Inicio Grandes Circuitos European Tour Abu Dhabi afila las garras con tres cambios importantes

Abu Dhabi afila las garras con tres cambios importantes

Compartir
Vista del hoyo 18 del Abu Dhabi Golf Club, sede del Abu Dhabi HSBC Championship, primera parada de la Gira del Desierto. © Golffile | Thos Caffrey
Vista del hoyo 18 del Abu Dhabi Golf Club, sede del Abu Dhabi HSBC Championship, primera parada de la Gira del Desierto. © Golffile | Thos Caffrey

El Abu Dhabi Golf Club siempre ha sido una de las paradas preferidas por los jugadores. El nivel de mantenimiento del campo se ha mantenido excelente a lo largo de los años y su diseño está entre los mejor valorados del European Tour. Sin embargo, en los últimos tiempos desde el Circuito se ha venido insistiendo a los responsables del campo en la necesidad de realizar algunos cambios para que el trazado fuera aún más espectacular y todavía más exigente. Se buscaba un giro de tuerca y se ha dado para 2020. Concretamente, se han hecho tres modificaciones muy puntuales que harán del recorrido un desafío mucho más grande.

El cambio más sustancial y decisivo se ha producido en los greenes. Después de mucho tiempo, el Abu Dhabi Golf Club ha decidido realizar las labores de aireación y recebado de los greenes entre finales de octubre y principios de noviembre. Era una demanda antigua del European Tour, aunque al club árabe le costaba adoptar esta medida. Preferían hacerlo en verano, cuando nadie jugaba el campo y así no perder ningún greenfee.

A Cañi se le escapa la plaza de Abu Dhabi en la recta final

Sin embargo, este año sí lo han hecho bajo la recomendación de los agrónomos del Circuito y la consecuencia son unos greenes mucho más firmes y menos receptivos que en las temporadas precedentes. Concretamente, con unas máquinas han realizado unos mínimos surcos en la superficie y se le ha inyectado directamente arena. Están más firmes que nunca, por lo que habrá que ser muy precisos para dejarla cerca. La distancia nunca ha sido un problema para este campo, ya que es uno de los más largos del European Tour, pero el giro de tuerca debía darse en los greenes y se ha hecho.

Hoyo 11: Uno de los cambios más visuales ha sido en este par 4 de la segunda vuelta. Era un hoyo corto, con dog leg a la derecha. La mayoría de los jugadores tiraban sin problemas por encima de ese dog leg y superaban sin mucho esfuerzo el búnker de calle de la derecha. Este año se ha construido un nuevo tee 40 metros más atrás y un poco más a la izquierda para mejorar el ángulo desde la salida. Ahora es un señor par 4 de 420 metros y el búnker no se va a volar así como así como no ayude el viento. Para superar la trampa de arena hay que hacer de vuelo 300 metros, así que en principio ni Brooks Koepka podrá con él.

DeChambeau se replantea jugar en Abu Dhabi por la tensión en Oriente Medio

La calle, por tanto, está antes y se ha tenido que ajustar. Se ha hecho más ancha y un camino de buggies que había a la izquierda se ha trasladado veinte metros más lejos, ya que al ensanchar la calle, el camino quedaba a poco más de tres metros, por lo que un drive un poco cerrado podría rebotar en el camino y acabar en los arbustos. Los jugadores están muy satisfechos con este cambio.

El hoyo 16: Otra de las grandes modificaciones. Se ha construido un tee algo más atrás, unos 15 metros, aunque la modificación más importante ha sido rebajar la altura de los búnkers que están a la izquierda de la calle, justo antes del dog leg que gira también a la izquierda. Antes, por culpa de ese peralte y con el viento en contra que es predominante en este hoyo, era muy complicado llevar al tee de atrás a los jugadores, ya que los menos pegadores no podían alcanzar el dog leg y después no tenían visión de la bandera (apenas se podía ver un poco el trapo) por culpa de esos búnkers elevados. Ahora, con la obra, se han rebajado y se podrá jugar desde atrás, ya que aunque no se llegue a la curva del hoyo, se podrá divisar prácticamente el mástil entero de la bandera, aunque el green no se vea por completo.

‘Fichajes’ de lujo para una Gira del Desierto de altos vuelos

Hay que decir que el campo ha sufrido un contratiempo importante en los últimos días. El jueves cayeron 14 litros por metros cuadrado y el viernes fue lo nunca visto en Abu Dhabi. Llovieron 60 litros, una barbaridad, hasta el punto de que se montó un caos tremendo de calles y carreteras cortadas tanto en Abu Dhabi como en Dubai. La calle del hoyo 2, el punto más bajo del campo y, por tanto, con el nivel freático más alto, era un auténtico río el sábado. Sin embargo, dos operarios estuvieron todo el día reponiendo gasolina en las bombas que achican el agua de esta calle y el domingo estaba impecable. Aquí tienen dos vídeos para ver la diferencia entre el sábado y domingo.

La importancia de las labores de aireación llevadas a cabo en los greenes se ha visto también con estas lluvias. A pesar de los 60 litros que cayeron el viernes, los greenes estaban con menos humedad el domingo que durante el torneo del año pasado aunque no llovió.

En definitiva, un test más exigente, más duro y que sabrá diferenciar un poco más si cabe el jugador con mejor nivel de golf durante la semana.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here