Inicio Grandes Circuitos European Tour Muy mal irán las cosas el día que dejemos de asombrarnos con...

Muy mal irán las cosas el día que dejemos de asombrarnos con Seve…

Compartir
Vista del Hills Golf & Sports Club, sede esta semana del Scandinavian Invitation.
Vista del Hills Golf & Sports Club, sede esta semana del Scandinavian Invitation.

El Scandinavian Invitation, que se disputa esta semana en el Hills Golf & Sports Club, situado a poco más de diez kilómetros al sur del centro de Gotemburgo, es un torneo que ya tiene cierta solera en la historia del European Tour. No en vano, este año se juega la 29ª edición consecutiva desde 1991. Este torneo en concreto no lo ha podido ganar nunca un jugador español. Su historia revela hasta tres segundos puestos de un jugador español, comenzando por el impagable e irreductible Severiano Ballesteros, como no, que finalizaba segundo en la primera edición (1991). Además, José María Olazábal fue segundo también un año después, en 1992, y Nacho Garrido repitió ese puesto en 1997.

Suecia marca el inicio de la cuenta atrás para salvar la tarjeta

Asimismo, son muchos y variados los jugadores españoles que han firmado actuaciones destacadas en estos 28 años de historia. Miguel Ángel Jiménez, por ejemplo, atesora dos sextos puestos (1995 y 2003), Santi Luna y Carl Suneson fueron 4º y 6º en 1996, Paco Cea terminó 5º en 1999, Diego Borrego fue 4º en 2000, Pablo Martín también acabó cuarto en 2011 y Sergio fue 3º en 2012.

La última vez que un jugador español anduvo cerca del triunfo fue en 2014, hace ya un lustro, eso sí. Aquel año Álvaro Quirós partía el domingo a un golpe del liderato y finalizaba en sexta posición.

Así es la revolución que el European Tour ha diseñado contra el juego lento

Hasta aquí, este último cuarto de siglo largo de historia del golf español en Suecia. Lo que ocurre es que este torneo es de alguna manera heredero directo del Scandinavian Enterprise Open, torneo que se disputó en tierras suecas de forma ininterrumpida desde 1973 a 1990. Pues bien, aquello es otro cuento…

Valentín Barrios, en 1973, fue el primer español en dejar su huella en Suecia, al obtener un 5º puesto. José María Cañizares elevaba el listón en 1974, con un segundo puesto y Antonio Garrido finalizaba 6º en 1975. A partir de aquel momento el terremoto vino de la mano de un tal Severiano Ballesteros, como no podía ser de otra manera. Apunten ustedes, estimados lectores de Tengolf, esta serie de resultados que de modo ininterrumpido, de 1976 a 1982 (siete ediciones seguidas) protagonizaba el genio cántabro. Aquí va: 3º, 3º, 1º, 2º, 3º, 1º y 3º. O lo que es lo mismo, en aquellos siete años seguidos Seve no bajó del tercer puesto en tierras suecas, obteniendo además dos triunfos (1978 y 1981), a los que añadiría luego otro más en 1988 para completar su particular ‘hat trick’ escandinavo. Resulta mucho más práctico no perder el tiempo en buscar adjetivos que califiquen semejante barbaridad: no existen.

La opinión de la Armada, con sus mil matices, sobre el plan contra el juego lento

Un último apunte, eso sí: Seve es el único jugador español que ha ganado al más alto nivel en Suecia, y como ha quedado dicho lo hizo tres veces, pero es que además ganó en tres campos distintos (Vasatorps, Linkoping, Drottningholms), por si a alguien le quedaba duda de su poderío y versatilidad. Pues eso: el día que dejemos de asombrarnos con Severiano Ballesteros es que irán muy mal las cosas o nos habremos vuelto todos locos.

Consulta aquí los resultados en directo