Inicio Grandes Circuitos European Tour Arnaus, dispuesto a recoger un testigo que pesa mucho

Arnaus, dispuesto a recoger un testigo que pesa mucho

Compartir
Adri Arnaus. © Golffile | Fran Caffrey
Adri Arnaus. © Golffile | Fran Caffrey

Adri Arnaus (-4) ha firmado un sobresaliente 68 en la segunda jornada del Omega Dubai Desert Classic y es ahora mismo la punta de lanza del golf español en el Emirates Golf Club, una insigne e interesante posición, teniendo en cuenta los espléndidos antecedentes de la Armada en este torneo y en este campo. Recordemos: aquí se han dado seis victorias españolas de seis jugadores diferentes. ¿Será este año el del séptimo triunfo de un séptimo jugador español? Eso son palabras mayores. No lo tiene nada sencillo.

Receta Otaegui: separar los grandes objetivos de las expectativas en competición

Conviene, por tanto, sacar la prudencia a pasear y no cargar las espaldas del barcelonés más de la cuenta. Así que de momento ciñámonos a los hechos contantes y sonantes, que tampoco están nada mal: Adri se ha situado bien de cara al fin de semana, en una pujante segunda línea que está a sólo cuatro golpes del liderato que ostenta Eddie Pepperell (-8). A partir de aquí, también es legítimo agarrarse al buen juego que hoy ha desplegado el catalán, que ha conseguido uno de los escasos cinco eagles que se han visto durante todo el día (el único en el hoyo 13) y que además ha sumado otros seis birdies más.

Nacho Elvira se quita un peso de encima más de tres años después

Una de las claves, sin duda, ha sido el putter. Arnaus ha hecho junto a su caddie, Pello Iguarán, un concienzudo trabajo a pie de obra, sobre los tapetes del Majlis course, que son muy revoltosos, pues además de estar duros como piedras, muestran un pelo indómito y granulado, de difícil gobierno y manejo.

Pepperell le debe parte de su liderato a Westwood y Fleetwood

Hay una cuestión más que habla de la actitud. Arnaus ha respondido hoy con enorme rapidez a los errores. Casi detrás de cada tropiezo venía un gran acierto. Incluso, de la manera más peculiar, sólo al alcance de los grandes bombarderos: después de firmar un doloroso doble bogey en el hoyo 1, que parecía frenar en seco la arrolladora dinámica que traía de sus primeros nueve hoyos (había salido por el 10), estaba a punto de hacer albatros en el hoyo 2, un par 4 corto en el que hoy había que hacer de vuelo en torno a 315 metros para picar la bola en el green, que es exactamente lo que él hacía… La bola pasaba muy cerquita de la cazoleta y Adri terminaba sacando de allí un birdie fácil.

VÍDEO | Una mirada de reojo al coche… y otra al marcador

Quedan batallas muy duras que librar en un campo y unos greenes de armas tomar, pero al joven español ya no le pilla de nuevas salir el sábado en los últimos partidos. Este sábado lo hará junto al australiano Lucas Herbert una hora antes del partido estelar.

Consulta aquí los resultados en directo