Inicio Grandes Circuitos Cumplo 200 torneos y mi mejor versión aún está por llegar

Cumplo 200 torneos y mi mejor versión aún está por llegar

Compartir
Pedro Oriol © Golffile | Tyrone Winfield

¡200 torneos! La verdad es que cuando pienso en que Miguel Ángel Jiménez está a punto de cumplir 600 o 700 me parece una autentica heroicidad. Son muchos torneos, muchos viajes, pero al mismo tiempo es un orgullo.

Mi primer torneo fue un Challenge de España en la Gomera en el que quedé 3º. Fue un estreno buenísimo del que guardo un gran recuerdo.

Estos años podría decir que han sido 10 años de conocerme a mi mismo como profesional de golf, tanto dentro como fuera del campo.

Los mejores momentos, sin duda, son los triunfos en el Rolex Trophy y la medalla de oro que gané junto a Scott Fernández en el Europeo de Glasgow hace un par de años.

Saber que estás ahí, con el himno, la bandera y es por tu culpa…

Creo que ahora llega otra época mejor en la que toda esa experiencia acumulada me va a llevar mas lejos. Pienso que todavía no he demostrado mi potencial y siento que estoy cada vez más cerca de mi mejor versión.

El año pasado fue, de lejos, el más duro de mi carrera, pues tras la lesión de rodilla decidí dejar de jugar varios meses para poner más atención en una faceta que creo que es la clave en mi caso: la mental. Y así, de esta forma ver las cosas con perspectiva y puntos de vistas diferentes.

2019 ha sido dar un paso hacia atrás para dar esos pasos hacia delante que quiero dar en todos los aspectos. Llevo trabajando duro la parte mental muchos meses. Siento que he hecho una pretemporada estupenda. Y es curioso porque ahora puede que esté en el momento de resultados más pobre (arrastrado por el 2019), pero al mismo tiempo siento que soy un jugador mucho más completo en todos los sentidos. Me conozco mejor, por eso lo de que pienso que sacar mi potencial está más cerca (“best is yet to come”), pero me lo tomo con mucha calma.

La semana pasada disfruté como un enano de nuevo en el Cape Town Open, y volví a sentir esa adrenalina que nos gusta a los profesionales de este deporte ya que salí con remotas opciones de victoria el domingo. Sudáfrica, además, es un país que me gusta muchísimo, tiene verdaderos campazos y paisajes maravillosos. Aquí tengo mis mejores resultados en el tour (Leopard Creek, mi campo favorito y Tshwane Open) y mi mejor vuelta (-9, 62).

Un mal domingo no nubla el gran inicio de año de Oriol

Así que mis objetivos a partir de ahora no son de hablar de resultados, sino de seguir por este camino de buen trabajo que llevo, de jugar para mi, de disfrutar, y de abrirle la puerta de una vez al Pedro Oriol que llevo dentro. Fuera y dentro de un campo.

Paso a paso. Lo demás llegará. El resultado para mi, ahora, es lo de menos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here