Inicio PGA Championship PGA Championship 2019 Brooks Koepka los hace a todos diminutos

Brooks Koepka los hace a todos diminutos

Compartir
Brooks Koepka. © Golffile | Ken Murray
Brooks Koepka. © Golffile | Ken Murray

Brooks Koepka (-12) está jugando el PGA Championship de 2019 en otro campo. En otro tiempo o dimensión espacial. De otra manera, desde luego. Al 63 del jueves ha seguido un 65 el viernes (es el mejor acumulado en 36 hoyos en la historia del PGA) y aventaja en siete golpes a sus inmediatos perseguidores, un renacido Jordan Spieth (-5) y Adam Scott (-5).

Mientras los demás están yendo, él está de vuelta. Y casi sobra apuntar que todo está en sus manos, porque probablemente dos vueltas de par le bastarían y sobrarían para ganar el que sería su cuarto ‘major’ en menos de dos años y el tercero en apenas diez meses (sin olvidar el segundo puesto que firmaba entre medias en Augusta hace un par de meses).

Rafa salva al golf español de una debacle no vista en el Siglo XXI

Sus números son descomunales, pues no hay nadie que haya sacado más golpes a la media de tee a green (12,8). De hecho, el putt más largo que ha enchufado hoy era de tres metros (Scott, por ejemplo, se ha hartado de embocar aquí y allá puros y purazos). En fin: en dos jornadas le ha hecho al menos un birdie a 12 de los 18 hoyos de Bethpage Black, para que luego se diga que en este campo no hay hoyos de recuperación…

Sergio García: “No sé qué me está ocurriendo en los Grandes…”

Pero más todavía que sus números destaca el porte regio que pasea por el recorrido neoyorquino. En realidad, no es sólo cosa de esta semana, sino de la talla del torneo. Los Grandes lo enfocan y revitalizan, lo suben a una nube, y aunque se hace difícil cogerle cariño por los aires de aparente arrogancia que gasta (quizá sea sólo suficiencia), no queda más remedio que incluirlo en la lista de venerables, como en su día hicimos todos con Jordan Spieth, cada cual a su manera.

Jon admite que lo que no puede ser, no puede ser (y además es imposible)

En el top ten tenemos también a Dustin Johnson (-4), a Justin Rose (-3), a Tommy Fleetwood (-2) y Louis Oosthuizen (-2); a Rickie Fowler (-2) o a Matsuyama (-2), por citar sólo a los más ilustres. Sin embargo, cualquier comparación resulta ahora mismo odiosa para todos ellos respecto al muchacho de Florida de brazos hercúleos y dejes de tiburón blanco, tan frío, certero y despiadado como es. 

Consulta aquí los resultados en directo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here