Inicio Grandes Circuitos European Tour El Pirata necesita ‘hacerse un Rahm’ para ganar en Escocia

El Pirata necesita ‘hacerse un Rahm’ para ganar en Escocia

Compartir
Adrián Otaegui. (© Golffile | Kevin McGlynn)

Hace tiempo que la lesión de muñeca dejó de ser un problema para Bernd Wiesberger. Después de un año 2018 para olvidar por culpa de la lesión, el austríaco fue anunciando poco a poco su regreso. Primero sin hacer mucho ruido, a pinceladas, un corte por aquí, un top 15 por allá, viajando siempre bajo el radar. Más o menos como su golf, sin estridencias, pero sólido como el granito.

Paso a paso fue creciendo y, de pronto, ganó en Dinamarca hace algo menos de dos meses. Allí anunció al mundo que definitivamente estaba de vuelta y que no iba a pararse. Hizo top ten también en Bélgica y la semana pasada fue segundo en Irlanda. Hoy sábado se ha colocado líder destacado en el Open de Escocia con sólo 18 hoyos por delante. Su siguiente objetivo es regresar al top 50 del mundo, un hábitat en el que se ha campado a sus anchas entre 2012 y 2017, antes de caer en picado por culpa de la maldita lesión. Está en la senda.

Weisberger (-20) tiene dos golpes de ventaja sobre Erik Van Rooyen (-18) y cuatro sobre Romain Langasque (-16) y Nino Bertasio (-16) después de una tercera ronda que ha sido un nuevo vergel de birdies. Casi sesenta tarjetas por debajo de 70 golpes, o lo que es lo mismo, dos tercios de la sala. Sigue la calma chicha en la costa de East Lothian y el Renaissance Golf Club no tiene dónde agarrarse. Es lo que hay. Tampoco sopló viento en Lahinch, pero el links irlandés tenía ‘más cosas’, apretaba más.

En Escocia hay que subirse al carrusel por lo civil o lo criminal…

No va a ser fácil desbancar a Wiesberger, pero tampoco será un plato de buen gusto para el líder salir a jugar el domingo viéndose por detrás en el marcador. Sería lo normal. Si se mantienen estas condiciones, lo más lógico es que cuando el austríaco pinche la bola en el tee del 1 haya más de un rival cabalgando por detrás que haya alcanzado el -20. Eso es una presión añadida y habrá que lidiar con ella, aunque Wiesberger, con ocho victorias en su carrera no es precisamente nuevo en estos asuntos.

Uno de los que tratará de moverle la silla al líder es Adrián Otaegui (-15). La referencia para el donostiarra está cerca y es muy clara. Necesita algo similar a lo que hizo hace siete días su paisano Jon Rahm. El de Barrika salió el domingo, como Adrián, a cinco golpes del líder en Irlanda, desde la novena posición, y en un campo donde se podían hacer pocas. Otaegui también está a cinco, aunque ocupa la quinta plaza, por lo que tiene menos ‘obstáculos’ por delante. Eso sí, parece evidente que para tener una mínima opción necesitaría algo parecido a lo que hizo el viernes, una vuelta de 64 golpes y sentarse a esperar.

THEGAME: Cancelado el Open de Escocia por un error informático

Sea como fuere, el Pirata se ha dejado una ventana abierta tras una ronda en la que volvió a jugar muy sólido, con un gran inicio en los primeros ocho hoyos, con cuatro birdies, aunque algo frenado a partir de ahí. Seguro que aún se estará mordiendo el labio por esas opciones que se le han escapado en los hoyos 12, 14 y 16, tres hoyos claros de birdie en los que Adrián o falló la salida (12 y 16) o se equivocó con el primer putt (14).

Más allá de lo que pueda pasar en la última ronda, reconforta comprobar que ha recuperado su mejor golf a una semana vista del Open Championship, su debut en el British Open, un estilo de golf que le encaja perfectamente y donde puede brillar.

Fabuloso fue también el inicio de Rafa Cabrera Bello (-13). El canario llegó a ponerse cinco bajo par en los primeros seis hoyos, pero al igual que Adrián se frenó en seco. Aún tendrá opciones, eso sí, se rematar otra gran semana de golf, como en Irlanda, aunque ocho golpes con el líder parecen demasiados como para pensar en la victoria.

VÍDEO | Rafa arrancó el día del movimiento con una hora de golf antológica

No fue un buen día para el resto de españoles, Nacho Elvira (-9) firmó por tercer día consecutivo una tarjeta de 68 golpes, pero no se movió en la clasificación, y Pablo Larrazábal (-7), Jorge Campillo (-6) y Gonzalo Fernández Castaño (-6) se dejaron mucho terreno. De hecho, los dos últimos han fallado el segundo corte del torneo y no saldrán a jugar este domingo.

Más allá de los españoles, para la ronda final habrá que vigilar de cerca a Henrik Stenson (-14) y Matthew Fitzpatrick (-14). Ambos tienen la capacidad suficiente como para realizar una gran carga viniendo desde atrás y sorprender a Wiesberger. De hechom Stenson lo estaba haciendo hoy hasta que un doble bogey en el 17 lo ha sacado del carril. Ha sido su primer error de la semana… No está mal pensando en Royal Portrush…

Consulta aquí los resultados en vivo