Inicio Grandes Circuitos European Tour Algunos apuntes futboleros imprescindibles

Algunos apuntes futboleros imprescindibles

Compartir
Los jugadores del partido de fútbol en Guadiaro.
Los jugadores del partido de fútbol en Guadiaro.

Tarde noche del martes y paradojas de la vida: en el pueblo de España con mayor densidad de afición al golf por metro cuadrado, Guadiaro, los chicos del deporte de los catorce palos se desfogan jugando al fútbol. Players contra caddies, un clásico. A continuación, para quien pudiera interesar, algunos apuntes futboleros imprescindibles:

– Álvaro Quirós, ‘factotum’ del evento, vuelve a mostrar sus capacidades… Es rapidito. Pinturero. Tiene bien asimilados dos o tres recursos técnicos a los que saca partido. Él ya empieza a tener sus añitos (35), sobre todo teniendo en cuenta los tiempos y las edades del fútbol, pero hay que reconocer que físicamente está muy por encima de la media.

Bjorn disecciona la lección que Rahm aprendió en París

– Sergio García tiene mucho toque. Y mucha clase. No hay que ser un lince para darse cuenta cada vez que el balón pasa por sus pies. Zurda fina, fina. Pero la cintura se le está haciendo ya de perímetro eterno. Quizá por ello abusa de la posición de boya, ahí puesto en medio del campo…

– El mejor en la relación calidad-precio es, de largo, Pedro Oriol. Le falta el barniz o el acabado que dan los entrenamientos específicos, pero se hubiera podido dedicar perfectamente al fútbol profesional. Quién lo diría, observando ese cuerpo desgarbado que parece que va a partirse en dos. A día de hoy, además, luce una melenita de futbolista caro de los setenta.

Valderrama da un tirón de orejas a las ausencias

– Y ya que hablamos de pelos: El look de Borja Martín Simo es de futbolista argentino de los cuarenta. Cada mechón puesto en su sitio, la raya bien hecha e inmutable. Finalmente el equipo de los caddies, el suyo, caerá goleado, pero su labor en los despachos es de lo más destacado de la noche: en el descanso consigue fichar al buen portero del conjunto rival, una incorporación tramposa de Quirós. Su jefe, Campillo, deja algunos detalles de calidad. Sabe lo que hace vestido de corto. Y sabe pisar el cuero. Pero le falta algo de cuajo, creérselo más…

– Romain Wattel causa una grata impresión. Es de aquellos jugadores que uno siempre quiere tener en su equipo. Noble, generoso y luchador. Y guarda también algunos recursos técnicos interesantes.

¿Hay algún valiente que no firmaría ya jugar al PAR del campo esta semana?

– Pablo Larrazábal llama la atención cuando se pone de portero. No hay nada más descorazonador, incluso en un partido de perfil pachanga, que un portero miedoso que no se toma en serio su labor, pero Pablo resulta todo lo contrario, muy concentrado. Se agradece.

– Da la sensación de que Nacho Elvira, elegante, podría dar en el rectángulo de juego más de lo que da, pero tampoco es cuestión de ponernos pejigueros. Aprobado, sin más.

Valderrama y Augusta: mitos falsos y verdaderos sobre la velocidad de los greenes

– En la escuadra de los caddies se esperaba mucho del trabajo en la medular de Job Sugranyes, pero se lesiona rápido. Parte médico: molestias en un pie. Es evidente que su umbral de dolor está por encima de las necesidades de su equipo…

– Los mejores tiempos de Molina, otrora un delantero intimidante en las filas ‘caddistas’, han pasado. No pasa nada, es ley de vida. Abusa de la punterita, síntoma inequívoco de decadencia.

Tee Times: Sergio, Campillo y Westwood, partido estelar en Valderrama

POSDATA FINAL: como suele ocurrir en estos casos, lo mejor vino al final de la velada, tras el partido: barbacoa y tentetieso. Impagable la estampa de Pepín Rivero y José María Olazábal en reposada charla con Martín Quirós: sólo les faltaba el braserito en medio.