nuevo tres putts… No obstante, películas de terror al margen, por encima de todo está su juego, sólido y poderoso. Pocos jugadores están haciendo tanto como él (y durante tantas semanas) por alinear correctamente los planetas.

VÍDEO | Rahm se somete al desafío mundialista

Rahm, por su parte, protagonizaba una carga bestial, pero seguro que el 67 final que se llevaba al hotel se le quedaba corto. Más que nada porque marchaba ya cuatro menos en los primeros cinco hoyos y cerraba la primera mitad del recorrido con seis birdies y un bogey, lanzado, despendolado. Después, sencillamente, dejaron de entrar los putts. Pero su reacción ha sido briosa y decidida y por lo menos se ha dejado una remota posibilidad de revalidar el título. A ella se va a agarrar con todas sus fuerzas, podemos estar seguros.

VÍDEO | Así jugó Jon Rahm en la segunda ronda del Open de Irlanda

En principio, las condiciones meteorológicas no van a ser infernales el domingo, aunque sí es cierto que se espera un tiempo un poco más revuelto, con algo más de brisa, sobre todo a partir entre la una y las dos de la tarde, con rachas que alcanzarán los 24 kilómetros por hora, mucho más de lo que ha soplado en cualquier momento durante toda la semana.

Siga aquí los resultados en directo