Inicio Grandes Circuitos European Tour A última hora el viento le robó la cartera a Jon…

A última hora el viento le robó la cartera a Jon…

Compartir
Jon Rahm, durante la segunda ronda del Estrella Damm Andalucía Masters. (© Golffile | Thos Caffrey)
Jon Rahm, durante la segunda ronda del Estrella Damm Andalucía Masters. (© Golffile | Thos Caffrey)

Jon Rahm (-1) terminó la segunda ronda del Estrella Damm Andalucía Masters masticando arena. Hacía tiempo que no se le veía tan fastidiado y frustrado después de firmar la tarjeta. Sentía que se le había escapado entre los dedos un resultado mucho mejor, una vuelta bajo par, una ronda que le hubiera acercado mucho más a la cabeza. La tuvo, la agarró con las manos y se le terminó escapando justo cuando despertó un picante viento de levante sobre Valderrama.

Hace calor hoy en Sotogrande, pero nada comparado con el volcán de Rahm. “Me fastidia y me frustra una vuelta así. He jugado bien, el swing está bien, pero he cometido algunos errores estúpidos”, asegura. Lo que se achaca Jon es haber tenido un escaso acierto en los greenes en los nueve primeros hoyos, cuando se fue dejando opciones de birdie una detrás de otra, y los dos errores finales desde la calle justo cuando aparecieron las primeras ráfagas de viento en Valderrama.

Sergio García hace entrega de 110.000 € a la asociación «Por una sonrisa»

Jon empezó como un reloj suizo. Jugó el hoyo 10 de libro y metió un gran putt de birdie. Fue el último putt de birdie bueno que consiguió. Después, uno bueno de par en el 7 y no mucho más. Se le escaparon algunos especialmente cortos en el 8, 11, 13 y 17. Precisamente, en este hoyo 17 se produjo el punto de inflexión. Rahm venía dos bajo par en el día y con una muy buena opción en el 17 de ponerse tres bajo. Era un golpe sobre la mesa tras haber pegado un buen tercer golpe a dos metros de la bandera. Se le escapó el putt de birdie y falló también el de vuelta para par. Mazazo. De tres bajo par en el día a uno bajo par. No cogió la velocidad a los greenes y le sacaron de quicio. «No la meto ni al arco iris, qué asco», lamentó en el hoyo 8 preso de la frustración del día entero.

«No la meto ni al arco iris, qué asco»

Pese a todo, Jon consiguió rearmarse. Ya venía con cierta ansiedad, queriendo meter algún putt antes incluso de tirarlo, pero conseguía mantener sus emociones bajo control, tragar saliva y mirar hacia delante. No era el mejor día, pero iba a lucharlo al máximo. Así llegaron dos birdies seguidos, un impulso. Dos golpes muy buenos en los hoyos 2 y 3.

Jon y Valderrama llegan a un pacto y cumplen con su palabra

La situación era idílica, justo antes del par 4 (hoyo 4). Jon lo sabía y quizá por eso le frustró aún más no sacarle el birdie cuando estaba pegando un sand desde la calle. A partir de ahí, la vuelta se complicó. No pudo aprovechar el hoyo 5 con un pitching desde la calle, ni el 7, con un hierro 9 y acabaría con dos bogeys pegando de nuevo desde la calle, con un sand en el 8 y con un hierro 9 en el 9. Demasiado que digerir en tan poco tiempo.

Sea como fuere, con el paso de las horas, Jon sabrá hacer la lectura buena y positiva. Siempre lo hace y hoy no será una excepción. Ha asegurado su primer corte en Valderrama y no se va a quedar tan lejos del liderato. De momento, la cabeza es para Christiaan Bezuidenhout (-8), que firmó otra gran ronda de 68 golpes. Es decir, Jon está a siete (a falta de lo que pueda pasar por la tarde) con un mundo de 36 hoyos por delante. El siguiente de la mañana es Álvaro Quirós (-4).

Quirós rompe un maleficio terrible y nos brinda una significativa prueba del algodón

Los resultados no dejan lugar a la duda. Este segundo día está más difícil que el primero. Las condiciones han sido más secas, con lo que los greenes se han endurecido antes. Además, ha saltado el viento y está soplando de manera generosa. No es vendaval, pero se deja sentir. Por la mañana se han hecho menos de veinte rondas bajo par, mientras que ayer había ya 30, y sólo cinco por debajo de 70 golpes. El corte ya está en +1 y todo indica que entrará el +2.

En este sentido, hay que darle todo el crédito del mundo a Samuel del Val (-1), que también ha conseguido pasar el corte jugando bajo par hoy. Mientras, Jorge Campillo (+2), con un birdie providencial en el hoyo 8 se ha dado una oportunidad de estar el fin de semana. No es seguro, pero al menos tiene una puerta abierta. Quienes no estarán son Santo Tarrío (+4) y Adrián Otaegui (+3). El vasco terminaba con un doloroso bogey en el hoyo 9. Mucho tendría soplar el viento para que el +3 tuviera opciones de entrar.

Consulta aquí los resultados en vivo