Inicio Grandes Circuitos Sergio cumple 500 torneos y el análisis deja un dato bestial

Sergio cumple 500 torneos y el análisis deja un dato bestial

Compartir
Sergio García. © Golffile | Eoin Clarke

El 28 de abril de 1996, hace por tanto algo más de 22 años y medio, Sergio García competía por vez primera en un torneo computable para el ranking mundial, el auténtico vademécum del golf, que no engaña, inexorable y transparente. Fue el Turespaña Masters, disputado en El Saler, en el que el joven García (tenía entonces 16 añitos) no pasó el corte en el exigente y fantástico recorrido valenciano.

Sergio García cumple 500 torneos computables para el ranking mundial con su participación en el Nedbank Golf Challenge

Desde aquel momento se puso en marcha el contador y esta semana es de obligado menester hacer parada y fonda, echar la vista atrás, poner un punto y aparte y hacer cuentas, porque el de Borriol cumple 500 torneos computables para el ranking mundial con su participación en el Nedbank Golf Challenge. En esta cifra, como es evidente, se recoge toda su carrera hasta hoy en el mundo profesional, aunque él llegara a disputar como amateur hasta 18 torneos profesionales computables para el ranking mundial, por supuesto precisa y puntualmente incluidos en esta magna cifra redonda.

Como aficionado pasó varios cortes en estos 18 torneos (hasta nueve), pero quiso el destino que la primera vez que sumara puntos contantes y sonantes fuera en un Grande, el British Open de 1998 disputado en Royal Birkdale, donde sumó cuatro puntitos, los primeros, gracias a un 29º puesto.

En los 499 torneos disputados hasta la fecha Sergio atesora 29 triunfos, otros 29 segundos puestos y un total de 179 top ten

En estos 499 torneos disputados hasta la fecha el español atesora 29 triunfos, otros 29 segundos puestos y un total de 179 top ten. Las victorias llegaron en catorce países distintos: Estados Unidos (10), España (7), Irlanda, Alemania, Francia, Corea, Suiza, China, Malasia, Tailandia, Qatar, Vietnam, Dubai (EAU) y Singapur.

Visto desde otro ángulo: en cerca de doce de cada cien torneos disputados (11,62 por ciento) ha terminado primero o segundo, un dato que debe valorarse en su justa medida; y en un 35,87 por ciento ha firmado un puesto dentro de los diez primeros, lo que supone otra cifra muy considerable, tratándose de golf.

En 499 torneos Sergio sólo ha fallado 63 cortes, lo que arroja un porcentaje del 12,62

Tiger Woods. © Golffile | David Lloyd
Tiger Woods. © Golffile | David Lloyd

Pero hay otro dato de estos 22 años largos de actividad que merece la pena ser revisado, aunque no suela mirarse o valorarse tanto. Se trata del número de cortes fallados. En 499 torneos Sergio sólo ha fallado 63 cortes, lo que arroja un porcentaje del 12,62. Puede que a simple vista no parezca una cifra tan destacable, pero en cuanto se establecen las pertinentes e inevitables comparaciones enseguida se abre paso la evidencia de una realidad fabulosa. En este apartado nadie aguanta ni por asomo el contraste con Tiger Woods (ni en este apartado ni en casi ningún otro, por otro lado): el californiano ha fallado 28 cortes en los 394 torneos que a día de hoy le computa el ranking mundial, lo que nos lleva a un 7,10 por ciento, guarismo de otra galaxia. A partir de aquí, el dato de Sergio resiste y resulta vencedor en todos y cada uno de los envites que le pongamos por delante.

Podemos establecer una primera comparación con el actual número 1 del mundo, Justin Rose, que además tiene la misma edad que Sergio y ha jugado un número parecido de torneos. El inglés suma 535 torneos y ha fallado casi el doble de cortes que Sergio (124), para un porcentaje del 23,17.

Justin Rose. © Golffile | Ken Murray
Justin Rose. © Golffile | Ken Murray

Por aquello de pasar el rato (y también, seamos honestos, por aquello de barrer para casa y destacar esta parte de las estadísticas, tan favorables al jugador español) podemos establecer comparaciones con algunos jugadores de moda. Francesco Molinari, jugador estable y fiable donde los haya, ha fallado 76 cortes en 381 torneos (19,94 por ciento); pero es que Tommy Fleetwood ya ha fallado a día de hoy 60 cortes, casi el mismo número que Sergio, en sólo 238 torneos…

Podemos fijarnos también en la nueva hornada de jugadores top, aquellos que hoy copan el top-10 o top-20 del mundo. A ellos se ha referido de modo más o menos velado en más de una ocasión el propio Tiger, resaltando que en esta era los grandes jugadores muestran más altibajos, son menos consistentes o, quizá, más auto complacientes… Veamos algunos ejemplos:

– Jordan Spieth no arroja malos números, pero su porcentaje de cortes fallados, con menos de un tercio de torneos disputados que Sergio, ya es superior: ha fallado 24 cortes en 164 torneos (14,63 por ciento).

Jordan Spieth. © Golffile | David Lloyd
Jordan Spieth. © Golffile | David Lloyd

– Brooks Koepka, gran campeón en la cresta de la ola, ha fallado 27 cortes en 156 torneos (17,30 por ciento).

– Justin Thomas ha fallado 29 cortes en 142 torneos (20,42 por ciento).

– Patrick Reed se va a una cifra del 21 por ciento (42 cortes fallados en 200 torneos).

– Los porcentajes de Bryson DeChambeau o Xander Schauffele son, incluso, excesivos: el primero ha fallado 29 cortes en 84 torneos (34,52 por ciento) y el segundo ha fallado 26 cortes en 86 torneos (30,23 por ciento).

Jon Rahm. © Golffile | Ken Murray
Jon Rahm. © Golffile | Ken Murray

– Incluso Jon Rahm, con muchos menos torneos disputados y con unos números realmente notables, se sitúa ya en un porcentaje ligeramente superior de cortes fallados, aunque prácticamente idéntico: ha fallado 8 cortes en 63 torneos (12,69 por ciento, ante el 12,62 del de Borriol).

– Hideki Matsuyama muestra números competitivos, desde luego, pues ha fallado 25 cortes en 175 torneos, pero su porcentaje se va alto: 14,28 por ciento.

Si nos vamos a otro perfil de jugadores con mayor recorrido (McIlroy, Day, Dustin Johnson…), plagado de números 1 mundiales, tampoco hay nadie que supere este dato del español:

– Dustin Johnson, por ejemplo, ha fallado 39 cortes en 262 torneos (14,88 por ciento).

– Rory McIlroy se va al 17,37 por ciento, con 49 cortes fallados en 282 torneos.

Rory McIlroy. © Golffile | Fran Caffrey
Rory McIlroy. © Golffile | Fran Caffrey

– Jason Day dejó de pasar el corte en 48 ocasiones en 268 torneos disputados (17,91 por ciento).

– Rickie Fowler ha fallado 46 cortes en 242 torneos (19 por ciento).

Y también podemos revisar los números de otros grandísimos jugadores que, o bien son de la misma generación que Sergio, o bien suman un número de torneos muy similar (Stenson, Scott o el ya citado Rose):

– Adam Scott ha fallado 75 cortes en 448 torneos (16,74 por ciento).

– Henrik Stenson se va a 107 cortes fallados en 466 torneos (22,96 por ciento).

Miguel Ángel Jiménez. © Golffile | Thos Caffrey
Miguel Ángel Jiménez. © Golffile | Thos Caffrey

En realidad, se mire por donde se mire, con los registros que hemos podido consultar y confrontar, no hay ningún jugador, salvo el inalcanzable Tiger Woods, que arroje un dato mejor en esta parcela. Obviamente, cuantos más torneos se juegan y, sobre todo, más años se van cumpliendo, más complicado resulta mantenerse en unos porcentajes destacables. Miguel Ángel Jiménez, por ejemplo, falló 184 cortes en 755 torneos (24,37 por ciento) y José María Olazábal 166 en 604 (27,48 por ciento); Ernie Els ha fallado 130 cortes en 780 torneos (16,66 por ciento) y Furyk, otro prodigio de la consistencia, 105 en 612 (17,15 por ciento)…

En este grupo, el de los más veteranos, es necesario abrir un capítulo para un jugador a quien podría considerarse el auténtico número 2 mundial en los últimos treinta años de historia del golf, sólo por detrás de Tiger, que no es otro que Phil Mickelson. Con 48 años cumplidos el de San Diego ha fallado 103 cortes en 647 torneos computados por el ranking mundial, lo que nos lleva a una cifra del 15,91 por ciento. Lee Westwood, por su parte, suma 109 cortes fallados en 670 apariciones (16,26 por ciento). A Vijay Singh le computa el ranking mundial 145 cortes fallados en 871 torneos (16,64 por ciento), de Jack Nicklaus contamos con su registro sólo en el PGA Tour, donde falló 82 cortes en 595 torneos (13,78 por ciento); y Seve falló 160 cortes en 486 apariciones en el circuito europeo… Langer y Faldo tampoco superan los registros de Sergio, aunque no contamos con todos sus números al detalle. Pero el alemán falló 102 cortes en los 589 torneos que le computa el ranking mundial; y el inglés falló 100 cortes en los 446 que disputó en el circuito europeo…

Phil Mickelson. © Golffile | Brian Spurlock
Phil Mickelson. © Golffile | Brian Spurlock

Hay que reconocer que estas últimas cifras, sus porcentajes, los de Singh y especialmente los de Nicklaus, quizá sean imposibles de superar por otros jugadores que alcancen su longevidad competitiva (Tiger podría ser el único que las supere, y de largo), pero el caso es que los números de Sergio, hoy, superan a todos salvo a Woods.

Por último, hay que hacer notar la paradoja de que este análisis, ligado a tal efeméride, la de los 500 torneos que cumple esta semana en Sudáfrica, sea realizado justo el año en el que Sergio ha fallado en sólo cinco meses (de abril a agosto) el mismo número de cortes (7) que había fallado durante los cinco años anteriores (desde 2013).

AVISO: es necesario hacer un matiz postrero. Todos los grandes jugadores de la era moderna del golf, si podemos llamarla así, suman un estimable número de torneos disputados que no tienen corte (los campeonatos del mundo, sin ir más lejos), circunstancia que no ha sido contemplada en las operaciones porcentuales. Esta semana, sin ir mas lejos, Sergio sumará un corte más pasado con toda seguridad, pues no lo hay en el Nedbank…

ANEXO: Nos hemos centrado en el dato de cortes fallados, una parcela en la que Sergio ha destacado por encima de cualquier otra en estos 499 torneos que ha disputado hasta la fecha, pero es incuestionable que al final es el número de triunfos el que marca la línea más gruesa en la trayectoria de un jugador. En este sentido, suele achacársele al español cierto déficit a la hora de rematar triunfos (el propio Sergio, de puertas hacia adentro, considera bajo el guarismo de 29 victorias, o mejor dicho, estima que realmente podía llevar ya muchas más), pero tampoco debemos llevarnos a engaño: no son tantos los jugadores que superan su porcentaje en esta parcela.

Veamos. Sergio ha ganado 29 torneos en 499 intentos, lo que arroja una cifra del 5,81 por ciento de victorias. En este apartado, los números de Tiger se escapan a cualquier ‘control’ terrenal: ha ganado 91 torneos de un total de 394, lo que nos lleva a un 23,09 por ciento absolutamente brutal, valorando además la talla de muchas de esas victorias (Grandes, campeonatos del mundo…), circunstancia que ni siquiera vamos a considerar en este anexo.

Ernie Els. © Golffile | David Lloyd
Ernie Els. © Golffile | David Lloyd

A partir de aquí, desde luego, encontramos a un buen puñado de jugadores con mejor porcentaje de triunfos, pero quizá no tantos como hace parecer el alto listón que siempre hemos puesto a Sergio en este sentido. El caso más brillante puede ser el de Ernie Els, con un 7,30 por ciento de victorias (57 en 780 torneos), o el de Mickelson, con un 7,10 por ciento de victorias (46 en 647 torneos); o el de McIlroy, con un 7,80 por ciento (22 en 282 torneos) y el de Dustin Johnson, con un 7,2 por ciento (19 victorias en 262 torneos). Adam Scott, jugador de carrera paralela, supera al español por un pico: 27 victorias en 448 torneos, con un porcentaje del 6,02, aunque Rose queda por debajo, con un 3,91 por ciento (21 victorias en 536 torneos), y Jason Day también, con un porcentaje del  5,22 en 268 torneos.

Adam Scott. © Golffile | Brian Spurlock
Adam Scott. © Golffile | Brian Spurlock

La cifra de Jordan Spieth es aún más potente pues arroja un 8,53 por ciento de triunfos en 164 torneos. Y Koepka también supera con claridad a Sergio (7,6 por ciento, 12 victorias en 156 torneos). O Jon Rahm: 5 triunfos en 63 torneos para un porcentaje del 7,9. La pregunta, perfectamente legítima, es si todos ellos mantendrán estos niveles a lo largo y ancho de dos décadas, como han hecho Scott o Sergio.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here