Inicio Ryder Cup Ryder Cup 2018 El encendido elogio de Montgomerie a “Sir Sergio García”

El encendido elogio de Montgomerie a “Sir Sergio García”

Compartir
Sergio García celebra un putt en los individuales de la Ryder Cup de París. © Golffile | Thos Caffrey
Sergio García celebra un putt en los individuales de la Ryder Cup de París. © Golffile | Thos Caffrey

Hablar de Colin Montgomerie es hablar de la Ryder Cup. Sólo Ian Poulter y José María Olazábal tienen un mejor porcentaje de puntos ganados en la Ryder con más veinte partidos jugados. Con más de treinta, sólo Olazábal. El escocés es santo y seña de esta competición en la que jamás perdió un partido individual. Además, como capitán dirigió a Europa a la victoria en Gales 2010.

Por eso, es interesante siempre escucharlo hablar de la Ryder. Tiene peso. Voz y voto. Tras la victoria de Europa en París, escribió una columna en el Telegraph británico realizando un encendido elogio hacia Sergio García. Sus palabras tienen aún más valor si tenemos en cuenta que, como capitán, no lo pudo tener a sus órdenes en 2010. Aquí os dejamos las frases más destacadas de su columna…

Sergio García recibe el cariñoso abrazo de Rickie Fowler tras el individual. © Golffile | Ken Murray
Sergio García recibe el cariñoso abrazo de Rickie Fowler tras el individual. © Golffile | Ken Murray

“Sinceramente, nunca pensé que el récord de puntos de Nick Faldo en la Ryder Cup sería batido alguna vez”.

“Mucho más cuando jugadores como Langer, Westwood, Seve Ballesteros o José María Olazábal no pudieron hacerlo. Era lógico pensar que Faldo estaba seguro”.

“Quizá ahora deberíamos llamar a Sergio Sir Sergio García, un honor que se ha ganado él mismo”.

“Llegó al Golf National tras una elección muy controvertida y la justificó de una manera asombrosa”.

“Quizá ahora deberíamos llamar a Sergio Sir Sergio García, un honor que se ha ganado él mismo”.

“Lo recuerdo cuando apenas era un adolescente en 1999, cuando debutó en el European Tour. Jugamos el Open de Escocia en Loch Lomond, que yo acabé ganando. Un día hizo 62 golpes y dijo que deberían haber sido 59. Yo entonces pensé: “muchacho, no intentes correr antes de poder andar…”. Sin embargo, resulta que él ya iba corriendo…”.

Pello Iguarán: así viví la Ryder desde la bolsa de Molinari

“En septiembre de aquel año jugó la Ryder Cup en Brookline. Dio la sensación de poder ganar cada partido que disputó junto a Jesper Parnevik, pero incluso cuando perdió el individual contra Jim Furyk por 4 y 3, lo primero que hizo fue correr de lado a lado del campo para animar a los compañeros”.

Sergio García y Jon Rahm celebran la victoria de Europa. © Golffile | Thos Caffrey
Sergio García y Jon Rahm celebran la victoria de Europa. © Golffile | Thos Caffrey

“Normalmente, cuando pierdes en la Ryder el individual es lógico estar un poco abatido, pero no en el caso de Sergio, estuvo saltando, gritando y animando al equipo todo el tiempo”.

“Cuando fui capitán en 2010, obviamente Sergio García estaba muy arriba en mi lista, pero él no estaba jugando bien y le preocupaba lo que pudiera hacer en la Ryder. Así, se me acercó en el Open Championship de aquel año y me dijo: “No tienes que elegirme. Sólo quiero que gane Europa”.

“Se me acercó en el Open Championship de aquel año y me dijo: “No tienes que elegirme. Sólo quiero que gane Europa”.

“Fue vicecapitán y aportó mucho. Me dio consejos al estilo de Seve, y eso que apenas tenía 30 años”.

“Pensar que ha podido remontar desde aquel punto tan bajo para hacer esto, conseguir el récord de puntos, es algo que nadie le puede discutir. Es el mejor jugador de foursomes que ha habido. Sergio coge calles y greenes y puede parecer obvio, pero en la Ryder es oro. Sí, es extraordinario meter un putt largo o embocar desde el búnker, pero dos putts para ganar el hoyo es la mejor manera de hacerlo. Es la especialidad de Sergio”.

“Sergio es el mejor jugador de foursomes que ha habido”

“Sergio es un jugador muy difícil de ganar. Es como un boxeador que engancha una combinación tras otra. Estoy emocionado por él”.

En este enlace puedes leer la columna completa en el Telegraph.