Inicio Grandes Circuitos European Tour Lo que Arnaus aprende de una palmera y una bola enterrada

Lo que Arnaus aprende de una palmera y una bola enterrada

Compartir
Adri Arnaus, esta semana en el Emirates Golf Club de Dubai, en el tee del 1. © Golffile | Phil Inglis
Adri Arnaus, esta semana en el Emirates Golf Club de Dubai, en el tee del 1. © Golffile | Phil Inglis

– Adri Arnaus aprende. Y aprende rápido. En cada vuelta. Casi en cada golpe. Siempre saca conclusiones. Siempre analiza. Si vienen mal dadas no es de los que mira hacia otro lado esperando a que pase la tormenta. Mira a los problemas de frente y extrae conclusiones que le permitan mejorar.

Su problema esta semana han sido una palmera y una bola enterrada. Sucedió el sábado en el hoyo 13, par 5, después de un inicio de ronda meteórico, con un birdie y un eagle en los dos primeros hoyos. Pegó un drive perfecto, buscando la línea agresiva, cortando el dog leg por el lado izquierdo con el objetivo de dejarse un segundo golpe muy corto a green. Aquello era un misil, pero tuvo la mala suerte de chocar contra una palmera.

El rebote fue violento contra la arena y cuando encontraron la bola, ésta se encontraba enterrada. La sensación era que alguien la había pisado, o bien durante el proceso de búsqueda o andando de camino al green. Lo discutieron con el árbitro, pero no hubo manera. Era una interpretación frente a otra. No había pruebas de ningún tipo y finalmente se impuso, cómo no, la versión arbitral. Arnaus, que había empezado la vuelta como una moto, metiéndose de lleno en la pelea por la victoria, sintió una puñalada.

En condiciones normales, sin palmera de por medio, se podría haber dejado una buena opción de eagle para seguir arrimándose a la cabeza. La prueba ha sido hoy. Ha pegado el mismo drive, no ha tocado palmera y ha tenido un segundo golpe de poco más de 100 yardas a green. Brutal.

Adri confiesa que le costó encajar el golpe y remontar el vuelo después de ese varapalo. Y esa es la enseñanza que se lleva de Dubai. “No puedo dejar que las cosas me afecten tanto”, asegura. Y lo dice uno de los jugadores que se mueve por el campo con más temple.

La lección ya está asimilada. De hecho, hoy ha firmado otra buena vuelta de golf, bajo par, y añade un nuevo top 30 en esta gira del desierto después del de Abu Dhabi. Arnaus siente que su juego está para darse una opción de ganar pronto. Y todos los que lo vemos por el campo también lo sentimos. Por lo pronto, ya encadena diez vueltas seguidas sin jugar sobre par. Se dice pronto.

– Dos top 3 más para la Armada en Dubai. Sergio García y Álvaro Quirós han vuelto a sumar puestos de enjundia para los españoles en este Omega Dubai Desert Classic. En treinta ediciones son ya 13 top 3, lo que arroja un porcentaje de prácticamente uno de cada dos torneos. Eso sí, Estados Unidos se nos acerca en el número de victoria. España, con seis, ha ganado más que nadie, pero los americanos se colocan con cinco tras el triunfo de Bryson DeChambeau.

Matt Wallace suma y sigue. El inglés ha terminado segundo sin apenas hacer ruido esta semana. Es garra pura. Instinto de competición. Este puesto le asegura ya su participación en el Masters de Augusta por el top 50 mundial. Se meterá este lunes en torno a la 35ª posición. Sensacional. Desde el Nedbank Golf Challenge de noviembre no ha bajado del puesto 18º ninguna semana. Seis top 20 consecutivos, de los cuales la mitad con top ten y dos segundos puestos. Consistencia.

– Junto a Wallace, también han dado un paso casi definitivo para meterse en el Masters Shane Lowry, que ha finalizado decimosegundo, y Haotong Li, que ha compartido puesto con el irlandés tras un aciago bogey final. Eso sí, estos dos tendrán que rubricarlo aún en las próximas semanas. No lo tienen cien por cien garantizado.

– La semana nos deja también el precioso dêja vû de Ernie Els. El sudafricano no ha podido acabar en el top ten con una vuelta final de 71 golpes, pero se ha vuelto a dejar ver arriba, peleando por la victoria, codo con codo con las nuevas hornadas. Desde luego, es una alegría para vista poder contemplar cada vez su swing poético.

Jorge Campillo. © Golffile | Thos Caffrey
Jorge Campillo. © Golffile | Thos Caffrey

Jorge Campillo (-5) se ha dejado en los greenes la posibilidad de rubricar una gran semana de golf. De tee a green ha sido sólido, consistente y hasta brillante en muchos momentos, pero el putter no le ha dejado crecer. Quinto en greenes en regulación.

Está en ello y es cuestión de paciencia. Debe tenerla. Ha dado un paso adelante poniéndose en manos de Mike Kranski, mano derecha del gurú de putt, Phil Kenyon. Todos los cambios hay que asimilarlos y el extremeño necesita darse un tiempo. Digamos que es un pequeño paso atrás con el objetivo de dar un gran salto adelante. El sábado fueron 37 putts y ha terminado como el peor del torneo de los que pasaron el corte en esta estadística. Arabia será una nueva prueba de fuego.

Gonzalo Fernández Castaño. © Golffile | Phil Inglis
Gonzalo Fernández Castaño. © Golffile | Phil Inglis

– En eso mismo está Gonzalo Fernández Castaño, aunque en su caso es con todo el swing. Son muchos cambios y no es fácil trasladar el trabajo del campo de prácticas a la competición. Ha entrenado bien este fin de semana y acude a Arabia con la mirada afilada. “Ya toca sumar”, aseguraba este domingo en Dubai. Raro será que le vaya mal.

Adrián Otaegui ha fallado su tercer corte seguido, algo que no le sucedía desde hace año y medio. Aún así, el donostiarra no enciende ninguna alarma. Está tranquilo y convencido de que su juego está mejor de lo que dicen los resultados. “Esta semana he tenido momentos muy buenos y otro muy malos. Ahora el objetivo es eliminar los malos y conseguir que los buenos duren más tiempo”, aseguraba con esa calma y seguridad que le caracteriza.

Consulta aquí los resultados en vivo