Inicio Grandes Circuitos European Tour A estas alturas, Sergio García ya no engaña a nadie…

A estas alturas, Sergio García ya no engaña a nadie…

Compartir
Sergio García durante la segunda ronda en Royal Greens Golf and Country Club. © Golffile | Thos Caffrey
Sergio García durante la segunda ronda en Royal Greens Golf and Country Club. © Golffile | Thos Caffrey

Sergio García (-3) ha cerrado hoy una vuelta de 68 golpes, dos menos, y se ha quedado a siete golpes del líder provisional (en el momento de editar esta crónica todavía se está jugando el turno de tarde), el francés Victor Perez (-10), de cara al fin de semana. Es una distancia considerable, pero la mirada del español va más allá del registro concreto. Quiere ganar o acabar lo más arriba posible por encima de todas las cosas, entre otras razones porque necesita aliviar un poco más su situación en el ranking mundial, pero en paralelo corre otra línea de análisis que lo mantiene sereno, estable y, sobre todo, muy positivo.

VÍDEO | Sergio-Koepka-Lowry: Todo un Grand Slam en cámara súper lenta

A estas alturas de su carrera, Sergio ya no engaña a nadie. Nos referimos, claro está, a su lenguaje gestual y a todo lo que este lenguaje dice acerca de su actitud. En situaciones muy parecidas a la actual, esto es, jugando de sobresaliente de tee a green y embocando muy poquito, lo hemos visto mucho más frustrado, a veces casi desesperado, su cara lo decía casi todo, aunque delante de los micrófonos se mostrara algo más neutro.

Ras de hierba: si lo dice tu hermano, tiene que ser verdad

No es sencillo disfrutar del proceso cuando los resultados no son espléndidos, mucho menos tratándose de un jugador acostumbrado a luchar en las alturas, pero en esta ocasión el español lo está consiguiendo. Y al fin y al cabo el de Borriol anda inmerso en todo un señor proceso: nuevos palos y, sobre todo, nuevas formas y maneras en los greenes, de la mano de Ramón Bescansa. De acuerdo, disfrutar, lo que se dice disfrutar, quizá sea decir demasiado, pero Sergio está muy convencido de lo que está haciendo. Está siendo capaz de mirar a medio y largo plazo y lo que ve, le gusta.

Cuando ‘una menos’ es mucho más que menos

Hoy, por ejemplo, se había ganado el ‘derecho’ a maldecir, porque realmente no ha metido nada, salvo un putt que enchufaba en el 14, el hoyo 5 de su vuelta, desde unos dos metros. Más allá de esa distancia, nada de nada.

Consulta aquí los resultados en directo

“Hoy era un día en el que perfectamente podía haber hecho seis menos”, señalaba nada más finalizar. Sin embargo, ha sido capaz de ver la parte positiva, lo que tiene su trascendencia en alguien como él, tan transparente. Todo ello legitima al aficionado y al analista a esperar grandes cosas del español en citas venideras. Es posible, incluso (y hasta probable) que ocurra este mismo fin de semana, porque se espera un sábado bastante movido y no sería la primera vez que un jugador de su perfil pesca un pez gordo en aguas revueltas.