Inicio US Open US Open 2019 Los hitos del bueno de Willie que Koepka no podrá alcanzar

Los hitos del bueno de Willie que Koepka no podrá alcanzar

Compartir
Willie Anderson.
Willie Anderson.

Seis son los jugadores que han sido capaces de ganar dos veces seguidas el US Open en la historia de este torneo: John McDermott (1911 y 1912), Bobby Jones (1929 y 1930), Ralph Guldahl (1937 y 1938), Ben Hogan (1959 y 1951), Curtis Strange (1988 y 1989) y, por supuesto, Brooks Koepka (2017 y 2018). Pero el récord, la gran referencia en este sentido es la del escocés Willie Anderson, estadounidense de adopción, que ganó un total de cuatro ediciones y tres de ellas consecutivas (1901, 1903, 1904 y 1905). Además de mantenerse como el jugador con más US Open ganados, cuatro, empatado con Bobby Jones, Ben Hogan y Jack Nicklaus, sólo él ha ganado tres seguidos, reto monstruoso al que Koepka se enfrenta esta semana, aunque tal y como se comporta en las grandes citas, sería una temeridad descartar que lo consiga.

La Armada, de un Pebble a otro Pebble (cómo hemos cambiado)

El de Florida ha seguido una hoja de ruta similar a la de anteriores veces, si no idéntica en algunos aspectos, para llegar a punto a la 119ª edición del US Open en Pebble Beach. Las cuatro veces que ganó un Grande, la última muy reciente (el PGA en Bethpage hace poco menos de un mes), siempre jugó la semana inmediatamente anterior al torneo, que es exactamente lo que ha hecho en esta ocasión, rematando ayer su participación en el Canadian Open, donde finalizaba en el puesto 50º. Una posición no muy diferente de las que obtuvo antes de ganar los US Open de 2017 (acabó 37º la semana anterior) y 2018 (terminaba 30º la semana anterior).

La primera impresión de Tiger sobre Pebble Beach: largo y con greenes más pequeños

Volvamos con el ‘reto Anderson’. ¿Será capaz de verdad Koepka de igualar la marca marciana de tres US Open consecutivos? En favor de Brooks habría que puntualizar que en estos tiempos que corren parece aún más complicado, aunque sólo sea por el número de rivales. Cuando el bueno de Willie ganó en 1903 el primero de su serie de tres, iniciaron el torneo 93 jugadores (68 en 1904 y 78 en 1905). Eran otros tiempos, aunque el US Open, tampoco lo olvidemos, llevó grabado a fuego desde sus albores el compromiso de hacer de este torneo la prueba más difícil de la temporada.

La última y difícil posibilidad para Nacho Elvira de jugar el US Open

Tiempo habrá esta semana de calibrar si Koepka puede hacerlo. Pero hay otras marcas, registros y peculiaridades que destacan en la vida y los logros de Willie Anderson que el fornido y lacónico Brooks no va a poder vivir o igualar. Es que ni por asomo…

– Willie Anderson fue y será el único jugador que ganó dos US Open con bolas distintas. En 1901 ganó con la gutta y en 1903 ya se jugaba la ‘rubber core’ (Haskell Ball). Y no, no parece que Koepka tenga al alcance semejante o parecido récord.

– Cuando Willie ganó el US Open de 1903 en Baltusrol resulta que también lo estaban jugando su padre, Thomas Anderson Senior, y su hermano, Thomas Anderson Junior. Puede que Brooks llegue alguna vez a ganar un US Open coincidiendo con su hermano Chase, es una opción remota pero posible, pero no desde luego con su padre.

Seis nuevos jugadores se ‘apuntan’ al US Open de Pebble Beach

– Anderson ganó dos de sus cuatro US Open en sendos play offs, disputados a 18 hoyos. El de 1901 fue además el primer desempate en la historia del US Open. Koepka ya no podrá ganar nunca de esta manera, pues hasta la fecha no le ha hecho falta y el año pasado pasó a mejor vida este modo de desempatar, quedando establecido un play off a sólo dos hoyos.

Vídeo | Las mejores recuperaciones en la historia del US Open

– Según la web northberwick.org, de donde hemos extraído buena parte de estos curiosos detalles, Wille Anderson jugaba normalmente con ocho palos: driver, brassie, cleek, midiron, pitching iron, heavy-centered mashie, large mashie niblick y putter. Ahí es nada. No parece que Koepka llegue nunca a jugar con ocho palos, salvo que los grandes hacedores del golf mundial (R&A, USGA y demás…) así lo determinen en un futuro no muy lejano para poner algunos límites a la exuberancia del juego, lo que desde luego parece imposible.

Blog de David Durán | Pablo, no hace falta que sea en Pebble Beach

– Por último, destaquemos un detalle aún más prosaico: Anderson, nacido en North Berwick (1879) y que había viajado a la edad de 16 años por primera vez a Estados Unidos, regresó en varias ocasiones a Escocia, una de ellas en 1905 para disputar el British Open en St. Andrews. Pues bien, los periódicos de la época, abróchense los cinturones, lo miraron con lupa (llegaba allí como ganador de los dos últimos US Open) y, entre otras cuestiones más serias, destacaron en sus crónicas la ‘estrafalaria’ indumentaria de Willie, que jugó con un jersey gris y unos pantalones azules. Debía de ser el primer jugador que se subía al tee del 1 de St. Andrews con semejantes prendas y colores, concluían los tabloides…

Vídeo | Los 18 hoyos de Pebble Beach, sede del US Open, a vista de pájaro

Pudo ocurrir que el azul de los pantalones fuera realmente chillón, porque de otro modo no se entiende bien, ni siquiera atendiendo a los usos y costumbres de principios del Siglo XX. Hoy en día, o te llamas John Daly y vistes como él viste, o casi no hay manera de llamar la atención. Tampoco parece Koepka demasiado innovador o atrevido en este sentido.

Tee times: partidazos para los españoles en el US Open de Pebble Beach

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here