Inicio US Open US Open 2017 Koepka soñó en Europa el sueño americano

Koepka soñó en Europa el sueño americano

Compartir
Brooks Koepka posa con el trofeo de campeón del US Open.
Brooks Koepka posa con el trofeo de campeón del US Open.

El 15 de junio de 2012, hace cinco años y dos días, un joven estadounidense de 22 años se quedó fuera del corte en el US Open, que jugó todavía como amateur tras clasificarse brillantemente a través de las previas. Exactamente un mes más tarde, el 15 de julio de 2012, estrenaba su condición de profesional en el Credit Suisse Challenge, su primer contacto con el Challenge Tour europeo, donde finalizaba en 27ª posición. Para empezar, no estaba nada mal, debió pensar Brooks Koepka camino del hotel…

Y tanto que no estaba nada mal. Desde aquel momento todo fue subir escalones de dos en dos. Apenas llegaba a jugar veinte torneos en el Challenge entre 2012 y 2013, tiempo suficiente para sumar cuatro victorias y conseguir por la vía rápida el pasaporte al European Tour.

Y cinco años más tarde de aquellos primeros pasos en el mundo profesional ha igualado el mejor registro ganador de la historia del US Open en Erin Hills (-16, el mismo resultado de Rory McIlroy en 2011), firmando un 67 en la última ronda y exhibiendo un fabuloso temple de ganador al encadenar tres birdies en el momento clave del torneo, justo en el último tercio de la última vuelta.

Su carrera da vértigo, ciertamente: el 23 de junio de 2013 ganaba su último torneo en el Challenge Tour, el Scottish Hydro Challenge, hace por tanto algo menos de cuatro años, y esta tarde levantaba el trofeo que lo acredita como el 86ª ganador distinto del US Open, en su 117ª edición. El golf mundial no tiene dueño y Brooks Koepka tampoco tiene el perfil de caudillo, pero no cabe duda de que ya hay otro gallo más en el corral. No se gana un US Open con cuatro golpes de ventaja (Brian Harman y Hideki Matsuyama acabaron segundos) así como así…

Una de las máximas más repetidas esta semana fue que el ganador sería un gran pegador. Y esta vez los pronósticos se han cumplido al dedillo, encarnados en la potencia descomunal de este jugador, sin duda alguna uno de los tres o cuatro cañoneros más largos del mundo. Rafa Cabrera Bello, que jugó junto a él en Erin Hills el jueves y el viernes, puede dar buena fe de ello.

Koepka se ha llevado uno de los US Open más peculiares de los últimos tiempos, sino el más peculiar y benigno de la historia, pero no hay ningún ‘pero’ que ponerle a su brutal triunfo: puede que el US Open de 2017 no haya sido la prueba tremenda que acostumbra a ser esta cita, pero a efectos del ganador no hay debate posible: aquí estaban todos y él ha sido el mejor. Si otros pegadores no pudieron o supieron aprovechar el generoso ancho de las calles, es cosa suya. Y después, además, había que hacer más cosas. Por ejemplo, coger tantos greenes en regulación como fuera posible, y él ha cazado 29 de los últimos treinta del torneo, con un 86 por ciento de acierto en esta estadística en las cuatro rondas (62/72), el mejor de largo de todo el field. Incontestable. Invencible. Brooks ha hecho realidad el sueño americano que comenzó a soñar en la vieja Europa hace poco menos de un lustro.

Consulta aquí los resultados finales

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here