Inicio Noticias Ainhoa Olarra: “Estamos haciendo historia y son muchas emociones”

Ainhoa Olarra: “Estamos haciendo historia y son muchas emociones”

Compartir
Marta Pérez posa durante la ceremonia de apertura del Augusta National Women's Amateur.
Marta Pérez posa durante la ceremonia de apertura del Augusta National Women's Amateur.

Empieza una nueva tradición. Así se presenta oficialmente el Augusta National Women’s Amateur, la primera competición femenina que se jugará, aunque sólo sea una jornada, en el mítico campo que cada año acoge el Masters.

Es sólo la primera edición, pero en Augusta ya se habla de tradición. Así son, así sienten y así es la realidad. Es un campeonato que ha nacido con vocación de posteridad y que, sin duda, ayudará al golf femenino. Desde luego, jamás un torneo amateur de chicas habrá tenido tanta visibilidad. La televisión americana ofrecerá tres horas de retransmisión en directo durante la última ronda del sábado.

La sensación que sobrevuela esta semana en Augusta es que hay un grupo de 72 golfistas que está haciendo historia. Y entre ellas tenemos a dos españolas, Ainoha Olarra y Marta Pérez, clasificadas por ránking mundial. Deberían haber sido tres, pero un indeseable se cruzó en el camino de Celia Barquín un fatídico día del pasado mes de septiembre.

Precisamente, el recuerdo de Celia hace que la semana no sólo sea especial para Ainhoa y Marta, sino que también tenga una carga emocional excepcional. “Sé que a Celia le hacía muchísima ilusión jugar este torneo y es una de las razones por las que quería venir y jugar esta semana. Estoy encantadísima, estamos haciendo historia, sé que voy a tener muchas emociones y que va a ser increíble”, asegura Ainhoa, que se armó de valor el pasado mes de diciembre para leer una preciosa carta dirigida a su amiga Celia en el estrado de Consejo Superior de Deportes, durante la gala del golf español. 

“Sé que a Celia le hacía muchísima ilusión jugar este torneo y es una de las razones por las que quería venir”

Augusta ha tratado de rodear al torneo de la misma mística que tiene el Masters. Aún le falta la tradición, obviamente, pero le sobran los detalles. Empezando por la carta de invitación a cada jugadora, vía postal, como siempre se ha hecho. “La recibimos en mi casa en San Sebastián, aunque yo no pude abrirla porque ahora mismo estoy viviendo en Madrid, trabajando en Deloitte. El encargado de romper el sobre fue mi padre y rápidamente me mandó fotos. Si en algún momento tuve alguna duda de venir a jugar, se esfumaron en cuanto vi las fotos. Mi inquietud principal era por el trabajo, porque no sabía si iba a poder cogerme unos días, pero desde el minuto uno se han volcado conmigo, me han dado todo tipo de facilidades y me han ayudado un montón. Estoy súper contenta”, afirma Ainhoa.

VÍDEO | La emotiva carta a Celia Barquín leída por Ainhoa Olarra

Ayer lunes se celebró la ceremonia de apertura y ya se vivieron momentos muy especiales. Hoy empieza la acción. Las 72 jugadoras participantes entrenarán en el Champions Retreat, el recorrido que acogerá las dos primeras jornadas del torneo, el miércoles y el jueves, y que se encuentra a 14,5 millas al noroeste de Augusta. Son 25 minutos en coche.

El trofeo que espera a la campeona.
El trofeo que espera a la campeona.

“Si en algún momento tuve alguna duda de venir a jugar, es esfumaron en cuanto vi las fotos. Mi inquietud principal era por el trabajo, porque no sabía si iba a poder cogerme unos días, pero desde el minuto uno se han volcado conmigo”

Tras la ronda del jueves se establecerá un corte con las 30 mejores y empatadas, que son las que jugarán la ronda final el sábado en el Augusta National. Eso sí, el viernes será jornada de entrenamiento en el mismo Augusta y podrán jugar las 72 clasificadas, incluidas, por supuesto, las que no pasaron el corte el jueves.

El miércoles y el jueves se disputan las dos primeras jornadas en el recorrido Champions Retreat, habrá un corte con las 30 mejores y el sábado se jugará la ronda final en Augusta

Ainhoa ocupa la décima posición en el ránking mundial amateur, pero de momento tiene aparcado el mundo del golf para centrarse en su carrera profesional en Deloitte. No tiene las puertas de la competición cerradas, pero la idea de pasarse a pro no ronda de momento por su cabeza. Una decisión valiente y cargada de personalidad. Precisamente por ello, sus expectativas deportivas esta semana son contenidas. “Soy consciente de que no he entrenado lo suficiente, pero también sé que en el golf nunca se sabe. Mi objetivo principal es disfrutar cada momento, todo lo que pueda, del ambiente, de la competición, del reencuentro con mis amigas de la Universidad, a las que hace tiempo que no veo, de mi coach en la uni, que será mi caddie, de mi familia, que viene a verme, de mi hermano… Y después, estaría muy contenta si paso el corte y puede jugar el sábado la ronda decisiva”.

“Soy consciente de que no he entrenado lo suficiente, pero también sé que en el golf nunca se sabe”

Ainhoa y Marta, dos españolas en el epicentro de una semana histórica para el golf femenino. Dos, que en realidad son tres, porque Celia de algún modo también está con ellas estos días pateando los jardines de Augusta y sacando puños.