Inicio Grandes Circuitos European Tour Quirós se despierta a tiempo de una horrorosa pesadilla

Quirós se despierta a tiempo de una horrorosa pesadilla

Compartir
Alvaro Quiros con el trofeo de campeón del Rocco Forte Open. © Golffile | Fran Caffrey
Alvaro Quiros con el trofeo de campeón del Rocco Forte Open. © Golffile | Fran Caffrey

Álvaro Quiros (-14) ha vuelto a ganar un torneo del circuito europeo, el The Rocco Forte Open en tierras sicilianas, después de cinco años y 162 días de larga y agobiante sequía. No suelen ir unidos de la mano la tragedia y los laureles, pero en esta ocasión, en el Verdura Golf Club, ha ocurrido. Tragedia, terrorífica por momentos, porque el de Guadiaro dejaba escapar una renta que llegó a ser de siete golpes después del hoyo 6. Laureles y victoria porque aún llegaba a tiempo de rehacerse y embocar un putt de unos tres metros en el hoyo 72 del torneo para salir al desempate y ganarlo a la segunda tentativa con un bogey de su rival, Zander Lombard. El sudafricano, por cierto, apretó lo que pudo y algo más durante todo el día (vuelta final de 68 golpes), aunque también sufría los rigores de la presión (en su caso, para ganar por primera vez) cuando de verdad entendió en la recta final de la vuelta que tenía opciones de doblegar al español.

Estaremos de acuerdo en que hoy lo de menos era cómo. Lo importante era hacerlo, rematarlo como fuera, por lo civil o lo criminal. En largo paseo triunfal, como por momentos pareció que iba a suceder, o arrastrándose y sudando sangre, como finalmente ha tenido que ser. Hasta hoy y hasta el hoyo 8 de la ronda definitiva Álvaro ya había demostrado esta semana en competición (que es donde le faltaba demostrarlo, sobre todo a sí mismo) que su juego estaba a punto. El tremendo agarrotamiento final, unido a las dificultades que planteaba el viento, debe quedar sólo en un mal recuerdo, en una pesadilla de la que se despertó a tiempo. Nada más. Sería una pérdida de tiempo buscarle los tres pies al gato. Al fin y al cabo, si uno lo piensa bien, el final de este duro y áspero capítulo de la carrera de Quirós también tenía que ofrecer su lado siniestro y dramático. Por fortuna, al borde del abismo, el jugador andaluz conseguía ordenarse lo suficiente para sacar tres pares consecutivos en el hoyo 18. Todo muy épico y muy español.

Es probable que al depósito de su confianza aún le quede una fuga que tapar, visto lo visto. Pero no lo es menos que el triunfo mismo, el hecho de ganar, aunque sea de modo agónico, le va a aportar una tranquilidad de valor incalculable. Muy mal haría Quirós en considerar que el tren de regreso ha llegado a su parada final, pero no cabe duda de que hoy la senda se ha allanado y el paisaje es menos sombrío.

La jornada también nos ha dejado el cuarto puesto de Pep Anglés (-12), que ha dado la talla y ha disfrutado en el partido estelar, junto a Quirós y Lombard. Y que incluso se plantó en el hoyo 72 del torneo con opciones reales de victoria, aunque un bogey postrero las frustraba. El caso es que acaba de conseguir su primer top-ten en el circuito europeo y que mete en vereda de nuevo su año de estreno en la máxima categoría del golf europeo. Lo dicho: Anglés se ha gustado en el partido estelar y esto son siempre excelentes noticias.

Consulte aquí los resultados