Inicio Grandes Circuitos PGA Tour A Mickelson le toca esperar otra vez 21 años después…

A Mickelson le toca esperar otra vez 21 años después…

Compartir
Phil Mickelson, este domingo durante la última ronda del AT&T Pro Am. © Phil Inglis | Golffile
Phil Mickelson, este domingo durante la última ronda del AT&T Pro Am. © Phil Inglis | Golffile

La cuarta ronda del AT&T Pebble Beach Pro Am no se pudo completar el domingo por falta de luz. Eso sí, fue in extremis. Phil Mickelson (-18) y Paul Casey (-15), o lo que es lo mismo, el partido estelar, fueron los únicos que se quedaron sin acabar la ronda.

Concretamente, les faltan el 17, el 18 y un ligero trámite en el 16. Exactamente, un putt de un metro para par de Casey. El final, eso sí, no estuvo exento de polémica, picardía o estrategia, que cada uno lo llame como quiera. Mickelson, que tiene tres golpes de ventaja, quería terminar el torneo como fuese. “Yo veo bien”, le insistió al inglés. Sin embargo, Casey decidió parar. “Es lógico que él quiera seguir porque estaba en un gran momento y es lógico que el jugador que no lo estaba pasando bien prefiera parar”, señaló. Mickelson no puso ningún reparo a la decisión de su rival. “Lo entiendo, aunque yo hubiera seguido. Seguro que es mejor así para los dos. Mañana podremos jugar el campo en unas condiciones perfectas”, explicó. El juego se reanudará este lunes a las 8.00 hora local, 17.00 horas en la España peninsular.

Una granizada de época obliga a acabar el lunes el AT&T

La realidad es que los greenes se había puesto ya muy mal después de tantos jugadores pisando, profesionales y amateur, y con la cantidad de agua y granizo que ha caído sobre Pebble Beach en las últimas horas. Es la razón por la que Casey, por ejemplo, prefirió dejar su putt de un metro para par en el 16 para el día siguiente.

Sea como fuere, la realidad es que Mickelson tiene en su mano su quinta victoria en este torneo. Casey es consciente. “Necesitaré algo muy especial el lunes, probablemente un final birdie-eagle en el 17 y 18”. Desde luego, en condiciones perfectas tendrá más opciones de hacerlo que como estaba ayer el campo.

VÍDEO | Los mejores golpes de la última jornada (incompleta) de Pebble Beach

Mickelson, por tanto, tendrá que esperar para igualar el récord de Mark O’Meara de cinco triunfos en esta esquina icónica de Estados Unidos. Curiosamente, Phil también tuvo que esperar para certificar su primera victoria en Pebble Beach allá por 1998. Entonces no fueron unas horas, sino 197 días. Es el tiempo que pasó desde que el torneo se suspendió con dos rondas en juego y el 17 de agosto, la fecha que estableció el PGA Tour para jugar la tercera ronda y definir al campeón. Se jugó justo después del PGA Championship. Es la última vez que ha pasado tanto tiempo para finalizar un torneo en el circuito americano. Después, Mickelson ganaría también en 2005, 2007 y 2012.

El lunes en Pebble Beach será por tanto un breve mano a mano entre Mickelson y Casey. Parece difícil que el triunfo se le pueda escapar al de San Diego. Desde luego, tendría que poner de su parte, pero nunca se sabe.

El domingo nos dejó también un mal final de Rafa Cabrera Bello (-7). Muy cruel habría que decir. El canario, con tres birdies consecutivos en los hoyos 4, 5 y 6 se colocó con -12 y se metió de lleno en la pelea por el triunfo. Sin embargo, tres dolorosos triples bogeys, cada uno por una causa distinta, en el 7 (desde el búnker de la izquierda), en el 14, tras fallar el segundo golpe y acabar en una zona de penalidad y en el 18, tras una liada en el rough, le hicieron perder mucho más terreno de lo que su sólida semana habría merecido. Ha acabado en el puesto 22º.

Consulta aquí los resultados en vivo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here