Inicio Grandes Circuitos LPGA Tour La denuncia de Mel Reid que debería sacar los colores a más...

La denuncia de Mel Reid que debería sacar los colores a más de uno

Compartir
Mel Reid © Golffile | Phil Inglis
Mel Reid © Golffile | Phil Inglis

La sensación generalizada de que la desigualdad entre el golf masculino y el femenino se está reduciendo, con una brecha salarial cada vez menor o marcas cada vez más implicadas a la hora de valorar y patrocinar a sus estrellas, es completamente errónea según Mel Reid. Así lo denuncia la seis veces ganadora en el Ladies European Tour en una entrevista con The Independent.

“Si soy completamente honesta, creo que está empeorando”, confiesa Reid con frustración. Y para demostrarlo, pone varios ejemplos. El primero, con ella como protagonista, después de recibir los nuevos palos que utilizará esta temporada.

Después de llamar y preguntarle al fabricante por las dos maderas que se adaptan mejor a su juego, la respuesta le chocó por su rotundidad: “No apoyamos el golf femenino”. Otro fabricante al que Reid pidió un juego de hierros fue más claro todavía, indicándole que sólo apoyan a los hombres del European Tour y el Challenge Tour.

Cuatro nuevos torneos y más dinero en premios en el LPGA de 2019

En julio del pasado año, la coreana Inbee Park, una de las estrellas del golf femenino, le pidió a un fabricante que factura más de 400 millones de libras que le enviara una madera de sustitución. No era una llamada cualquiera. Era la llamada de la ganadora de siete grandes y medalla de oro olímpica, que pasó más de 100 semanas en el número 1 del ranking mundial. La respuesta fue que tendría que pagarla aunque fuera a precio de coste. “¡Y era la número 1!”, cuenta Reid. “La gente no tiene ni idea de todo lo que está sucediendo, es una broma absoluta”, añade.

“Imagina que esto sucede en el golf masculino, que le pasa al mejor jugador del mundo. Puedo entender que los premios nunca serán los mismos, entiendo el valor del producto, pero que dos de las compañías fabricantes de material no apoyen abiertamente el golf femenino… La gente no sabe los problemas que tienen las jugadoras del LPGA sólo para obtener su equipamiento”, cuenta.

En realidad, sólo hace falta echar un vistazo a cualquier evento del circuito femenino para darse cuenta de que algo no encaja. Gorras y ropa sin patrocinador, carteles de publicidad vacíos… En un campo de golf, es algo que resulta tremendamente revelador.

El LPGA otorgará el mayor premio en la historia del golf femenino

El pasado año, la ganadora del British Open, Georgia Hall, ganó menos dinero que, por ejemplo, Martin Piller, número 390 del mundo, que falló el corte en más de la mitad de los torneos del PGA Tour en los que participó. Así, la única igualdad entre hombres y mujeres en el golf reside en los gastos, como los que tendrán que afrontar las jugadoras del circuito femenino más importante del mundo en las próximas semanas en vuelos, hoteles y alimentación para poder disputar los torneos programados en Australia, Tailandia y Singapur antes de regresar a Estados Unidos.

En su exposición, el artículo del The Independent sobre la experiencia de Mel Reid se traslada a Jupiter, Florida, para comprobar las diferencias patentes incluso en un simple día de entrenamiento. En las cuatro horas de trabajo, Reid comparte instalaciones con unos 10 jugadores masculinos que llevan más de 10.000 libras en equipamiento gratuito. No les faltan ni detectores de humedad o estaciones meteorológicas. Y para colmo, la mayoría de sus palos provienen de una de las mismas marcas que rechazaron equipar a Reid.

“Creo que a las chicas les da miedo salir y nombrar a las marcas, porque lo que recibimos de por sí ya es muy poco. Tenemos mucho más que perder si somos sinceras y hablamos claro. Las marcas pueden sencillamente darse la vuelta y punto. No promueven para nada la práctica del golf femenino”, denuncia.

El pasado mes de diciembre, Reid rompió el silencio de otro de los tabúes que siempre han rodeado al mundo del golf y del deporte en general, cuando se convirtió en la primera jugadora de alto nivel en hacer pública su homosexualidad. Fue una decisión meditada durante meses. ¿Recibiría miradas extrañas en las cenas del circuito? ¿Se sentiría insegura en países donde la homosexualidad sigue siendo ilegal? Muchas chicas “prefieren mantenerlo en secreto porque tienen miedo de que las marcas no les patrocinen”.

“Todos los que están cerca de mí ya lo sabían. Así que era algo así como dejar claro que soy lo suficientemente valiente como para ser quien soy, ¡que hay gente que se suicida por cosas así!. Así que espero poder ayudarles a ver que no te convierte en mala persona”, explica. Al día siguiente de aquello, después de salir a jugar, varios de los miembros más antiguos de su club de golf se le acercaron para decirle que le habían contado su historia a sus nietas.

Reid, desde su nueva vida en Florida, trabaja para relanzar su carrera. Hace seis años, cuando viajaba para verla jugar en un torneo en Alemania, su madre sufrió un trágico accidente de coche en el que perdió la vida. Una experiencia dramática que afectó gravemente a la floreciente carrera de una de las jugadoras más prometedoras del Reino Unido.

“Sencillamente, no lo acepté. Me sentí como una víctima, como si todo el mundo me debiera algo. Nunca lo superas del todo. Todavía hay ocasiones en que cojo el teléfono para llamarla. Pero llegó un punto en que me di cuenta que estaba siendo demasiado dura conmigo misma. Llegué al límite, así que decidí que no quería seguir viviendo así”, confiesa.

“Di marcha atrás y, aunque suene a tópico, me di cuenta de que quiero ayudar a la gente a cambiar el mundo y que estoy en una plataforma en la que puedo contribuir para lograrlo. Así que, ¿por qué sacrificarlo?”, concluye. A partir de ahí, Mel vendió su casa en Derby, se mudó a Florida, cerca de donde viven Rory McIlroy y Rickie Fowler, y aunque a sus 31 años sabe que difícilmente podrá llegar a ser la gran campeona que un día soñó, se esfuerza por seguir disfrutando en el LPGA Tour y tratando de contribuir a evitar las injusticias y ayudar al golf femenino.

9 COMENTARIOS

  1. Me hacen mucha gracia los tópicos sobre la igualdad, la promoción del deporte femenino, etc… ¿Quién debe promover el deporte femenino? ¿Las marcas? Las marcas son empresas que lo que tienen que ser es rentables, hay que preguntarles a ellas si promocionando el deporte femenino lo son. A lo mejor son otros estamentos como el LPGA, USGA y R&A, Federaciones, Gobiernos los que lo tienen que hacer.
    Si el golf femenino, como el tenis, atrae a menos gente que el masculino no se puede obligar a empresas a pagar lo mismo o dar el mismo material.
    A mí me encantaría que la Federación Española se ocupara de los mid amateur españoles con un circuito digno y pasa olímpicamente, presupuestaria y deportivamente. Se ocupa de los niños hasta los 21, profesionales y senior. ¿Desigualdad? ¿Trato discriminatorio?

    • No estoy de acuerdo contigo en la parte final de tu mensaje, pero si en la inicial. Tal y como indicas, las marcas son empresas privadas que funcionan por sus resultados. Su estudios de mercado seguiramente indican que no es rentable patrocinar el golf femenino y por lo tanto destinan sus recursos a aquellos que sin son rentables.
      Y sobre todo estoy absolutamente de acuerdo en que son otros los que tienen que velar por reducir la, no la llamaría desigualdad, pero si diferencias entre hombres y mujeres. El golf femenino no tiene repercusión, pero ¿que hacen los gobiernos y las federeciones por ello?.
      No tengo ninguna duda de que las marcas si se involucrarán cuando el golf femenino tenga reprecusión, entonces será rentable y apostarán por él, como comienzan a hacer por el futbol femenino.
      Además de ello, me cuesta creer que en un deporte como el golf no haya una asociación de jugadores/as que pueda ayudar a los que tienen menos ingresos al menos con los viajes. En fin que está bien reclamar ayuda a las administraciones, pero también desde dentro los jugadores podrían ayudar.

  2. David, no mezcles. Es una cuestión de visibilidad. Si la prensa se hiciera más eco de las chicas, las marcas se verían reflejadas en los medios. A todos los verdaderos golfistas nos gusta todo el golf, sea masculino, femenino o neutro. Lo que pasa es que los medios de comunicación, en su torpeza, seleccionan por nosotros.

    • César, no mezclo. Una cosa es la promoción del deporte (del género que sea) y otra son las empresas y creo que estas últimas deben velar por su rentabilidad, que es su compromiso con los accionistas, no son Hermanitas de la Caridad. Que la prensa debe dar más visibilidad al deporte femenino, tal vez. ¿Qué es antes, el huevo o la gallina? A su vez la prensa también debe ser rentable.
      También te digo que soy un entusiasta del golf y veo el femenino también y debo decir que me atrae bastante menos que el masculino. Calle, green, putt es poco atractivo. Por eso soy seguidor de Mickelson, Tiger o de Bubba Watson (o de Seve en el pasado). Ver creatividad y golpes difíciles atrae (a mí y, como demuestran las audiencias, a muchos).

      • Pues yo siempre he pensado que el golf femenino tiene más atractivo potencial para los amateurs que el golf masculino si lo que estás viendo es un torneo en un campo en el que conoces, porque los golpes que hacen son más parecidos a los que podríamos hacer los amateurs. Los profesionales hombres no juegan al mismo deporte que los amateurs: lo de hacer más de 300 yardas con un drive y 150 yardas con un wedge no sé qué amateur lo puede hacer…

  3. Que pena, luego nos quejaremos de que las licencias, la participación femenina en torneos, etc. es Baja.
    Sin referentes para TODAS las mujeres, empezando por las niñas, es MUY difícil conseguir IGUALDAD de ningún tipo y que este deporte, lo mismo que MUCHOS otros, mejoren definitivamente, por lo menos, en cuanto a difusión, promoción FEMENINA y por tanto GENERAL.

    Las mismas marcas están echando a su vez puedras sobre su tejado.

  4. La prensa no pone noticias del golf masculino, salvo cuando les interesa para conseguir clicks o más publicidad, ¿que va a poner del golf femenino?
    Ninguna empresa del sector te regala nada ni te apoya más o menos. Te da material si cree que saca rédito de que tú lo uses o no te lo dá. Así de sencillo.
    Si el golf femenino no genera ni público suficiente, ni visitas a sus paginas web, ni ventas ¿cómo esperan que les apoyen?
    De hecho la noticia obvia que el European Tour no pasa por su mejor momento por la marcha de patrocinadores de muchos de sus torneos por la sencilla razón de que todas las grandes estrellas juegan en el PGA Tour, y eso hace que ya no sea tan interesante patrocinar torneos del Tour.
    El sistema, nos guste o no, funciona igual para todo el mundo sin importarle sexos, credo o nacionalidad.

      • Las marcas viven del golf amateur no del profesional vendiendo material y equipamiento. Si tuvieran que vivir del golf profesional hace tiempo que habrían entrado en bancarrota.
        Menospreciar el golf femenino (género que supone la mitad de la poblacion) es tirar piedras a su propio tejado.

Comments are closed.