Inicio Noticias “Sigo siendo de pueblo, de Barrika, de aquí al lado…”

“Sigo siendo de pueblo, de Barrika, de aquí al lado…”

Compartir
Jon Rahm, junto a su padre Edorta, durante la rueda de prensa.
JON RAHM POSA EN EL CLUB DE LA GALEA, FOTO DE BORJA AGUDO

Jon Rahm ha vuelto a casa, a España, a Bilbao, a Barrika. Llegó el sábado y estará hasta el día 22, cuando regresará a Estados Unidos para comenzar a preparar a conciencia la próxima temporada. Es tiempo de estar con la familia, de visitar a sus abuelos, de jugar con ellos a la canasta, de ver a su Athletic en San Mamés, en definitiva de reconectar con sus raíces, cargar pilas.

“El año pasado estuve casi un mes en casa y no fue demasiado mal después, a ver si este año podemos repetir”, comentaba un relajado y feliz Rahm durante la rueda de prensa que ha ofrecido en la Real Sociedad de Golf de Neguri, perfectamente escoltado por su padre, Edorta, y José María Barrenechea. Es la única comparecencia oficial prevista del golfista vizcaíno durante su estancia en España. El objetivo es exprimir al máximo las vacaciones.

Jon ha dado un profundo repaso a la temporada, ha hablado del próximo año, las expectativas, la atención mediática y la importancia de estar siempre unido, aunque sea en la distancia, con España y su familia.

“Da gusto volver a casa y conectar con mis raíces, mis valores”

Cómo se siente uno viniendo a España cómo Número 4 del mundo… “Ser Número 4 es irrelevante. Da gusto volver a casa. Ver a la familia y pasar tiempo en casa y conectar con mis raíces y mis valores. Mejor sitio que en casa no hay ninguno. Poder venir y reconectar con mi cultura es muy importante. El año pasado vine un mes y empecé jugando como jugué, ojalá el tiempo aquí me ayude para el próximo año. Venir a casa siempre es bueno, haga lo que haga deportivamente”.

Si tuviera que elegir a una sola persona como la más importante este año en sus resultados… “En el ámbito deportivo tiene que ser mi caddie: Adam Hayes. Empecé a principios de año y antes apenas habíamos estado juntos un par de veces. Arrancamos en el Safeway Open y la verdad es que es todo un profesional. Es su decimoctavo año en el Tour, y eso es mucha experiencia. Y con todo lo que ha aprendido me ha podido dar apuntes y cosas que aprender. En el campo ayuda muchísimo en la rutina del día a día”.

“Mi caddie Adam ha sido la persona más importante para mí este año en lo deportivo”

El balance de un año excepcional… “El resumen es muy bueno. He cumplido mucho más de lo que me había propuesto para el primer año. Empecé queriendo llegar a la Final de la FedEx Cup, ojalá ganar un torneo del PGA Tour y conseguir la tarjeta del European Tour… Y al final he llegado al top 5 del mundo, quinto en la FedEX, tercero en la Race to Dubai, tres victorias… Son muchas cosas que se unen para conseguir un año que golfísticamente ha sido el mejor de mi vida y esto lo hace más complicado para el próximo año”.

“Ver este salón de Neguri lleno es un orgullo para mí”

Cómo se asimila mentalmente la expectación que despierta su figura… “Ver este salón de Neguri lleno es un orgullo para mí, es muy importante. Cuando estoy en Estados Unidos estoy al margen de lo que pasa. Es bueno saber que tengo tanto apoyo del público español y de todos los medios por las noticias que hay. Es algo muy importante para mí. Que tenga atención y apoyo es que hay expectativas y si vosotros las tenéis por qué no voy a creer yo mismo en poder hacerlo”.

El Número 1 del mundo en el horizonte… “Está mucho más cerca que hace diez años, pero es un reto, no es nada fácil, no sólo hay jugadores por delante si no también por detrás que son buenísimos y que aspiran a lo mismo. Hay que jugar muy bien para ser Número 1. Todavía queda mucho camino, pero lo bueno es que acabo de empezar. No hay que olvidar que hay grandes como Mickelson o Sergio que no han llegado y eso dice lo difícil que es”.

“¿Número 1? Que jugadores como Mickelson o Sergio no lo hayan sido significa lo difícil que es”

Cómo se gestiona el vértigo de los últimos instantes de los torneos cuando estás para ganar… “Tengo la suerte de ser alguien a quien esos momentos me gustan. Es parecido al que tiene el penalti decisivo o la oportunidad en los últimos minutos de un partido de fútbol. Me gusta tener el control, hay nervios, pero malo sería no tenerlos. Siempre me ha gustado esa situación, me motiva y hace que juegue mejor. El golf es un deporte en el que vas a perder muchas más veces de las que vas a ganar. Las dos primeras opciones no gané y en la tercera acabé ganando. Después tuve muchas y no lo conseguí, pero cuando tengo la opción mi mente sólo ve la bola y el hoyo y sólo pienso en ir a por él. No sé si es un don, pero estoy bastante cómodo haciéndolo”.

“Soy de los que me gusta tirar el penalti decisivo”

Sigue siendo el mismo Jon Rahm… “No he cambiado en nada, sigo siendo de pueblo, de Barrika, de aquí al lado, intento no cambiar aunque viva en Arizona. Si sigo siendo quien soy, creo que seguiré llegando más lejos”.

También para él ha sido una sorpresa… “Como primer año me ha sorprendido que he conseguido mucho más de lo que tenía en mente. No es normal que juegue el primer año y haga esto. Estoy muy sorprendido y no lo esperaba. Si me dices esto hace año y medio te habría dicho que estás loco. Aunque tenga la confianza de que puedo conseguirlo es muy difícil hacerlo”.

“No he cambiado, sigo siendo de pueblo, de Barrika, de aquí al lado y creo que siendo así llegaré más lejos”

Cómo controlar las expectativas ante el segundo año… “Igual que el primero no va a ser… Puede que haya expectativas altas, pero yo me lo tomo día a día. Cada torneo es nuevo y no te puedo decir cómo va a ir”.

Siempre unido a la tierra… “Intento estar conectado. Siempre me dan noticias. El Athletic lo intento ver. Donde tengo todos los trofeos está la bandera del Athletic, que es lo más sagrado. Y ahora me he hecho una lista de canciones en euskera en Spotify. Siempre que puedo veo las noticias y así me mantengo. Si pudiese venir más a menudo vendría”.

“Me he hecho una lista de canciones en euskera en Spotify”

De lo que han dicho de él, con qué se queda… “Lo que más agradezco y más me llegó es cuando gané en Torrey Pines y Phil Mickelson dijo: no sé por qué estáis sorprendidos de su triunfo porque ya dije que es material de top 10 del mundo. Tenía razón. Él tenía claro algo de lo que yo tenía dudas. Fue muy importante para mí”.

Un calendario muy similar al del año pasado

El calendario del próximo año… “Va a ser muy parecido al del año pasado. Juego en Hawái y después arranca en Palms Springs hasta Pebble Beach. Cuatro semanas seguidas. A partir de entonces será muy parecido a este año: México (WGC), Austin (WGC Match Play), Grandes… Habrá muy pocos cambios, quizá tres o cuatro torneos diferentes”.

Con qué soñaba de pequeño… “Cuando jugaba al fútbol quería ser portero del Athletic, pero en cuanto empecé a jugar más a golf, lo tuve claro. Desde los doce o trece años quise ser golfista profesional”.

Un pronóstico para el partido contra el Real Madrid en San Mamés… “(Risas)1-0 nos vale a todos, ¿no? No voy a pedir más”.

La única espina: los Grandes

El momento más difícil de la temporada… “Lo que menos me ha gustado ha sido mi juego en los Grandes. Al Masters llegué un poco forzado y se notó el fin de semana; y en los otros tres no conseguí hacer mi mejor golf. Cada vez que llegué a un Grande era después de hacer algo muy grande, con las expectativas muy altas y no lo llevé todo lo bien que debí llevarlo. No es fácil llegar al Masters y ser el segundo favorito. Esperemos que el año que viene vaya mejor con las experiencias que tenemos acumuladas”.

El deseo de jugar la Ryder y una bonita anécdota… “Lo que más deseo por encima de cualquier otra cosa es jugar la Ryder, y encima la de París. Hay una historia ahí, además. En 2009 Javier Saniz (curiosamente, mientras Jon atendía a los medios, Javier estaba jugando y liderando el Campeonato Vasco de Profesionales en Neguri) y yo jugamos el European Sub 16 representando a España y yo, siendo muy bilbaíno, dije: aquí voy a estar yo en nueve años. Me lo creía, lo decía con confianza, pero ahora estando a diez meses de que sea una posibilidad, es algo increíble para mí y si pasa, habiendo jugado en París con 14 años y habiendo dicho que iba a llegar aquí, sería algo muy especial para mí”.