Inicio Grandes Circuitos European Tour Y si hay que ir a Fiyi, se va y no hay...

Y si hay que ir a Fiyi, se va y no hay más que hablar

Compartir
Alejandro Cañizares. © Golffile | Thos Caffrey
Alejandro Cañizares. © Golffile | Thos Caffrey

Esta semana, al mismo tiempo que se disputa el WGC Bridgestone Invitational, cita de altos vuelos, también se juega el Fiji International, un torneo menor en el calendario del circuito europeo, híbrido con otros circuitos, al que se desplazan muy pocos miembros del European Tour. Ni el momento de la temporada, ni la lejanía del destino, a pesar de su exotismo y belleza (Fiyi, República insular en Oceanía), ni la bolsa de premios (no llega a 800.000 euros), sirven de reclamo…

Es una cita en la que sólo hay un top 100 del mundo, el sudafricano Justin Harding (99), que ha ganado cuatro de los últimos seis torneos que ha jugado en África y Asia, y dos top-150, aunque cuenta con la presencia estelar de Vijay Singh, el gran anfitrión, y Ernie Els. Lo dicho: este torneo puede verse como un ‘marrón’ que debe evitarse a toda costa, o bien como una excelente oportunidad de relanzar una trayectoria, que sin duda es una visión más positiva y probablemente más inteligente para aquellos que por las circunstancias que sean andan más necesitados de resultados. Y este es el enfoque que le ha dado Alejandro Cañizares, único español y, lo que es más, único europeo presente.

Natadola Bay GC, sede del Fiji International.
Natadola Bay GC, sede del Fiji International.

Cañizares pone a prueba en Alemania las células madre

Cañi no está para parones o vacaciones estivales. Tiene claro que en su situación (ocupa el puesto 187 en la Race to Dubai tras haber jugado sólo siete torneos del circuito europeo en 2018), maltratado como ha estado por una lesión de muñeca, necesita agarrarse a cualquier oportunidad que pase. Habrá que estar pendientes de lo que hace en tierras de Oceanía y si encuentra ese punto e inflexión sobre el que cimentar lo que queda de año.