Inicio Grandes Circuitos European Tour Las barras y estrellas mandan en el circuito europeo

Las barras y estrellas mandan en el circuito europeo

Compartir
Bryson Dechambeau, tras su triunfo en el Omega Dubai Desert Classic. © Golffile | Thos Caffrey
Bryson Dechambeau, tras su triunfo en el Omega Dubai Desert Classic. © Golffile | Thos Caffrey

El golf estadounidense está siendo protagonista en el European Tour hasta unos límites insospechados. Hasta la fecha se llevan disputados doce torneos del circuito europeo, en su calendario de 2019, y Estados Unidos suma seis victorias. Justo la mitad. Son las dos de Kitayama en Mauricio y Omán, las dos de Dustin Johnson en Arabia y México, la de Lipsky en Sudáfrica y la de DeChambeau en Dubai. Estamos todavía en la primera semana de marzo y cinco de estas seis victorias, además, han llegado en torneos regulares, que no son Grandes ni campeonatos del mundo. Pensemos que desde que existe el European Tour el golf estadounidense ha sumado en él 228 triunfos, de los que 119 corresponden a Grandes y 42 a Campeonatos del Mundo…

Y a Kurt Kitayama, que le quiten lo ‘bailao’

Dicho de otro modo, este año 2019 puede ser de auténtico récord para el golf americano en el European Tour, puesto que todavía quedan por jugarse tres campeonatos del mundo y los cuatro grandes, caladero donde los de las barras y estrellas suelen hacer acopio, toda vez que su presencia en el calendario regular europeo normalmente es escaso (y aún así, ya se ve de lo que son capaces, incluso sin sus primeros espadas).

Hasta el día de hoy, la mejor cosecha estadounidense en el circuito europeo se dio en el año 1975. Aquel año los norteamericanos sumaron once triunfos: los cuatro Grandes de aquel año y siete más del calendario regular. A saber: Hal Underwood ganó el Open de Portugal, Jack Nicklaus el Masters y el PGA (dos majors), Arnold Palmer el Open de España y el Pernfold PGA Championship, Lou Graham el US Open, Tom Watson el British Open, George Burns el Escandinavian Open y el Kerrygold International Classic, Hale Irwin el Piccadilly World Match Play y Billy Casper el Open de Italia. Este es el récord a batir y la gran referencia.

Salvo en el año 1975, el golf estadounidense nunca había acumulado las cinco victorias que acumula hoy en el calendario regular del circuito europeo

Desde entonces, ha habido algunos años en los que el golf estadounidense ha sumado más de los seis triunfos que lleva en 2019. En 2018, sin ir más lejos, acumuló siete victorias, tres Grandes y los cuatro campeonatos del mundo. Pero nunca (salvo en el citado 1975) había sumado las cinco victorias que acumula hoy en el calendario regular, lo que nos da una pista de lo que puede suceder este año, que todavía anda casi en pañales.

Sólo en una ocasión el golf norteamericano no ganó ningún torneo en el circuito europeo, fue en 1994. Aquel año aún no existían lo campeonatos del mundo y además los estadounidenses no ganaron ningún major, ni tampoco ningún torneo regular del European Tour.

Hay que pensar que este año, además, vamos a ver a más estadounidenses de primera línea en torneos regulares del circuito europeo. En vista del millonario final del circuito europeo, con premios mareantes para el ganador en Turquía, Sudáfrica y en la Final de Dubai, varios no habituales han anunciado ya su membresía (Finau y Horschel), uniéndose a otros que se habían ido incorporando (Reed, Schauffele o DeChambeau), además de algunos otros que con toda seguridad se sumarán en los próximos meses,  por lo que crecerán las opciones de victoria de las barras y estrellas y aquel mítico récord de las once victorias (1975) puede caer.

Qatar Masters: horarios y dónde ver en directo por televisión

Esta semana, en Qatar, sólo tenemos a cuatro estadounidenses en liza: Kurt Kitayama, David Lipsky, Sean Crocker y Charlie Saxon. Pero a ver quien se atreve a asegurar que ninguno de ellos será capaz de ganar…