Inicio Grandes Circuitos European Tour Cañizares: asoma un gran campeón
No ha dado lugar a la sorpresa, confirmando su aplastante dominio de principio a fin en el Trofeo Hassan II

Cañizares: asoma un gran campeón

Compartir

Alejandro Cañizares (-19) no ha dado lugar a la sorpresa, confirmando su aplastante dominio de principio a fin en el Trofeo Hassan II

Es su segunda victoria en el circuito europeo y la espera ha sido larga: hace siete años, seis meses y 24 días ganaba el Open de Rusia en su tercer torneo como profesional y todo apuntaba a una carrera al menos tan exitosa como la de su padre…

Todavía puede llegar a serlo, por supuesto. Al fin y al cabo Cañi acaba de cumplir 31 años. Y no es tan sólo una cuestión de edad. Es que además este rotundo triunfo puede disparar sus prestaciones, porque si algo le ha faltado a Alejandro ha sido creer más en sus posibilidades. Ya se sabe que hay sabrosas viandas que se cocinan a fuego lento…

En realidad, aquella sorprendente y temprana victoria terminó siendo más perjudicial que otra cosa. De repente, pensó que eso de ganar al menos un torneo al año no debía ser tan complicado. Pero la vida y el golf le demostraron lo contrario mes a mes, torneo a torneo. Y cuando quiso darse cuenta, había perdido buena parte de la confianza y la frescura.

El camino de regreso ha sido arduo y revirado, pero hace meses, casi un año, ya comenzaba a asomar y a llamar a la puerta. Y en torneos de campanillas: salía en el partido estelar del domingo en Wentworth, y más tarde volvía a estar muy arriba en dos torneos de las Series finales, Turquía y Dubai, codeándose con Tiger y Stenson.

Años atrás tampoco había dejado nunca de asomar la patita: aquel desempate en Francia ante Jiménez y Francesco Molinari, o ese otro en Mallorca con Hanson…

Hoy, no debe resultar osado o descabellado invertir y reabrir las expectativas en torno a este jugador. Si meses atrás, en Turquía, en Dubai, el domingo fue su asignatura pendiente, hoy ha sacado la reválida con Matrícula.

El juego fluido y de otra galaxia del jueves tampoco aparecía en los primeros asaltos de este domingo. A cambio, Cañi salvaba un gran par en el hoyo 1. Y otro más en el hoyo 3. Así también se ganan torneos, y mucho más cuando se sale con seis golpes de ventaja. Resumen en Vídeo de la última ronda.

Sus colegas y compañeros de la Armada lo tenían claro: si mantiene la renta después del hoyo 4, que es el tramo donde las liadas pueden ser más grandes, tendrá mucho hecho, habían vaticinado. Y eso hizo, aunque Seve Benson apretaba y recortaba un golpe antes de salir a jugar el 5, segundo par 5 del recorrido del Palais Royal.

Allí, el español pegaba su primer gran tiro, dejando dado el birdie. Estilo-jueves. En el 6, nueva opción. Y en el 7 y el 8, excelentes y oportunos pares, porque fue en ese tramo donde Benson más exigió.

A esas alturas ya se le había afilado el colmillo a Cañi, porque además el inglés regalaba un golpe tras errar un putt muy corto de par en el 8. El tirazo en el hoyo 9, dejando la bola a un palmo del hoyo, suponía el inicio de un largo y tranquilo transcurrir hacia el triunfo. Así se ve al menos a toro pasado…

En realidad, y con siete golpes de ventaja mediada la jornada, ya sólo tenía que asegurarse de evitar las tragedias. De todos modos se atrevía a pegar un tirazo vertiginoso en el 12 por encima de una bandera bien defendida por el agua. Cosas que tiene la confianza. Ya daba igual. Y ese birdie sí que ahogaba cualquier ilusión e intento de sus rivales. El doble bogey final en el 18 tan sólo fue un accidente, un dejarse llevar. Poco importaba ya… Lo había dicho el sábado: me gustaría llegar al 18 el domingo y saber que tengo a favor esta diferencia de seis golpes. Deseo concedido… Resultados finales.