Inicio PGA Championship PGA Championship 2017 Algo pasa con Brooks

Algo pasa con Brooks

Compartir
Brooks Koepka. © Golffile | Eoin Clarke
Brooks Koepka. © Golffile | Eoin Clarke

– Los números de Brooks Koepka en los Grandes son verdaderamente alucinantes. Este año acabó 11º en el Masters, ganó el US Open, fue 6º en el British y de momento ha arrancado en tercera posición en el PGA, a un golpe de los líderes. Pero es que en 2016 fue 21º en el Masters, 13º en el US Open, se perdió el British por lesión y acto seguido finalizaba 4º en el PGA. Aún podemos irnos más allá para entender que este hombre ha dado con la tecla desde el inicio de su carrera a la hora de preparar las citas más importantes del año: en 2015 fue 18º en el US open, 10º en el British y 5º en el PGA; y en 2014 terminaba 4º en el US Open y 15º en el PGA…

Algo pasa con Brooks, en efecto, cuando llegan estos torneos. Él entiende que buena parte de su éxito tiene que ver con la preparación mental y emocional. “Algunas veces es más simple de lo que la gente piensa. Creo que hay quien se pone mucha presión en los Majors, pero lo que hay en estos torneos es el mismo juego que he estado jugando en los últimos 23 ó 24 años… Es lo mismo que siempre: tienes que llevar la bola al hoyo. Me parece que hay gente que se frustra un poco en los majors. Es algo que he visto mucho. Sólo tienes que ser paciente y darte cuenta de que un bogey quizá no es un mal resultado. Tienes que darte cuenta de que un mal hoyo no va a matarte. Uno de mis objetivos en un major es no hacer dobles bogeys, aunque sé que ocurrirá. Pero bueno, si haces un bogey, sabes que necesitas un hoyo para recuperarlo; si haces un doble bogey, necesitarás dos…”.

Esto era lo que señalaba ayer después de firmar un 68. Y no cabe duda de que tiene toda la razón. Por ahí van los tiros del Santo Grial en los majors… El problema es saberlo y luego, demás, conseguir ponerlo en práctica. Y hay otro problema adicional: como punto de partida tampoco está nada mal tener el poderío y la calidad de bola de este jugador. Sea como sea, cada vez se hace más complicado no incluir a Brooks Koepka entre los candidatos a la conquista del número uno mundial.

– La sentencia más repetida por los jugadores después de la primera jornada en Quail Hollow y dicha además exactamente con las mismas palabras: “son los greenes más rápidos que he visto en mi vida”. Greenes al más puro estilo US Open, precisamente en el año en el que el Abierto estadounidense abrió más la mano. Sin embargo, Rory McIlroy sigue pensando que, siendo greenes de US Open, el campo no está tan fiero como ha estado en la mayoría de ediciones del US Open. Hombre, al fin y al cabo seguíamos teniendo en Charlotte 24 jugadores por debajo del par al final del día…

Puede que se refiera Rory al hecho de que las calles, muchas veces, se preparan aún más estrechas en el US Open. Porque si hablamos de los greenes, de la longitud del campo y hasta de la ‘perversidad’ del rough, el asunto anda ahí, ahí…

– Con este tipo de greenes en escena (veremos qué pasa si cae agua y si, en definitiva, siguen estando tan rápidos), incluso el espectador, desde el sofá de su casa, roza los márgenes de la taquicardia cuando ve a un jugador enfrentándose a un putt cortito. Y en este tipo de situaciones uno siempre querría tener la determinación, el arrojo y hasta la figura de Rickie Fowler con el putter en las manos. Seguro que la procesión también va por dentro para el californiano, pero no lo parece.

– Abundando en este asunto, recuperamos una frase de Jordan Spieth ayer al acabar la ronda. “He tirado los putts muy defensivos”, se lamentaba. Si los greenes de Quail Hollow amedrentan incluso al mejor del mundo en esta lides, pueden hacerse una idea de cómo está el asunto.

– ¿Será capaz Jordan Smith de cerrar una gran semana de major, la primera de su vida? El inglés quema etapas a velocidad de vértigo, tal y como hemos ido consignando a lo largo del año y, tal y como hemos señalado también en esta página, hay quien considera que estará luchando por meterse en el equipo europeo de la Ryder 2018…

Lo que ocurra con él en Quail Hollow puede significar un aviso para navegantes, ahora que el año de clasificación Ryder anda ya a la vuelta de la esquina, pero de momento ha comenzado jugando por debajo del par en su primer Grande y anda bien situado. Y lo hacía después de cargarse en el zurrón un doble bogey y un bogey en los tres primeros hoyos que jugaba en una cita de este tipo, y en el turno de tarde, el más complicado, con lo difícil que es siempre además remontar en un campo que no deja de enseñar uñas y dientes.

– Y acabamos con la maldición del 100. Ernie Els hizo 80 y Phil Mickelson embocó un putt de par de dos metros muy delicado en el 18 para quedarse en 79. Ambos cumplen 100 grandes esta semana. De momento, no es el aniversario soñado, ni mucho menos. Pero que nadie dude que ambos reaccionarán hoy. Ya verán. El corte está muy complicado, pero seguro que de una manera u otra dejan su huella.

Consulta aquí los resultados en vivo

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here