Inicio Grandes Circuitos El mejor amigo de Tiger danzó bajo la lluvia en el Open...

El mejor amigo de Tiger danzó bajo la lluvia en el Open de España

Compartir

ImageNotah Begay III fue el mejor de una jornada incompleta marcada por la intensa lluvia que cayó sobre el campo del Centro Nacional de Golf de Madrid.

Sólo 36 jugadores han podido terminar los 18 hoyos y prácticamente la mitad ni siquiera salieron al campo. El líder terminó su vuelta con –4. El amigo de Tiger, compañero de habitación del número 1 mundial durante la Universidad, realizó unos segundos nueve hoyos (del 1 al 9) realmente espectaculares, con cuatro birdies y el resto pares. La jornada empezó con dos horas de retraso. La lluvia obligó a volver a interrumpir la jornada y hasta las cuatro de la tarde no se pudo jugar con cierta normalidad.

Hay 26 jugadores por debajo del par, aunque el número de hoyos jugados no permite sacar grandes conclusiones. En general, eso sí hay que destacar el buen arranque de los jugadores españoles. El mejor fue Miguel Ángel Jiménez, que terminó su vuelta con –2, los mismos golpes que Carlos Balmaseda, el amateur Gonzalo Berlín y Carlos del Moral, aunque ninguno de ellos ha terminado su recorrido. Nacho Garrido, Luis Claverie y Álvaro Velasco también están por debajo del par. Buen comienzo también para el irlandés Paul McGinley.

 

Declaraciones:

Miguel Ángel Jiménez: “Me he levantado a las 6.40 aprovechando al máximo la cama, a las 7.20 estaba en el campo y he desayunado aquí. El juego se suspendió cuando estaba calentando, salimos con dos horas y tres cuartos de retraso y sólo pude dar dos golpes en el hoyo 10, uno bueno y el otro regular. Empezó a llover muchísimo y otra vez para dentro a la casa club. Llegas a la sala de jugadores, charlas con unos, con otros, lees los periódicos, no podemos arreglar el mundo porque los que mandan no nos escuchan…, es un desorden de comidas, yo hoy he comido tres veces y he tomado fruta y cereales que te proporcionan energía cada vez que parecía que salíamos al campo. No es fácil concentrarse en un día como hoy, llueve, juegas, paras, llueve, te levantas muy temprano con un objetivo y a las cuatro y media de la tarde casi no has dado golpes. He acabado con 70 golpes, tres birdies y un bogey, después de un día muy largo. La suerte es que hemos terminado, y con un juego decente. He tirado buenos putts que no han entrado, me he dejado bastantes ocasiones y eso ha sido el día”.

 

Nacho Garrido: “Me he levantado a las 6:10 y a las 11:10, cinco horas más tarde, sólo había dado siete golpes en los dos primeros hoyos. Hemos estado veinte minutos en el campo. Un día así es complicado, lo más difícil es mantener el tono muscular que se necesita para una vuelta de golf; cuando te levantas te preparas para salir al campo y te cambia todo varias veces en siete horas. La rutina que seguimos habitualmente para preparar el tono muscular es: primero hacer estiramientos, luego calentamiento de todo el cuerpo en general pero sobre todo las articulaciones, y tercero preparar el cuerpo para dar bolas; y esta es la rutina que tienes que hacer cada vez que crees que vas a jugar en un día como hoy. Si estás jugando un torneo en el que sabes que vas a salir a las 4 de la tarde, apareces en el campo a las 2 y llegas relajado de cuerpo y mente; la diferencia hoy es que aquí el cuerpo no descansa y tampoco estás tranquilo. Es el típico torneo en que  tienen más suerte los de los horarios de la tarde. Después de todo, he jugado correcto, era un día en que había que defenderse porque después de tantas horas en el campo el cuerpo no está igual que a las 8 de la mañana. He jugado ordenado, manteniendo la bola en juego, he hecho los birdies que había que hacer y un par de bogeys, que en este campo no es fácil”.

 

Carlos Rodiles: “Ha sido un día muy complicado, tienes que empezar la sesión de entrenamiento tantas veces como parece que hay posibilidades de salir a jugar. Vas a la sala de jugadores, lees el periódico, hablas con unos y otros, te metes en Internet… intentas matar un poco el tiempo como buenamente puedes porque la cabeza se te va para muchos sitios. Comes algo, vuelves a comer con un desorden total de comidas, hoy he desayunado tres veces, he comido cuatro y ni sé lo que he hecho. Finalmente he jugado bien, he logrado no meterme en problemas, hice un bogey razonable en el 11 cuando caía el diluvio pero he hecho birdies clave que me han ayudado a recuperarme de los malos golpes y meterme en el partido. La clave ha sido acabar”.

  

Paul McGinley: “Ha sido un día muy largo, me alegro de haber jugado un hoyo al principio porque ha marcado la diferencia entre terminar o tener que volver mañana. He jugado bien, fallé las calles del 7 y 8, pegué dos chips decepcionantes pero jugué bien, y al final 70 golpes hoy no está mal”.

La organización tendrá ahora que meter lo que queda en sólo tres jornadas. En el peor de los casos, si el tiempo no acompaña (crucemos los dedos), se podría terminar el torneo el lunes por la mañana.

Consulte la clasificación en www.europeantour.com