Inicio Grandes Circuitos European Tour Arnaus borda sus deberes y se sienta a disfrutar de la lluvia
El golfista de Moià firma la mejor tarjeta del día y asciende a la sexta posición

Arnaus borda sus deberes y se sienta a disfrutar de la lluvia

Compartir
Robert Rock se protege con el paraguas durante la tercera ronda del Scottish Open. (© Golffile | Oisín Keniry)

Qué bonito puede llegar a ser el paisaje de un campo links británico con lluvia, viento, frío, nubes bajas y un mar embravecido de fondo. Es una preciosidad para degustarla, eso sí, a través del ventanal de la casa club, con una buena bebida en copa de balón y la chimenea bien alimentada. Otra cosa bien distinta es sufrirla a pie de obra, jugando un torneo, peleándote con el paraguas, haciendo un tratado de ingeniería para mantener toallas y guantes secos y tirando de recursos para pegar el golpe necesario, no el más bonito. Es un golf de emergencia. Pura supervivencia. Un elogio a la paciencia.

Una transformación increíble de Augusta en apenas una semana

Con todo esto han tenido que lidiar los últimos partidos de la tercera ronda del Scottish Open. Más de cinco horas (en partidos de dos) bajo un tremendo aguacero al que se unió un viento curioso y un frío más que considerable en las últimas dos horas y media. Terrorífico. Esto sólo puede ocurrir en un links, ya que en cualquier otro escenario el juego se habría suspendido mucho antes por inundación del campo. Pero claro, en un links, construido sobre dunas, esto no ocurre. No hay tormenta que lo anegue y eso que el The Renaissance hoy ha terminado con grandes charcos en calles, greenes y búnkers. Háganse una idea de la que ha caído…

Hacía mucho tiempo que Sergio no se iba al hotel tan satisfecho

El tiempo escocés se ha aliado con los jugadores que salían en los primeros partidos. Ha llovido prácticamente todo el día, pero lo peor, sin duda, ha venido cuando los líderes han salido a jugar. Ha sido un ‘moving day’ de manual, con las condiciones perfectas para, viniendo desde atrás, darse una oportunidad de victoria. Claro que por muy bonita y perfecta que sea esta teoría, después hay que ponerse en el campo y jugar un gran golf. Y eso es exactamente lo que ha hecho Adri Arnaus (-5).

El golfista de Moià ha jugado en el primer partido del día y ha entregado una fabulosa tarjeta de 67 golpes, con cinco birdies y un solitario bogey. Ha sido el mejor resultado del día, empatado con Gavin Green y Victor Dubuisson. Así, en 18 hoyos ha pasado de estar a doce golpes del liderato a colocarse a cuatro y a dos de la segunda posición. Ha sido un golpe maestro. Las condiciones le han ayudado, pero lo más importante es que él ha sabido aprovecharlas. Por ejemplo, su compañero de partido, Edoardo Molinari, salía como él, apenas ha podido presentar un resultado de par y está en el puesto 47º. Arnaus se ha metido sexto. La teoría está muy bien, pero lo importante es llevarla a la práctica.

Un Campeonato de España de Profesionales para chuparse los dedos

La vuelta de Arnaus ha tenido mucho mérito, lo mismo que el +1 que se ha hecho Robert Rock (-9). El veterano inglés, excelente jugador aún y maestro reputado en sus tiempos libres, ha dado una lección de cómo jugar al golf en días de lluvia. Ha sido impresionante el ritmo con el que ha conseguido mover el palo en cada golpe a pesar de la lluvia, los temidos resbalones (de pies y manos, ojo) y el viento que por momentos ha soplado con mucha fuerza.

Rock se ha defendido como un jabato y ha conseguido mantener el liderato con dos golpes de ventaja sobre un grupo de cuatro jugadores donde están Tommy Fleetwood, otro de los que ha sabido aprovechar la jornada con una gran vuelta de 69 golpes saliendo en la parte delantera de la clasificación; Wade Ormsby, que ha pateado como si estuvieran jugando a cubierto; Marcus Kinhult e Ian Poulter, un especialista en golf de supervivencia.

Pablo Larrazábal trata de calentarse hoy en la tercera ronda del Scottish Open. (© Golffile | Oisín Keniry)

Arnaus se ha fabricado una espléndida opción de victoria. Saldrá en la última ronda con Ian Poulter. Serán 18 hoyos de los que curten y enseñan, con un fiero competidor a su vera que difícilmente dará su brazo a torcer. Adri puede ganar, pero sobre puede aprender un montón de cosas. Un máster acelerado.

Un hierrazo 3 de 230 yardas para saldar alguna que otra cuenta

La previsión del domingo les da una tregua a los líderes. Se espera bastante viento en las primeras horas, pero irá bajando a partir de las once de la mañana para quedarse en unos 25 kilómetros por hora. Puede influir, pero no será lo de hoy. Además, en principio no se espera lluvia. La conclusión es que habrá que hacer pocas para llevarse la victoria. Apunten a un ganador en doble dígito.

Arnaus será el único español con opciones de triunfo el domingo. Pablo Larrazábal (-1) ha sido uno de los grandes damnificados por su hora de salida. Le ha tocado lo peor, jugando tapado hasta los ojos y corriendo de green a tee para guarecerse en cualquier techo que encontraba por el camino. Ha hecho 76 golpes. Eso sí, aunque el triunfo no está a tiro, sí que podría completar una gran semana con un top ten. Lo tiene a tres golpes y ya demostró el viernes que le puede hacer muchos birdies a este campo de North Berwick. Mal día para Jorge Campillo (PAR), vuelta de 75 golpes, y Adrián Otaegui (+1), vuelta de 73.

Consulta aquí los resultados en vivo

1 COMENTARIO

  1. Menudo bluf el chico este Arnaus.
    Yo es que llegué a oir a los expertos que apuntaba al PGA., y ni ha ganado en el European Tour. Alguien tenía que decirlo.

Comments are closed.