Inicio PGA Championship PGA Championship 2018 El golfista australiano Jarrod Lyle muere a los 36 años

El golfista australiano Jarrod Lyle muere a los 36 años

Compartir
Jarrod Lyle © Golffile | Anthony Powter
Jarrod Lyle © Golffile | Anthony Powter

En el tee del 1 del Royal Melbourne Golf Club, a mediados de noviembre del año 2013, Jarrod Lyle no pudo contener las lágrimas. Habían pasado 20 meses desde su último torneo de golf y allí estaba, junto a su familia y amigos, listo para disputar el Talisker Masters, del PGA Tour de Australia.

Todos entendieron el significado del momento, pero tal vez nadie expresa mejor sus emociones que los niños. Así, cuando su hija Lusi, de menos de dos años, se acercó desde los brazos de su madre para darle un abrazo, a Lyle se le llenaron los ojos de lágrimas…

“Ese fue mi final, después de eso, fui un completo desastre”, confesó el golfista australiano después a los medios de comunicación. “Pegué esa primera bola de salida con lágrimas en los ojos”, añadió. Fue sin duda un momento difícil para Lyle, acostumbrado a tener que lidiar con situaciones muy delicadas desde que fue diagnosticado de leucemia mieloide, un tipo de cáncer que afecta a los leucocitos, siendo apenas un niño.

Una cita inoportuna para Jarrod Lyle

Jarrod logró recuperarse, se convirtió en golfista profesional, triunfó en su país e incluso dio el salto al PGA Tour. Pero sufrió una recaída de su enfermedad y tuvo que regresar a su país. Consiguió volver a jugar, pero el pasado año, la leucemia se cruzó de nuevo en su camino. Ayer, a las 20.20 hora local de Melbourne, su cuerpo dijo basta tras media vida luchando contra la enfermedad y murió rodeado de sus seres queridos.

Lyle tenía 36 años y aunque los médicos dijeron que ya estaba limpio de células cancerosas, su cuerpo había sido devastado por años y años de medicación. La semana pasada, como desveló su esposa, había decidido renunciar a los tratamientos y abandonar el hospital consciente de su inevitable destino.

“Me rompe el corazón decirles a todos que Jarrod ya no está con nosotros”, escribió su esposa Briony en un comunicado emitido por la familia. “Falleció en paz a las 20.20 horas después de pasar su última semana en Torquay, con su familia y amigos”, añadió.

“Sus hijas Lusi, Jemma y yo estamos llenas de dolor y ahora debemos enfrentar nuestras vidas sin el mejor marido y padre que hubiéramos deseado. Al mismo tiempo, hemos sido bendecidas y abrumadas por los mensajes y acciones de apoyo de todo el mundo y nos reconforta saber que Jarrod haya podido dejar huella en tantas personas a lo largo de su vida, gracias a todos”, señala el comunicado.

“Jarrod fue capaz de asimilar muchos de los actos y palabras increíblemente amables y generosas de los últimos días y se sintió abrumado por tanta emoción. Me pidió que llegado este momento, les transmitiera este mensaje: ‘Gracias por su apoyo, significó el mundo. Mi tiempo fue corto, pero si ayudé a la gente a pensar y actuar en nombre de esas familias que sufren el cáncer, con suerte no se desperdidió'”.

Lyle será despedido por su familia en la intimidad y en los próximos días habrá un acto público en The Sands, en Torquay, para que sus seguidores y vecinos puedan darle su último adiós. Sus compañeros del circuito portaron lazos amarillos en su honor la pasada semana, en el WGC Bridgestone Invitational, y desde primera hora están trasladando sus condolencias a la familia. Descanse en paz.