Inicio Blogs La Trastienda de la Fábrica «Suena a locura pero quiero meterme entre las cinco mejores del mundo»

«Suena a locura pero quiero meterme entre las cinco mejores del mundo»

Compartir
Ana Peláez recibe el trofeo de campeona de la Copa Andalucía.

A pesar de que no se le puede ver a través del teléfono, se intuye esa sonrisa de oreja a oreja. Ana Peláez Triviño (University of South Carolina) es la protagonista esta semana de la Trastienda de Tengolf. La malagueña nos atiende al otro lado del charco para hablar un poquito de su reciente victoria en la Copa Andalucía (Atalaya Golf & Country Club) y del futuro más cercano.

Llevabas tiempo sin ganar y ¡vaya comienzo de año! ¿Qué se te pasa por la cabeza después de este triunfo?

Llevaba mucho tiempo sin saborear la victoria o estar cerca de ella y sólo se me ha pasado que tengo que seguir confiando en el proceso, en el trabajo y que trabajar es el único camino que hay para que triunfos como éste sigan llegando.

Hablábamos en diciembre, con motivo de la gala del golf español, que tenías muy claro que quieres intentarlo, que es tu sueño y que vas a poner toda la carne en el asador. ¿Imagino que esta victoria ayudará bastante?

Ayuda a tener las cosas muchísimo más claras. Es un chute de confianza y energía para seguir trabajando. Al final cuando uno tiene un sueño y ve que le salen las cosas, tiende a confiar y creer más en uno mismo. Entonces, sí, desde luego que este triunfo ayuda mucho a seguir creyendo que esto es lo que quiero hacer de por vida y que voy a dar todo para ello.

Las conclusiones de dos chavales que nos pueden servir a todos: un día con Jon Rahm y Pat Perez

Te queda tan solo un semestre para acabar la carrera universitaria, en principio será en el mes de mayo, ¿darás el salto a profesional inmediatamente?

No lo voy a dar inmediatamente. Me quiero despedir, entre comillas, del mundo amateur volviendo a representar a España. Si Dios quiere estaré jugando el europeo por equipos, el individual, el British….. Me apetece mucho representar a mi país de nuevo como amateur este verano. En agosto, que es mi plan principal -aunque nunca sabes lo que puede pasar- sería jugar Q-School de la LPGA Tour.

Intuyo que el Campeonato del Mundo Femenino que se disputa en Hong Kong es uno de los grandes objetivos del año.

El mundial está muy considerado y es objetivo principal, pero -como he dicho- de momento tengo en mente jugar la escuela del Circuito Americano y si coincidiese en fechas con el mundial me tendría que plantear la situación y ver. Ahora mismo no sabría decirte al 100% cual sería la decisión.

De lo que no hay duda es que el mundial es uno de mis objetivos como amateur, sí o sí, y me haría muchísima ilusión jugarlo y desde luego espero que no coincida con la prueba del LPGA porque sería una pena muy grande si no pudiera jugarlo.

Te has metido de lleno dentro de las 200 mejores jugadoras del mundo con esta victoria -exactamente la número 176-. ¿Dónde te gustaría estar antes de dar el salto?

Suena a locura, pero…. bueno, a mí me encantan las locuras y me encantaría estar entre las cinco primeras y para eso sé que tengo que ganar todos los torneos que me quedan de aquí hasta que me pase a pro. Me creo capaz, voy a por ello y ya se verá. De momento sigo escalando posiciones y me motiva muchísimo.

Sólo tres meses para acabar, creo que a grandes rasgos podríamos hacer balance o hacer una comparación entre lo que fue la Blume y lo que ha sido Estados Unidos. ¿Qué diferencia más notable has encontrado, sabiendo por supuesto que la edad juega un papel importante?

La diferencia clave y más importantes es que en la Blume todo te lo facilitan, te llevan a entrenar, te recogen, tienes tu hora de físico con tu entrenador, cinco días a la semana obligatorio, seis de entrenamiento; aquí en Estados Unidos, los entrenamientos (golf) son obligatorios, pero tú eres independiente y eres la única persona que decide hasta donde quieres llegar. Nadie te está obligando a entrenar cinco días a la semana, x horas, o entrenar x cosas que necesites. En América te das cuenta si realmente esto es lo que quieres hacer para el resto de tú vida o no. Esa la diferencia más importante, cuando te lo ponen todo en bandeja o cuando tú tienes que ser la que se busque un poca la vida, entre comillas.

Copa Andalucía: Triunfos incontestables para dos auténticos ‘jugones’

Esta semana entrevistaremos a Eduard Rousaud, ganador como tú de la Copa Andalucía, y de los pocos jugadores que han decidido quedarse en España a jugar. Si tuvieras que dar un consejo a una chica que está acabando el colegio, es decir, que tiene 17 años. ¿Le dirías que fuese a Estados Unidos?

No le diría que se tiene que ir a Estados Unidos. Soy de las que opinan que uno tiene que hacer lo que siente, y si esa persona no se ve allí no hay que forzar la situación. Sí que puedo decir, por mi experiencia aquí, que hay muchísima ayuda, tanto académica como deportiva. Yo creo que es un mundo desconocido en España todavía, que si Dios quiere en un futuro existirá. Sé que hay universidades que tienen programas académicos y deportivos que facilitan la labor de los jugadores, pero aquí es un mundo muy desarrollado y la competitividad es increíble.

Eres una apasionada del deporte en general. ¿En quién se fija Ana Peláez para conseguir sus sueños?

Soy una absoluta apasionada del deporte, de las entrevistas a los deportistas después de que jueguen un match, un partido o lo que sea. Y una absoluta fan de Rafa Nadal.

¿Si tuvieses que quedarte con una golfista?

Como jugadora creo que es imposible que me pueda quedar con una. Observo mucho y de cada una me quedaría con algo; al final es como uno consigue ser mejor, cogiendo lo mejor de cada jugadora. De Azahara me encanta lo exigente que es, de Carlota su carácter y de Jon Rahm cómo cree en él y va con todo. Él no tiene límite. Esos serían mis tres jugadores, tres españoles porque me encanta cómo somos los deportistas en España. Creo que tenemos una pasión que no se puede comparar.

Los mejores amateurs de España: quiénes son y qué hacen

Vamos ahora con detalles más técnicos para que la gente te conozca un poquito más, si es que aún no te conocen. Nos decías nada más ganar que el plan que habías desarrollado con Sergio de Céspedes, tu entrenador, salió redondo. ¿cuál es ese plan?

Con el que más tiempo paso es con Sergio, pero es un plan que he hablado con Óscar del Río (psicólogo) con ayuda de Paco Fernández (preparador físico), porque para mí el físico es súper importante, y también con Jésica, mi entrenadora personal de casa que trabaja con Sergio. Ese plan está basado en mis objetivos a corto plazo, largo plazo y dentro de x años.

Técnicamente con Sergio lo que hemos tratado, como yo tan exigente y a veces tiendo a perfeccionista, es buscar ejercicios que me vengan bien siempre, que estén siempre en mi entrenamiento. Eso me ayuda a estar muy en calma.

Te dije que el plan funcionó en la Copa Andalucía porque Sergio y yo siempre hablamos de cuales son nuestros objetivos antes de un torneo y, es verdad que después de tanto tiempo sin haber ganado o habiendo perdido la costumbre, había desarrollado un juego como muy conservador, que no era mucho el mío. Decidimos esa semana atacar banderas. Sabíamos que mi fallo no iba a ser muy grande porque técnicamente estaba muchísimo mejor. Y así lo tomé, atacando banderas y si fallaba pues fallaba, y ya está. Yo tenía que ver que era capaz de cumplir ese objetivo y ver como mis fallos no eran tan grandes. Básicamente era como una prueba de fuego o una demostración a que realmente estoy jugando muchísimo mejor.

¿Cuáles son tus puntos fuertes?

Diría que estoy ganando mucha velocidad en el swing lo que me ayuda a tener un segundo tiro a green relativamente corto. Y luego con el putt siento que Sergio y yo hemos hecho un trabajo brutal en conseguir qué ejercicios me funcionan para mantener esa confianza pateando, que para mí es súper importante.

Me considero una jugadora muy equilibrada, pero si tuviera que quedarme con algo, quiero pensar que el putt y el golpe corto. Eso técnicamente, porque mentalmente también me considero una jugadora fuerte. Ahora mismo estoy en un momento de coger confianza, creer en mí. Ojalá me convierta en alguien imparable y esta mente me ayude a conseguir los objetivos y que en el campo me mantenga en calma.

¿Dónde tienes margen de maniobra?

Sin duda el margen de mejora está entre los golpes de 140 y 160 metros. Y también el golpe de búnker en general, yo diría que algo más el golpe largo que el corto.