Inicio Grandes Circuitos European Tour A Arnaus le sobraron dos metros para armar un lío gordo

A Arnaus le sobraron dos metros para armar un lío gordo

Compartir
Adri Arnaus. © Golffile | Phil Inglis
Adri Arnaus. © Golffile | Phil Inglis

Adri Arnaus (-7) venía en moto en la tercera jornada del Abu Dhabi HSBC Championship. Después de trece hoyos firmaba un fantástico parcial de tres bajo par en el día y se había metido de lleno en el top ten, alcanzado el doble dígito y dándose codazos con los gallos del torneo. El español se había metido en el retrovisor de los líderes.

Su paso era poderoso. Había hecho tres birdies, en el 2, 6 y 12 y no había cometido ningún bogey, toda una proeza en un día muy difícil. De hecho, hasta su hoyo 13 sólo había tres jugadores más sin bogeys en esta ronda: Pablo Larrazábal, Thomas Bjorn y Max Kieffer. Mucho mérito.

Una de cal y muchas (pero muchas) desde la arena

Sin embargo, a partir del hoyo 14 el golf mostró su cara más cruel con Arnaus. Hay veces en que el resultado de un golpe es mucho mejor que su ejecución y también otras muchas ocurre exactamente lo contrario. Pegó tres drives muy buenos en el 14, 16 y 18. Quizá demasiado buenos o quizá empujados por ese extra de adrenalina que otorga verte un sábado peleando por la victoria en un Rolex Series.

Por la causa que sea, los tres drives se quedaron a dos metros de ser buenísimos, largos y bien situados en la calle. Por contra, rodaron más de lo previsto y terminaron en el rough los dos primeros y en el búnker el del 18. Las estrechas calles de Abu Dhabi le jugaban una mala pasada. “Por esos dos metros he pasado de poder estar pateando para birdie a tener que recuperar desde el rough y el búnker. Estas cosas te enseñan también que a veces la suerte también cuenta. Eran buenos golpes, pero…”.

“Por dos metros he pasado de poder estar pateando para birdie a tener que recuperar desde el rough y el búnker. Estas cosas te enseñan también que a veces la suerte también cuenta»

Ese final accidentado, rematado de manera dolorosa con un putt corto de par errado en el 18, se tradujo en una vuelta de par, un resultado ni mucho menos malo en un día como hoy, pero lejos de las expectativas que se había generado a mitad de ronda. Adri estaba dolido después de firmar la tarjeta. No podía ocultar su decepción de no estar este domingo peleando por la victoria. “Me quedo lejos de los líderes y de la victoria y es una pena”, aseguraba.

Adri Arnaus: los datos hablan por sí mismos

No obstante, Arnaus no tarda ni un segundo en darle la vuelta y hacer la lectura positiva. “Lo importante es que he jugado muy bien y que he sentido a gusto hoy en el campo. Me he tomado esta tercera vuelta con normalidad, como una más, pensando sólo en hacer las menos posibles y en dejarme una opción para mañana”.

En cualquier caso, aún le quedan muchas cosas por las que luchar a Arnaus. Por lo pronto, tiene el top ten a sólo dos golpes, un objetivo sensacional en su primera aparición en un Rolex Series.

Consulta aquí los resultados en vivo