Inicio Grandes Circuitos European Tour Cómo y por qué celebrar una derrota por 5-1

Cómo y por qué celebrar una derrota por 5-1

Compartir
Pablo Larrazábal. © Thos Caffrey | Golffile
Pablo Larrazábal. © Thos Caffrey | Golffile

El asunto tiene truco. Quien caía hoy ‘goleado’ de semejante manera, 5-1, una manita en condiciones, era Raúl Quirós, caddie de Pablo Larrazábal. El juego que de vez en cuando ponen ambos en práctica, sobre todo cuando necesitan un vueltón, consiste en lo siguiente: cada tres hoyos se mira el resultado y Larrazábal gana un punto si pasa el tramo por debajo del par, mientras que el ‘gol’ es para Raúl si el resultado parcial es de PAR o superior. Hay por tanto seis puntos en juego a lo largo de la ronda y hoy, saliendo por el 10, el caddie se anotaba limpiamente el primero después de que su jefe firmara tres pares consecutivos…

CRÓNICA: Campillo, líder, quiere poner las cosas en su sitio

A partir de ahí, todos y cada uno de los pequeños tramos de tres hoyos fueron ganados sistemáticamente por el jugador barcelonés hasta ese resultado final de 5-1. Le toca pagar al andaluz, porque hay apuesta por medio, pero evidentemente lo hará con gusto…

«Llevo tres días jugando bien en Malasia, pero hoy al fin han entrado unos cuantos buenos putts de tres o cuatro metros…»

“Llevo tres días jugando bien en Malasia, pero hoy al fin han entrado unos cuantos buenos putts de tres o cuatro metros, que es lo que no había conseguido los días anteriores. Hoy Raúl y yo hemos hecho nuestro jueguecito y esta vez le toca pagar a él. Y nada, mañana otra vez jueguecito y si vuelvo a ganar yo a Raúl, a ver qué pasa…”, explica a Tengolf el jugador español, alegre por haber cerrado al fin en 2018 una señora vuelta.

Quiero ver a un Pablo con los dientes afilados