Inicio Grandes Circuitos DP World Tour Pablo, hijo, no nos des la tarde…
Larrazábal firma un vueltón con una consigna clara e innegociable desde el tee del 1

Pablo, hijo, no nos des la tarde…

Compartir
Pablo Larrazábal
Pablo Larrazábal. (© Golffile | Mateo Villalba)

La consigna que se había auto impuesto Pablo Larrazábal (-3) era clara e innegociable: subir el tee descaradamente (algo así como un centímetro y medio, para los más frikis de la cuestión) y pegarle duro, a ver qué pasaba. Y a ver sobre todo si conseguía darle un impulso a la semana con algunos birdies tempraneros.

De entrada, la verdad, tampoco es que el plan saliera a las mil maravillas, para qué vamos a engañarnos: un birdie tempranero, es cierto, en el hoyo 2, primer par 5 del Earth course, y seis pares, que tampoco estaban nada mal, puesto que el barcelonés apenas era capaz de coger una calle…

Así hasta el hoyo 8, donde arrancaba otro ‘acabose’ particular de este jugador intrépido e inclasificable. Uno de tantos ‘acaboses’ a lo largo y ancho de su carrera. Y es que el angelito iba a firmar un solo par desde ese punto hasta el final de la ronda, además de dos bogeys y la friolera de ocho birdies, cinco de ellos consecutivos, entre los hoyos 12 y 16. De postre, todavía pateaba para eagle en el 18. Hubiera sido un broche fantástico y seguramente merecido, en vista del recital, sobre todo con los hierros medios. Vuelta de 65 golpes, siete menos en el día.

Hoy, sábado, Pablo comerá y cenará a gusto. Conviene matizarlo, porque el viernes, después de la segunda ronda y de aquel 76 pestoso, todavía quería castigarse sin cenar (terminaría comiendo una frugal ensalada). “Vaya la tarde que me dio”, comentaba Adriana, la pareja del jugador español. Bueno será que no vuelva a darle la tarde ni a Adriana ni a nadie, teniendo en cuenta que ya sólo le queda una vuelta de golf para cerrar la temporada, todavía con un suculento objetivo en la mirilla, como sería el de terminar dentro de los treinta primeros de la Race to Dubai para asegurarse la presencia en el próximo Open Championship, el de 2024 en Royal Troon. Mañana necesitará otra gran vuelta, aunque ya no pueda poner más alto el tee. Hoy, cuando la ronda y el score se resistían todavía a ponerse de verdad en marcha, se mantuvo fiel a la consigna y a la vista está que no le fue mal. Toca seguir atacando y, si no es con el tee en lo más alto, este tipo encontrará otra manera de hacerlo…

Es el último esprint de la temporada antes de desaparecer en el Edén: tiene ya a la vista un viaje de locura a las Maldivas donde el plan es que no haya plan. Cinco días sin hacer nada.

Resultados en directo del DP World Tour Championship