Inicio Grandes Circuitos European Tour Tampoco se está tan mal sobre la cuerda floja…
Alvaro quirós y borja virto se juegan esta semana la tarjeta del european tour en el Portugal masters

Tampoco se está tan mal sobre la cuerda floja…

Compartir

El Portugal Masters, que celebra esta semana la décima edición, es hoy en día una cita de enorme trascendencia para muchos jugadores, que encuentran en la cita lusa la última oportunidad de salvar los derechos de juego en el European Tour. El objetivo, por tanto, es mantenerse dentro de los 110 primeros de la Race, si uno anda justito, o conquistar precisamente ese puesto 110º que marca la frontera con el pequeño drama.

De los nueve españoles que juegan a partir del jueves en el Victoria Club (es la misma sede de todos los años, en Vilamoura, pero ha cambiado de dueños y ha modificado ligeramente su nombre) la mayoría no anda metido en esta batalla, afortunadamente, y hay uno que llega con los deberes casi hechos, Eduardo de la Riva (puesto 104º de la Race), aunque todavía tendrá que andar pendiente de alguna carambola maléfica que matemáticamente todavía podría darse. Porque tortas va a haber: del puesto 100º al 150 de la Race sólo faltan ocho jugadores en el field del torneo.

Hay otros dos de la Armada, Álvaro Quirós y Borja Virto, cuya situación es casi desesperada, hablando mal y pronto. El primero necesita algo así como un cuarto puesto como mínimo esta semana y al segundo quizá le valiera la quinta posición. Pero dramas, los justos. Así lo ven al menos, a día de hoy, los dos protagonistas. “He decidido que lo mejor es no ponerse a hacer números. Casi es preferible pensar que necesitas ganar y ya está, a ver si sale una buena semana”, nos dice Virto con una amplia sonrisa. Y no es una pose: al navarro se le ve moderadamente tranquilo. “Hay otro objetivo, que es acercarse lo más posible al puesto 110º, lo que te asegura jugar unos cuantos torneos. Y de todas maneras, si tengo que ir a la Final de la Escuela, que ya la tengo casi asegurada, la verdad es que tengo buenos recuerdos de esa cita”, asegura. Y no le falla la memoria: en 2014  fue una de las grandes sorpresas, al conseguir la tarjeta del circuito europeo a través de esta vía con relativa comodidad”.

Quirós ha jugado hoy 18 hoyos junto a José María Olazábal, que le está ayudando sobre todo con el putter (le ha corregido ligeramente la posición). La disposición del de Guadiaro es realmente buena. Hoy también marchaba junto a él su padre, Martín, y a lo largo de la semana se irá juntando buena parte de la familia, incluido el hijo del jugador, nacido el pasado verano. Lo dicho: tragedias, ni una. Álvaro no descarta todavía dar la campanada en un campo donde ha ganado y que le va bien. Hoy iba hablando con Chema por el campo de lo divino y lo humano, con una idea recurrente que aparecía por aquí y por allí: hay que competir con lo que se tenga, pero competir con todas las de la ley.  Si de eso se trata, Olazábal es referente e inspiración…