Inicio Grandes Circuitos PGA Tour La mejor señal de Tiger Woods

La mejor señal de Tiger Woods

Compartir
Tiger Woods.
Tiger Woods.

Tiger Woods está hoy más cerca de ganar un torneo. Y no, no lo decimos únicamente por lo que demostró en sus dos últimas apariciones en el Hero World Challenge o en el Farmers Insurance Open. La clave está en su discurso. Tiger la ha bajado al suelo, ha puesto los pies en la tierra y ha decidido despojarse de presiones y expectativas que a día de hoy no puede manejar.

Claro que quiere volver a ganar, claro que quiere pelear por victorias en los Majors, por supuesto que desea subir en los ránking y volver a acercarse, por qué no, al Número 1 del mundo, pero ya no es una obligación, una imposición interna y externa, una losa de varias toneladas. Ahora mismo es una aspiración, un precioso objetivo, un desafío incluso, pero no una necesidad vital. “Claro que me gustaría ganar esta semana, pero mis prioridades han cambiado de manera absoluta a lo largo de mi vida”, asegura.

“No me preocupan la expectativas, sé que aún tengo mucho margen de mejora y tiempo por delante”

El matiz del condicional es básico para entender a este nuevo Tiger. Ya no asegura, como antaño, “sólo me vale ganar esta semana”, ahora es una intención, no una imposición. Es un Woods más cauto, con pies de plomo, en definitiva más consciente de cuál es su situación actual respecto al golf mundial. Y remata: “No me preocupan la expectativas, sé que aún tengo mucho margen de mejora y tiempo por delante, no hay prisa”.

“Sería una gran señal si juego el Honda Classic la próxima semana porque significa que estoy físicamente más fuerte, pero también sería una gran señal que no jugara, porque obviamente sería lo más inteligente”

Cada frase de Tiger hoy en la previa del Genesis Open es un canto a la moderación, a la tranquilidad, a la paciencia. “Necesito probarme en torneos, en vueltas de competición, pero debo ser inteligente y sé que no quiero jugar mucho. Por ejemplo, sería una gran señal si juego el Honda Classic la próxima semana porque significa que estoy físicamente más fuerte, pero también sería una gran señal que no lo hiciera, porque obviamente es lo más inteligente”, afirma.

Tiger Woods y su relación de amor-odio con Riviera

Lo cierto es que Woods emite muchas señales positivas. “Lo único que me ha dolido tras el torneo de Torrey Pines han sido los pies. No estaba acostumbrado a andar tanto. En las últimas semanas he estado afinando mi swing y manteniendo las buenas sensaciones con el putt”, afirma. Se ve que llega preparado a Riviera.

Su rutina diaria cuando era Número 1: la confesión a Justin Thomas

Tiger sabe que no es el mismo de antes y para muestra su confesión a Justin Thomas durante el vuelo que les condujo de Florida a Riviera. “Me preguntó cuál era mi rutina de trabajo diaria y se la conté: primero corría cuatro millas, después iba al gimnasio y levantaba pesas, más tarde pegaba bolas durante dos o tres horas, jugaba 18 hoyos, volvía y practicaba juego corto, más tarde corría otras cuatro millas y si a alguien le apetecía jugar al tenis o al baloncesto, jugaba al tenis o al baloncesto. Así era mi día a día. Ahora no hago nada de eso…”, asegura entre risas.

VÍDEO: Tiger tiene claro qué actores elegiría para llevar su vida al cine

Los pasos hacia adelante siguen siendo cortos, pero firmes y seguros. No quiere volver a trastabillarse y, desde luego, está en el buen camino. No sabemos si será esta semana, pero sin ese peso sobre sus espaldas, es inevitable pensar que vamos a ver a Tiger brillando con mucha fuerza más pronto que tarde.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here