Inicio Grandes Circuitos European Tour Nadie le tiene que contar a Van Rooyen lo difícil que es...

Nadie le tiene que contar a Van Rooyen lo difícil que es ganar

Compartir
Erik Van Rooyen posa con el trofeo de campeón del Scandinavian Invitation. (© Golffile | Phil Inglis)

Nadie le tiene que contar a Erik Van Rooyen (-19) lo difícil que es ganar en el European Tour. El sudafricano ha conquistado hoy su primera victoria en la primera división al imponerse en el Scandinavian Invitation tras un final agónico. Tenía el torneo en el bolsillo a falta de dos hoyos. Contaba con tres golpes de ventaja sobre Matthew Fitzpatrick (-18) y, sin embargo, aún tuvo que embocar un putt de tres metros en el 18 para evitar el desempate y levantar el trofeo.

Hay pocas victorias más buscadas y merecidas que la de este jugador de 29 años nacido en Ciudad del Cabo. En cierto modo recuerda al triunfo de Jorge Campillo en Marruecos. Es el premio a la consistencia, la solidez, la persistencia. Sólo este año llevaba cinco top ten en 19 torneos y dos segundos puestos: en Qatar y, precisamente, Marruecos. En sus últimas quince semana antes de Suecia había cosechado diez top 20. No se puede llamar más a la puerta que Van Rooyen.

VÍDEO: El putt ganador de Erik Van Rooyen en el Scandinavian Invitation

Tantas veces se había puesto para ganar que era inevitable pensar que los domingos se le hacían cuesta arriba. Así lo ha demostrado, al menos, en los dos últimos años en el Circuito Europeo. Hoy partía como líder y quedaba por ver cómo iba a responder ante la presión, especialmente con dos perros de presa por detrás tan peligrosos como Matthew Fitzpatrick y Henrik Stenson (-14). Pues bien, su respuesta ha sido admirable y eso que ninguno le ha regalado nada.

Van Rooyen ha fortificado su triunfo en los trece primeros hoyos. Ha hecho seis birdies sin fallo y ha puesto tierra de por medio con el resto. Stenson venía apretando desde atrás, con un hoyo en uno incluido en el hoyo 6, pero parecía que la dinamita se le agotaba precisamente con ese fenomenal disparo. Le ha faltado dejarlas más cerca para darse realmente una opción. Finalmente, su última ronda ha sido un reflejo de toda la semana. Capaz de lo mejor y de lo peor. De tiros espectaculares y otros golpes muy discretos. Suficiente para estar arriba, pero insuficiente para ganar.

VÍDEO: No hay que llamarse Tiger Woods para que te muevan una piedra enorme…

Así, Fitzpatrick aparecía como el único rival de Van Rooyen, aunque también iba cediendo terreno poco a poco. Dos bogeys en los hoyos 14 y 16 parecían que dictaban sentencia. Claro que con el putt del inglés nunca hay que decir nunca jamás. Embocó uno espectacular en el 17, desde unos diez metros, y terminó con otro birdie en el 18. A ello se unió una corbata terrorífica del líder en el 17. Así, en uno visto y no visto, Van Rooyen volvía estar con el agua al cuello.

Acusó la presión en el 18. Su salida se marchó a las barbas del búnker de la izquierda y su segundo golpe terminó en el rough de entrada de green. Su approach no fue muy fino y se dejó un putt de birdie de unos tres metros. Con su historial, cualquier habría apostado en su contra, pero a veces el deporte hace justicia. Y hoy con Van Rooyen lo ha hecho. Metió el putt, enorme, y se coronó por primera vez campeón en el European Tour.

En cuanto a los españoles, el mejor ha sido Borja Virto (-8), que ha terminado con una tarjeta de 67 golpes. Se despide de Suecia sin jugar ningún día sobre par y con un importante subidón de moral para afrontar la recta final del Challenge Tour. Mientras, Alejandro Cañizares (-7) finalizó con una tarjeta de 68 golpes y Gonzalo Fernández Castaño (-4) e Iván Cantero (-4) acabaron con 68 y 73.

Una de las mejores maniobra de la semana ha sido para Dean Burmester (-14), que ha dado un paso de gigante para mantener la tarjeta del European Tour tras acabar en la tercera posición. Eso sí, aún no tiene nada finiquitado.

Consulta aquí los resultados finales