Inicio Grandes Circuitos European Tour De la Riva sólo le pide a la vida campos duros y...

De la Riva sólo le pide a la vida campos duros y torneos exigentes

Compartir
Eduardo de la Riva durante la ronda final en Valderrama. © Golffile | Thos Caffrey
Eduardo de la Riva durante la ronda final en Valderrama. © Golffile | Thos Caffrey

Eduardo de la Riva (-4) ha sido uno de los tres jugadores que este domingo han cerrado una vuelta final sin bogeys (los otros dos han sido Mike Lorenzo Vera y Joost Luiten), pequeña proeza que le ha servido para acabar en el escogido pelotón de los segundos, ganarse una plaza en el Open de Irlanda de la semana que viene y, mucha atención, sumar los puntos necesarios para meterse provisionalmente en el puesto 110º de la Race to Dubai, el último que concede los derechos de juego para el año que viene a final de temporada. Obviamente, esta misión, la de recuperar su estatus en el European Tour (ahora mismo no lo tiene), es muy complicada, ya que él no va a tener entrada en muchos torneos, pero el paso que ha dado es muy importante y quién sabe si en Irlanda puede ir incluso un poco más lejos, aprovechando la inercia.

Cuatro españoles de plata escoltan a un grandísimo campeón

Porque el catalán ha jugado muy bien, muy ordenado, durante toda la semana en Valderrama. Son los campos y los torneos que a él más le gustan, donde los birdies son más caros y el ganador no se va a -20.

Consulta aquí los resultados del Estrella Damm Andalucía Masters

Hoy, igual que el resto de la semana, aunque muy especialmente durante el sábado y el domingo, Eduardo ha puesto en valor la que siempre ha sido su mejor cualidad cuando está jugando bien: un gran despliegue de tee a green. Muchas calles cogidas y un buen puñado de hierros rozando la excelencia (ha acabado el torneo entre los mejores en las estadísticas de seguridad desde el tee y greenes en regulación). Aunque quizá lo más importante sea que se marcha a Irlanda con la idea cristalina de que su golf tiene un hueco en la primera división continental.