Inicio Noticias SERGIO, GRACIAS

SERGIO, GRACIAS

Compartir

Por el putt de no sé cuantos metros en el hoyo 14. No nos alegrábamos tanto delante de una televisión desde el gol de Maceda a Alemania en la Eurocopa del 84…

Por hacernos pasar un domingo así. Los domingos por la noche son más deprimentes que otra cosa… Pero no así. Son más grises que otra cosa. Pero no así.

Por cerrar hoy alguna que otra boca. (no te tomes tu ninguna revancha, deja que hablen los hechos…)

Por el putt del 18. Sí, sí, entró. Joder, entró (con perdón).

Por irte a por la bandera en el par 3 del hoyo 8 cuando todos iban a centro de green. Todos, pero todos, ¿eh? Y la bola se quedó en el bunker… Pero sin traicionar tu instinto agresivo. Cuida, en todo caso, un poco nuestro corazón…

Por vestirte así de negro. Tan elegante. Sólo superado por aquellos colores rojo y gualda en la segunda jornada del British de 2007… ¿Era un guiño a tu amigo Immelman, que ganó de negro el Masters? 

Por hacer que la realización de la televisión americana nos brindara un plano fijo de la bandera española de casi medio minuto. Allí, en Florida. Por tu victoria.

Por mantener el tipo en una jornada de perros. Tan ventosa. Tan traicionera. Por haber trabajado tantas y tantas horas en los últimos meses para volver a la senda de la victoria. Nos dijiste en una entrevista, aquí en Ten Golf, en el mes de enero, cuando estabas en Qatar, que esta temporada te proponías volver a ganar… y varias veces. Pues ya va una. Y en el The Players.

Por no cambiar tus planes en el hoyo de desempate, incluso cuando Goydos se había ido al agua. Tenías pensada tirarla allí, al lado de la isla donde estaba la bandera y allí fue… Insistimos: cuida, en todo caso, un poco nuestro corazón…

Porque hace 21 años que no ganaba un europeo allí (1987, Sandy Lyle), que además era el único que lo había ganado del Viejo Continente.

Porque más de una crónica y de dos, en este país, no comentarán mañana: «Sergio acabó en sexta posición (¡¡¡en top-ten!!!!) en otra actuación decepcionante».

Gracias.

 

Pd: (Disculpen nuestros lectores este texto a borbotones. Con tanta emoción era imposible escribir una crónica cabal).

 

Editorial de Ten-Golf