Inicio PGA Championship PGA Championship 2019 El que faltaba: apareció el viento (Sergio y las últimas advertencias)

El que faltaba: apareció el viento (Sergio y las últimas advertencias)

Compartir

Bethpage Black estaba hoy, miércoles, justo en la previa del inicio de la 101ª edición del PGA Championship, algo más complicado. Una brisa que por momentos era algo más que una brisa ha sido un factor suficiente como para llevarlo un grado más allá de dificultad. Ejemplo práctico: Sergio García pegaba hoy un drive muy bueno y a la calle en el hoyo 10, con el viento en contra, y acto seguido se veía obligado a pegar una madera 3 para tratar de alcanzar el green. A su vera, el mexicano Abraham Ancer, también con el drive en calle, directamente decidía jugar el hoyo como si fuera un par 5, tirando de tres a green, puesto que tenía más de 250 metros a la bandera…

Blog de David Durán | Si se puede elegir, que sea aquí, en Nueva York

Sergio no recuerda haber vivido muchas veces a lo largo de su carrera esta situación: jugadores haciendo ‘lay up’ en un par 4 con un viento en contra de unos 15 ó 20 kilómetros por hora, que por tanto no era huracanado. Por cierto, las previsiones anuncian también su presencia, con velocidades similares de entre 15 y 25 kilómetros por hora, para jueves y viernes, y mucho más suaves el sábado y el domingo.

Blog de Jon Rahm | Viviendo el PGA desde una autocaravana

Al margen de estos ‘puntos de conflicto’ concretos, la primera regla del manual de García para esta semana pasa por manejarse bien con el driver desde el tee. Como uno se ponga a fallar calles ni por asomo tendrá la oportunidad de pasar el corte, ya no de hacer algo importante. El rough ni siquiera es amable cuando a uno le parece que la bola se ha quedado bien colocada, reconoce el español.

Blog de Pablo Larrazábal | Mis candidatos a ganar el PGA y un repaso a los españoles

El siguiente punto en la estrategia y a tener en cuenta, dice Sergio, es tratar de huir como de la peste de los aprochitos y putts cuesta abajo. Los greenes, en efecto, ya estaban hoy muy rápidos (mucho ojo: en torno a 13 en el stimpmeter), así que todo lo que sea manejarse cuesta abajo es sinónimo de vértigo y agobios.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here