Inicio Grandes Circuitos European Tour ¿Cómo han afectado las obras a la exigencia de Valderrama?

¿Cómo han afectado las obras a la exigencia de Valderrama?

Compartir
El hoyo 17 del Real Club de Valderrama. © RCV
El hoyo 17 del Real Club de Valderrama. © RCV

Valderrama podrá ser tan difícil y exigente como quiera el European Tour. Es el resultado de las extraordinarias mejoras realizadas en el recorrido de Sotogrande durante las obras llevadas a cabo en los dos últimos años. El Andalucía Valderrama Masters será el primer gran torneo que se celebre una vez terminado este ambicioso proceso de remodelación, por lo que en cierto modo es una incógnita saber cómo afectará a los resultados del torneo. ¿Veremos un Valderrama aún más duro que antes o será un test más asequible?

La respuesta a esta pregunta está al inicio del texto. Depende de lo que quiera el European Tour. Lo único cierto es que una vez finalizadas las obras, Valderrama es mejor campo, y eso ya es mucho decir teniendo en cuenta dónde tenía el listón. Hay más margen de maniobra para preparar el trazado andaluz tan exigente como cualquiera se pueda imaginar.

© RCV
© RCV

Los principales cambios que se han hecho en Valderrama y que afectarán directamente al juego han sido en los greenes y sus alrededores. No se ha tocado el diseño, pero se ha producido una sobresaliente mejoría desde un punto de vista agronóm¡cos. Hace más de diez años que la superficie de los greenes no era tan firme. Esto se debe a la arena que hay colocada debajo de la hierba. Es más compacta y está más apelmazada. Conclusión: será mucho más difícil parar la bola en el green. Hará falta un vuelto más alto y aún más precisión, en unos greenes, no olvidemos, que son especialmente diminutos. Lo único que puede impedir que los greenes estén tan duros es una lluvia de proporciones muy importantes.

En este sentido, Adolfo Ramos, greenkeeper de Valderrama, nos hacía las siguientes puntualizaciones: «El detalle más sustancial es agrostis T1 en greenes L93 en entradas. En definitiva una nueva generación del antiguo agrostis que existía en los antiguos greenes. Las entradas tienen una base de arena de sílice pero concretamente los greenes mantienen la misma arena que antiguamente se usó en la construcción original del green, pero bajo unas especificaciones de construcción USGA. Quería puntualizar que la arena bajo el tepe nuevo en el green no ha sido cambiada. Hay nuevos drenajes donde no los había, antiguos drenajes limpios e incorporación de la misma arena según USGA y nuevo tepe de agrostis», explica. En definitiva, unos greenes al más puro estilo US Open.

Precisamente, al tener arena nueva, la superficie es también de mucha más calidad. Son greenes más nobles. Esto se traduce en que la bola va a rodar mejor. Los buenos pateadores van a estar encantados. Quien lea bien un putt, lo tire por el sitio y con la fuerza adecuada, hará bingo. No habrá nada extraño que se interponga en su camino. Si se fijan en televisión, la bola no oscilará, sino que mantendrá su línea de principio a fin. En definitiva, más justicia y reconocimiento para los putts bien tirados. No habrá excusas si se fallan putts.

El otro cambio más visible del campo se ha llevado a cabo en los alrededores de los greenes. Es quizás lo más significativo. Aún más que los propios greenes. Valderrama siempre ha tenido fama de ser un excepcional desafío para el juego corto. Ahora, tras las obras, lo seguirá siendo, pero al mismo tiempo será más justo. Antes había hasta tres tipos distintos de hierba en los antegreenes, lo que provocaba que hubiera bastante azar en la manera como se te quedaba la bola. Era irregular. Se te podía quedar muy bien o muy mal. Ahora es todo de hierba, por lo que se quedará siempre igual, uniforme. No será fácil, pero los buenos aprochadores lo agradecerán. Volvemos a lo mismo que con los greenes, quien haga un buen chip la podrá dejar muy cerca, quien lo haga mal será castigado. Se premia más al talento y la capacidad y menos a la suerte.

También se han remodelado los caminos de los buggies. Desde el punto de vista de la competición, la principal incidencia se puede notar en el hoyo 17. Se ha eliminado el camino de los buggies de la izquierda de green, lo que puede animar a más jugadores a tirar de dos a la bandera.

En definitiva, cambios importantes que van a influir en el desarrollo del juego, aunque la última palabra la tendrá el European Tour. Si hubiera que apostar, no obstante, ya decimos que será difícil ver a alguien en doble dígito en el Andalucía Valderrama Masters.